Sean Dyche: “Jugar bien al fútbol implica entusiasmar a los aficionados”

Burnley manager Sean Dyche speaks with the media following the Sky Bet Championship match at Turf Moor, Burnley
Picture by Matt Wilkinson/Focus Images Ltd 07814 960751
20/02/2016

Mi tutor en primero de bachiller era un profesor de historia aficionado del Burnley. Tenía dos costumbres. La primera la llevaba a cabo todos los jueves por la mañana y consistía en poner el videoclip de ‘Hello‘ de Lionel Richie en el proyector. La segunda costumbre la efectuaba, muy a su pesar, con menos asiduidad: cada vez que el Burnley ganaba, él aparecía en clase luciendo una corbata con los colores burdeos y celestes del equipo. “Este año me la estoy poniendo muy poco”, se lamentaba. Era la temporada 2014/15 y el recién ascendido Burnley de Sean Dyche no lo estaba teniendo nada fácil. Descenderían al término del curso, pero el club seguiría confiando en Dyche. Hicieron bien, pues el equipo logró un nuevo ascenso de forma inmediata al ganar el título de Championship (segunda división) y ahora está firmando una gran temporada en la Premier League.

Vestido con una equipación corta de entrenar a pesar del fresco aire que corre por este rincón del norteño condado de Lancashire, Sean Dyche (Kettering, 1971) nos atiende en las instalaciones de un Burnley que a día de hoy se encuentra en una situación mucho más grata que la de hace dos años. En verano, la prensa situaba a este equipo como uno de los principales candidatos al descenso. Sin embargo, los meses han pasado y el recién ascendido Burnley, con su pragmático estilo de juego, está en la zona media de la tabla.


Pregunta: ¿Qué balance hace de su regreso a la Premier? 

Respuesta: En general, está siendo una temporada bastante buena. Creo que lo estamos haciendo mucho mejor de lo que la gente predecía en pretemporada. La mayoría de los medios y de los tertulianos creían que no teníamos opciones. No cabe duda de que hemos demostrado ser un equipo fuerte y competitivo en casi todos los partidos. También hemos tenido algún que otro tropiezo, pero eso es normal en esta liga. Nuestros resultados como visitantes no han sido muy buenos, aunque por otro lado, nuestros registros en casa están siendo excelentes para un club de nuestro tamaño. (El Burnley es el equipo de la liga con peores números a domicilio y el sexto mejor como local, por detrás de Tottenham, Chelsea, Everton, Liverpool y Arsenal). Pero la temporada se juzgará en su totalidad cuando se termine; no se puede sacar una conclusión final a estas alturas. Todavía tenemos jornadas por delante en las que queremos seguir sumando puntos.

P: Últimamente vemos como casi todos los equipos despiden a sus entrenadores a la mínima que las cosas van mal, pero en el Burnley no fue así cuando descendieron…

R: Aquí la diferencia fue que cambiamos muchas cosas la última vez que subimos a la Premier League. No sólo en el equipo, sino en el club en general. Por ejemplo, renovamos nuestras instalaciones de entrenamiento (el equipo se ejercita a las afueras de Burnley en un paraje idílico al lado de una histórica country house llamada Gawthorpe Hall), lo cual costó mucho dinero. El ascenso trajo al club una estabilidad económica que nos permitía progresar de forma sostenible. Aunque esa temporada la cosa no funcionó en el plano deportivo, al descender nos supimos reorganizar, modificamos ligeramente nuestro modelo, y nos hicimos más fuertes. Ganamos el título de Championship, volvimos a la Premier y ahora parte de ese trabajo en la sombra está dando sus frutos. Todavía estamos lejos de ser la repera, tenemos que seguir hacia delante, pero por ahora nos hemos puesto en una posición que probablemente nos permita continuar con este viaje (en la Premier League).

P: ¿Cuál es la clave de este Burnley?

