Roberto Martínez gana el partido en el banquillo

Everton Roberto Martínez Focus

El partido pintaba negro para el Everton. En toda la primera mitad tan solo habían llegado una vez con peligro, una jugada individual del que se estrenaba en el once titular, McGeady, cuyo disparo terminó en el palo. Todo lo demás fue para olvidar. Lentitud en los pases, ausencia de profundidad, sin oportunidades y excesivos toques hacia atrás. Barkley, que había jugado infiltrado en Anfield hace unos días, apenas encontraba huecos a las espaldas de Westwood y Delph, que surtían a los tres de arriba en cuanto podían. Weimann, Benteke y Holt iban de un lado al otro en la presión, evitando que los toffees estuviesen cómodos. En un ataque muy rápido, el balón le llegó a Bacuna en la banda derecha y lo mandó a la portería.

Con 0-1 al descanso, la respuesta de Roberto Martínez remontó el encuentro.

Captura de pantalla (250)Pienaar, clave en el desenlace del partido, entró por Barkley en el descanso (Foto: sharemytactics)

El banquillo del Everton tenía pocas alternativas. La decisión del técnico español fue dar entrada a Pienaar por Barkley, algo a priori sorprendente pues el inglés es capaz de generar peligro por sí solo. El cambio mejoró al equipo: el sudafricano es el jugador de la plantilla que mejor se entiende con Baines, que empujó más en el ataque fruto de las constantes paredes, aperturas y creación de espacios que genera Pienaar, por lo que Osman pasó al lugar de mediapunta. Mientras que por la derecha Stones se quedaba atascado en sus internadas (no tiene la soltura de regate y la interpretación de las subidas de Coleman: funciona mejor de central), por la izquierda el Everton fue un vendaval. El ritmo ya favorecía a los locales, con numerosos córners y llegadas. El peligro iba en aumento. Pero faltaba el toque final.

Durante más de una hora, Mirallas estuvo jugando de delantero. El belga, que es un jugador de banda, puede ocupar la posición de nueve porque tiene una gran facilidad para ir al espacio y además ve puerta con asiduidad. Sin embargo, una y otra vez cayó en fuera de juego: la única vía que tenía el Everton pasando por Mirallas eran asistencias al hueco. Como no estaban funcionando, había que cambiar al nueve y Vellios no iba a ser el afortunado.

Captura de pantalla (252)El golpe definitivo de Roberto Martínez (Foto: sharemytactics)

Roberto Martínez dio entrada al futbolista con el que la grada de Goodison Park es más crítico. Naismith no destila técnica y siempre que ha jugado ha sido en banda ya que su trabajo defensivo es muy importante para el esquema evertonian. Pero en las últimas semanas ha probado una nueva posición más centrada que le permite mirar más hacia la portería. Contra el Stevenage en la FA Cup jugó como hombre más adelantado y marcó dos goles, uno de ellos en una brillante definición con el exterior. Frente al Aston Villa le tocó la misma papeleta: a los 4′ de entrar, Pienaar tocó de forma magistral un balón de primeras y dejó a Naismith cara a cara contra Guzan. Lo batió con el exterior, como si la imagen se repitiera.

La entrada de Naismith por Stones supuso que McCarthy se moviese al lateral derecho, Osman retrasase su lugar junto a Barry y Mirallas se quedase de mediapunta para no tirar tantos desmarques. Todo estaba saliendo rodado hasta el punto que Paul Lambert se vio obligado a quitar a un delantero, Holt, para reforzar el centro del campo con El-Ahmadi.

Everton Mirallas Naismith FocusMirallas hizo el 2-1 mandando a la escuadra un impecable disparo de falta (Foto: Focus Images Ltd)

La remontada la culminó Mirallas, que no estaba precisamente entonado. Una falta directa que entró por la escuadra certificó el triunfo del Everton por 2-1, que saca una victoria que moralmente es muy importante. Venían de perder 4-0 en Anfield (con lo que eso ya supone de por sí) contra un rival directo por las posiciones europeas y vuelven a mandarle un mensaje a los de arriba: eh, seguimos aquí, si os descuidáis os superamos.

Si los entrenadores ganan partidos, hoy Roberto Martínez sumó 3 puntos.

“Desde nuestro punto de vista es la victoria más satisfactoria de la temporada. No puedo estar más orgulloso de nuestra actuación en la segunda mitad”, Roberto Martínez.

Related posts

3 comments

Triunfo trabajado, sin alardes y sobreponiéndose a las circunstancias. Si no está Coleman para sorprender desde el costado derecho, mejor utilizar sólo el izquierdo, con un Baines superlativo. Si Barkley está renqueante y no tiene su día, al banquillo. Por último, si la primera solución a la ausencia de Lukaku no funciona, se prueba una diferente. Interesante la ubicación final de McCarthy en el carril derecho. En cuanto a Pienaar, pensaba que saldría en el 11 inicial, pero bueno, Martínez encontró el momento adecuado para sacarlo al campo. Coincido en que a Mirallas se le nota que no es un 9, pero aun así hizo un buen trabajo de desgaste, y cumplió su misión cuando retrasó su posición. Para suplir a Lukaku prefiero a Naysmith… dentro de lo que cabe, pelea. Por otro lado, vi bien a McGeady, cumplidor. Pensaba que el Everton iba a reforzarse mejor en enero… la lesión de Lukaku es un contratiempo enorme, de momento no pueden contar con su mejor revulsivo, Deulofeu, y acabarán notando la baja de Oviedo (ya se nota la de Coleman). Puede que echen de menos al final a Jelavic.

Deja un comentario

*