Rasgos de identidad

Ross Barkley (Foto: 	Catherine Kõrtsmik)

El Everton de Roberto Martínez se estrenó en la Premier League con un empate a dos en el estadio del Norwich City. Hizo méritos para ganar, pero no pudo pese a intentarlo constantemente. Algo no tan distinto a lo que vimos en Wigan. Sin embargo, lo que parece claro es que este equipo nos va a entretener. Su primer encuentro fue muy divertido, porque Roberto Martínez disfruta asumiendo riesgos. Le encanta.

Laterales largos, extremos que sorprendían por dentro y muchísima movilidad de los hombres de tres cuartos. Un doble pivote formado por Osman y Fellaini. Y con ambos descolgándose a menudo en ataque, sobre todo el belga, que a menudo salía a anticipar para intentar robar en campo contrario. Así recuperó varios balones, aunque sufrió cuando Hoolahan (o cualquier otro rival) recibió a su espalda. El nuevo entrenador toffee también apostó por una línea defensiva bastante adelantada en la que el lento Distin fue uno de los dos o tres hombres que se quedó cerrando atrás. De hecho, la defensa fue poco contundente en varias ocasiones. Un defecto que nos hace recordar lo que vimos en Wigan.

Ross Barkley (Foto: Catherine Kõrtsmik)
Ross Barkley (Foto: Catherine Kõrtsmik)

Pero, sobre todo, el encuentro ante el Norwich será recordado por la exhibición de Ross Barkley en la mediapunta. Asumió la responsabilidad en su equipo y lo lideró en todo momento, especialmente después de que el Norwich se adelantara con un gol de Whittaker. Porque aunque tenga 20 años es buenísimo. Recibe entre líneas, se gira y busca portería. Regatea a distintos rivales y asiste a sus compañeros. Y lo hace con una facilidad increíble, porque se atreve a todo.

Su impacto fue tal que igualó el primer tanto con un magnífico disparo desde lejísimos. Tuvo en Mirallas y Pienaar buenos socios para combinar por el centro, Jelavic a menudo le dejaba el balón de cara y Coleman y Baines siempre suponían buenas opciones de pase en banda, pues se incorporaron constantemente al ataque. Coleman subió tanto por la derecha que recogió un rechazo en el área pequeña en la jugada del 1-2. Al final, la poca contundencia en defensa condenó al Everton, que no pudo marcharse de Carrow Road con los tres puntos. Pero el proyecto de Roberto Martínez tiene muy buena pinta. Y empieza a tener sus propios rasgos identitarios, aunque, como en los viejos tiempos toffees, el equipo acabó buscando en largo a Koné, Anichebe y Fellaini.

Related posts

3 comments

Me sorprende gratamente la progresión que está teniendo un jugador como Coleman, que si mal no recuerdo ha ido siendo reconvertido para la posición de lateral derecho, y ya se ha establecido como titular indiscutible y con un margen de mejora bastante grande. Cada vez que lo veo me gusta mas y defiende mejor, y creo que si sigue en esta progresión puede acabar en otro equipo aún más grande que el Everton.

Deja un comentario

*