R: La unión y la fe del equipo creo que han sido muy importantes. No tenemos una plantilla llena de grandes individualidades, por lo que es fundamental que todos crean en el grupo.

P: A largo plazo, ¿cuál es la ambición del club?

R: Estamos trabajando para que el Burnley sea un equipo habitual en la Premier League. Nuestra ambición de cara a las próximas temporadas es mantener la categoría.

Sean Dyche logró un ascenso inmediato y esta temporada el Burnley ya parece haber encaminado su permanencia. Foto: Matt Wilkinson/Focus Images Ltd.
Los de Sean Dyche lograron un ascenso inmediato y esta temporada ya parecen haber encaminado su permanencia. Foto: Matt Wilkinson/Focus Images Ltd.

Sean Dyche ya lleva más de cuatro años en el banquillo de Turf Moor, lo cual habla muy bien de la estabilidad del proyecto del Burnley. Dyche es el tercer entrenador de la Premier que más tiempo lleva en el mismo equipo, sólo por detrás de Arsène Wenger (dirige al Arsenal desde 1996) y casi igualado con Eddie Howe (llegó al Bournemouth en 2012 apenas 18 días antes de que él firmara por el Burnley).

P: ¿Cuál es su recuerdo más especial de los últimos años?

R: Los dos ascensos fueron muy especiales, pero sobre todo el primero. Jugábamos contra el Wigan. El equipo y la afición soñaban con subir a la Premier, pero es que además era importantísimo para el club en términos de dinero y crecimiento. Había mucha presión volcada en esas últimas jornadas y aun así los jugadores estuvieron a la altura y lo logramos. El trabajo de toda la temporada, todos los pequeños detalles, se juntaron. Fue maravilloso.

Sean Dyche ha vivido cuatro ascensos como futbolista y dos como entrenador. Foto: Matt Wilkinson/Focus Images Ltd.
Sean Dyche ha vivido cuatro ascensos como futbolista y dos como entrenador. Foto: Matt Wilkinson/Focus Images Ltd.

P: ¿Cómo transcurre una semana de trabajo en el cuerpo técnico del Burnley?

R: Antes que nada se valora qué miembros de la plantilla están disponibles y se tiene en cuenta el rival del próximo partido. Muchos de los equipos de la liga son un tanto similares en el plano táctico, así que nuestros jugadores pueden asimilar con relativa facilidad el plan que vamos a seguir. Pero luego hay otros equipos que juegan de una manera muy particular y hay que adaptarse a ciertos aspectos. Al principio de la semana nos centramos en nosotros mismos, en desarrollar nuestros conceptos sobre el terreno de juego. Más adelante ya empezamos a añadir detalles según el rival y terminamos así la preparación para el partido. El formato que seguimos la verdad es que es bastante sencillo.

P: Se pasan horas analizando a los rivales. ¿Cómo filtran toda esa información a los jugadores?

R: Se trata de escoger, entre mil detalles, los que de verdad sean relevantes. No tienes que darles demasiadas instrucciones a los jugadores porque les puedes confundir. Tienes que asegurarte de que puedan cumplir con lo que quieres que hagan y que conozcan al rival, pero los mensajes que transmitas siempre han de ser sencillos.

P: ¿Diría que el trato con el futbolista es un aspecto tan importante como las tácticas o la preparación física?

R: Desde luego. Es un ingrediente fundamental que todo entrenador tiene que tener muy en cuenta, sobre todo en el fútbol actual. La vida de los jugadores ha cambiado: ahora todos tienen agentes, tienen perfiles en las redes sociales, tienen sponsors, la prensa les sigue mucho más de cerca… Hay bastantes más factores en su entorno, así que creo que el trato del entrenador con el jugador y con el equipo en conjunto ha ganado muchísima importancia en los últimos años.

P: Sus equipos se caracterizan por estar muy trabajados en el plano físico, ¿cómo de relevante es este área del entrenamiento en la Premier?

