Punto in extremis

Tottenham Kane - Focus

El escenario era inmejorable para el Tottenham. El Manchester United perdió el sábado en Swansea mientras Liverpool y Southampton, dos de sus principales competidores por el cuarto puesto de acceso a Champions, se enfrentan entre ellos este domingo. Además, pese a haber disputado un encuentro exigente el pasado jueves, el Tottenham encadenaba dos partidos seguidos en casa, por lo que se ahorró viajar, y el West Ham, su rival este mediodía, enlazaba cuatro choques seguidos sin ganar. Sin embargo, el Tottenham desaprovechó una buena oportunidad de acercarse a la cuarta plaza y sólo pudo empatar ante los de Allardyce. Y suerte tuvo de rescatar un punto.

Arrancó bien el conjunto de Pochettino, que se pudo adelantar cuando Harry Kane le ganó la espalda a Tomkins y remató a la madera, pero a medida que pasaron los minutos el West Ham se sintió más cómodo sobre el césped de White Hart Lane. Tras resistir la embestida inicial, los de Allardyce empezaron a provocar errores en los centrocampistas y centrales de los Spurs. Llamó la atención el incansable trabajo de Enner Valencia (que partía desde la banda izquierda) y Diafra Sakho en la presión, pues los dos atacantes hammers mordieron y persiguieron el balón hasta donde fuese, Lloris incluido. Así forzaron algunas pérdidas de Mason en el centro del campo y así robaron un balón a Dembélé en su propia área, en la acción que originó el 0-1. El belga se entretuvo, entregó al rival el esférico en una zona de riesgo y Cresswell sorprendió apareciendo completamente solo por la banda izquierda para poner un centro medido, preciso y tenso, a Kouyaté, que cabeceó al fondo de la red.

Kouyaté Tottenham West Ham Focus

El gol de Kouyaté. Foto: Focus Images Ltd.

La fe con la que presionaron Enner Valencia y Sakho, de físico portentoso para aguantar estos esfuerzos durante muchos minutos, incomodó a un Tottenham que fue empeorando con el paso de los minutos. Los Spurs perdieron confianza y la rapidez de la circulación de balón disminuyó. Lamela, participativo en los primeros compases recibiendo entre Song y Noble, se diluyó y con él todo el Tottenham, con la excepción de un Harry Kane que se movía entre líneas e intentaba desestabilizar al adversario. Faltándole acierto, Kane volvió a ser el hombre más destacado -y sobre todo, el más constante- de los locales. Como consecuencia del bajón de juego, terminó llegando el segundo tanto, cuando Sakho apareció a la espalda de Rose para rematar al fondo de la red un preciso centro de Noble que antes intentó cabecear Enner Valencia en situación de fuera de juego.

Con el momentáneo 0-2 que lucía el marcador pasado el minuto 75, el Tottenham parecía arrancar con mal pie una semana complicada, pues el jueves se juega el pase a la siguiente ronda de Europa League en Florencia y el próximo domingo disputa en Wembley la final de la Capital One Cup contra el Chelsea, que gozará de ocho días para preparar el encuentro. Sin embargo, un mal despeje de Adrián y un remate defectuoso pero afortunado al mismo tiempo de Rose dieron vida al Tottenham en el minuto 81 y al West Ham se le hicieron eternos los últimos compases. Pochettino juntó a muchos hombres de perfil ofensivo en campo rival (Eriksen junto a Bentaleb en el doble pivote, Lamela y Chadli en banda, Soldado y Kane en el área) y cuando el Tottenham vio que empatar era posible generó varias ocasiones para igualar el partido. Hasta que Song cometió un penalti sobre Kane -quién si no- en el descuento. Lo paró Adrián, pero como al delantero del Tottenham le sale todo últimamente tuvo la fortuna de que el balón le cayera a sus pies después de la estirada del portero hammer para rescatar un punto sobre la bocina.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*