R: Es importantísima. Si te fijas, todos los grandes entrenadores que están viniendo al fútbol inglés -Antonio Conte, Pep Guardiola, Jürgen Klopp…- destacan lo mucho que se tiene que trabajar el apartado físico en esta liga. Así que si es tan importante para ellos, que tienen a jugadores de máximo nivel valorados en cuarenta, cincuenta o sesenta millones de libras, te puedes imaginar lo importante que es para nosotros. Cuando se hablaba del físico, antes sólo se hacía referencia a la fuerza y a la complexión del futbolista. Pero es mucho más que eso: el físico también incluye la velocidad, las carreras de alta intensidad, la resistencia en general…

Sean Dyche y su cuerpo técnico tienen muy en cuenta el plano físico del juego. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd.
Sean Dyche y su cuerpo técnico tienen muy en cuenta el plano físico del juego. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd.

P: Se dice que la profesión de entrenador es muy estresante y que desgasta mucho. En su día, por ejemplo, se hicieron muy famosas las imágenes que comparaban el aspecto de Pep Guardiola antes y después de ser entrenador del Barcelona…

R: A mí no me importaría perder mi pelo porque es pelirrojo (bromea señalándose la cabeza). Creo que sí que puede llegar a ser estresante, pero también depende de cómo midas el estrés. Yo lo mido con respecto a las expectativas. Es decir, mis expectativas en el Burnley no son las mismas que las que tendría en el Manchester United. Aquí hemos superado las expectativas que le corresponden a un club de nuestro tamaño, pero ojo, eso no quiere decir que yo me relaje y deje de presionarme a mí mismo y a mi equipo para seguir adelante. Lo que quiero decir es que uno tiene que ser consciente de la realidad en la que vive, de cuáles son las ambiciones de su club. Aquí afortunadamente las estamos superado y queremos maximizar este momento todo lo que podamos. El estrés aparece cuando las expectativas están aquí (pone una mano arriba) y el equipo está aquí (pone la otra mano abajo); ahí es cuando crece la presión desde la afición, la directiva, los medios…

P: Imagino, entonces, que usted disfruta de su trabajo…

R: Hay días en los que lo disfrutas más y días en los que lo disfrutas menos, pero generalmente, sí. Me gusta trabajar cada día con mis jugadores.

P: ¿Qué es lo más gratificante?

Ganar. No hay nada como ganar.

R: ¿Le cuesta desconectar, se pasa todo el día pensando en fútbol? 

Todo el día, a todas horas. Es muy difícil dejarlo a un lado, por mucho que siempre tengas momentos en los que puedas desconectar. A mí me gusta ver películas, pasar tiempo con mi familia… Pero en el fondo de tu cabeza los engranajes del fútbol no dejan de girar, y girar, y girar… y de vez en cuando algo hace clic en tu cerebro y piensas ‘tengo que preparar esto para el entrenamiento’ o ‘tengo que consultar esto otro’. Así que creo que nunca llegas a desconectar del todo. La única vez que de verdad paré la maquinaria durante un tiempo fue tras mi despido del Watford, que estuve tres meses sin trabajar. Aunque seguía viendo partidos y colaborando en algunos medios, no pensaba en fútbol todo el rato. Esa época en la que no trabajaba para ningún club era la primera vez en mi vida en la que me había ‘despegado’ del juego; era libre y podía hacer barbacoas los sábados por la tarde (ríe).

Sean Dyche ya lleva más de cuatro años dando instrucciones desde la banda de Turf Moor. Foto: Ian Wadkins/Focus Images Ltd.
Sean Dyche ya lleva más de cuatro años dando instrucciones desde la banda de Turf Moor. Foto: Ian Wadkins/Focus Images Ltd.

P: Como espectador, ¿hay algún estilo de juego que disfrute más viendo?

R: Me gusta ver un fútbol mixto, que no sea todo fútbol de posesión ni todo balones en largo. Mi equipo preferido fue el Manchester United de hace diez años. Ellos eran capaces de jugar de cualquier forma: podían hacer muchos pases y podían practicar un fútbol más directo cuando lo necesitaban. Tenían grandes regateadores, eran buenos en las acciones a balón parado, defendían con firmeza, luchaban todos los duelos… Era un equipo muy completo. Jugaban un fútbol mixto y eran exitosos. Yo intento que mis equipos sean, salvando las distancias, una versión de aquel United.

P: Y de los equipos que hay a día de hoy en la Premier, ¿cuál le gusta más?

R: El que más me ha impresionado es el Chelsea. Conte no busca que su equipo sea identificado por un juego de posesión o por un fútbol directo, simplemente quiere ganar. Me gustó mucho cómo supo reconocer que el 4-3-3 no estaba funcionando a principios de temporada y cambió al 3-4-3. No son un equipo que dé muchísimos pases y tampoco es que jueguen en largo. Pero siempre son muy efectivos. Tácticamente se pueden adaptar muy bien a las distintas fases del partido: pueden irse al ataque y pueden cerrarse y defender. Además, tienen grandísimos jugadores.

P: Ustedes fueron uno de los pocos equipos que lograron frenarles tras el cambio de sistema…

R: No fue fácil porque ellos son muy fuertes en todas las líneas, tienen ritmo, tienen inteligencia, tienen talento, defienden muy bien y hacen mucho daño a la contra. Tuvimos que tener muy en cuenta todos sus puntos fuertes y aun así ser capaces de jugar a lo que queríamos, poniendo en práctica nuestros propios conceptos, algo que siempre es muy difícil ante los equipos de arriba.

P: ¿Qué entiende usted por ‘jugar bien al fútbol’?

R: Jugar bien al fútbol implica ser efectivo y jugar bien al fútbol implica entusiasmar a los aficionados. Normalmente los aficionados suelen excitarse más cuando se juega mucho en ambas áreas, sobre todo si es en la que su equipo ataca. En el centro del campo por supuesto que hay belleza y que hay magia, pero lo que los aficionados de verdad quieren ver es lo que pasa en las áreas. Cuanto más puedas llegar arriba en ataque, mejor. Así que creo que todo estilo tiene que construirse persiguiendo ese fin: ¿cómo podemos tener la mayor influencia posible en el lado opuesto del campo? Ya sea con muchas combinaciones, con cambios de juego, con balones largos… lo importante es que todo esté orientado a llegar al último tercio.

P: Su equipo suele tener muy poca posesión, pero usted siempre se ha mostrado cómodo con ello…

R: Creo que la realidad de la posesión ha cambiado considerablemente. Hace más o menos diez años se decía que la posesión lo era todo, pero ahora se ha demostrado que no siempre es así. Ahí reside la belleza del fútbol: es un juego tan flexible que se puede tener éxito practicándolo de muchas formas distintas.

P: ¿Cree entonces que las tendencias más populares son cíclicas?

R: Sí. Más o menos es como la moda: vaqueros ajustados, vaqueros anchos, ajustados, anchos, ajustados, anchos… ¡pero al fin y al cabo, todos son vaqueros! Buen símil éste, ¿eh? Lo tendré que usar más (se dirige al jefe de prensa, que responde asintiendo desde una esquina del cuarto del pequeño cottage en el que el Burnley realiza sus entrevistas).

Su seriedad y su voz ronca pueden imponer respeto, pero Sean Dyche también tiene un agudo sentido del humor. Foto: Simon Moore/Focus Images Ltd.
Su seriedad y su voz bronca pueden imponer respeto, pero Sean Dyche tiene un agudo sentido del humor. Foto: Simon Moore/Focus Images Ltd.

Antes de debutar como entrenador hace casi seis años en el Watford, Dyche había tenido una carrera de 18 años sobre el césped en la que había vivido cuatro ascensos. Estuvo en la cantera del Nottingham Forest a finales de los años 80 cuando Brian Clough entrenaba al primer equipo, pero nunca llegó a debutar. Entonces firmó por el Chesterfield, un club en el que estuvo siete temporadas. Dyche se convertiría en el capitán del Chesterfield y viviría en 1997 sus dos partidos más especiales como futbolista: las semifinales de la FA Cup ante el Middlesbrough. Empataron en el primer encuentro 3-3 y Dyche marcó un gol de penalti; y en el replay el Boro se impuso por un cómodo 3-0. A su etapa en el Chesterfield le siguieron diez años más de fútbol repartidos entre el Bristol City, el Luton Town, el Millwall, el Watford y el Northampton Town, donde finalmente colgó las botas.

P: ¿Echa de menos sus años como futbolista?

R: En absoluto. Se fueron y ya está. Los dejé atrás muy rápido. Yo dejo todo atrás muy rápido. De vez en cuando sí que miro al pasado hablando con amigos y con antiguos compañeros, pero siempre suelo dejar las cosas atrás en seguida. También aquí en el Burnley. A veces miro a mi alrededor y veo, por ejemplo, estas instalaciones de entrenamiento. Entonces me doy cuenta de que este club ha progresado en los últimos años. Pero al pensar en el pasado no me pongo a hacer ‘uhhh’ (se lleva las manos a los ojos simulando un lloro, lo cual despierta risas en la sala), sólo pienso ‘venga, sigamos hacia delante’.

P: ¿Cómo de útil le es su experiencia como jugador en su carrera como entrenador?

R: No creo que sea fundamental, pero sí que creo que ayuda bastante. Al haber sido jugador tienes la vista de alguien que lo ha vivido desde dentro. Antes hablábamos de la importancia del trato con el futbolista, bien pues en este aspecto sí que influye mucho. Has sido uno de ellos, así que empatizas más fácilmente. Puedo entender mejor cómo se sienten los jugadores. Pero para la planificación táctica y la organización del equipo no es algo necesario: José Mourinho no tuvo una gran carrera como futbolista, tampoco la tuvo Arsène Wenger ni Gérard Houllier, mientras que la de Sir Alex Ferguson no fue una locura…

P: ¿De qué manera cree que las grandes sumas de dinero que hay en la Premier están afectando al fútbol inglés?

R: Me da la impresión de que todo este dinero está mejorado la calidad del fútbol inglés, pero no sólo en la Premier League, también en las divisiones inferiores. Me explico: como los equipos de la Premier pueden fichar a tantos grandes jugadores extranjeros, los ingleses que pierden protagonismo tienen que buscarse una alternativa, así que firman por equipos de Championship. Entonces la competencia en Championship crece y algunos jugadores bajan un escalón y se van a League One, y así sucesivamente hasta non-league football. Esto no es bueno para nuestra selección nacional porque hay menos jugadores ingleses teniendo protagonismo en la élite, pero el aspecto positivo para el fútbol inglés en su globalidad es que la calidad ha mejorado en todas las divisiones.

P: Ahora que ha mencionado a la selección nacional, ¿sueña con entrenarla algún día?

R: Lo veo como algo muy distante. No dirijo mi carrera hacia ese objetivo. Además, siento que todavía necesitaría aprender mucho más para poder llegar a ser seleccionador.

Con 45 años, Sean Dyche es el quinto entrenador más joven de la Premier por detrás de Eddie Howe (39), Marco Silva (39), Mauricio Pochettino (45) y Paul Clement (45). Foto: Ian Wadkins/Focus Images Ltd.
Con 45 años, Sean Dyche es el quinto entrenador más joven de la Premier por detrás de Eddie Howe (39), Marco Silva (39), Mauricio Pochettino (45) y Paul Clement (45). Foto: Ian Wadkins/Focus Images Ltd.

Mi antiguo tutor estará contento. Esta temporada ya se ha tenido que poner su corbata preferida en más de una decena de ocasiones.

Foto de portada: Matt Wilkinson/Focus Images Ltd

Related posts

3 comments

Deja un comentario

*