Su primer gol con los ‘mayores’ ya es una realidad

Jeremie Boga - Chelsea - Focus

Nació en Marsella el 3 de enero de 1997, tiene 17 años y este miércoles se estrenó como goleador con el primer equipo del Chelsea. En una tarde que supuso el debut de Filipe Luis con los blues -a la espera de que Cesc y Diego Costa disputen 45 minutos el próximo domingo contra el Olimpija Ljubljana-, el protagonista en el cuadro londinense acabó siendo Jeremie Boga. El francés -todavía en edad juvenil- ya había sido uno de los más destacados hace siete días en el primer compromiso de pretemporada del Chelsea: aquella tarde dio dos pases de gol saliendo desde el banquillo en el triunfo ante el Wycombe Wanderers.

Artículo relacionado: “Mucho potencial en el Chelsea”, por Álvaro de Grado.

Su familia se mudó desde Francia en el año 2008 y, desde entonces, Boga ha ido cumpliendo etapas en las categorías inferiores blues. Llegó a Londres con 11 años, con 15 recién cumplidos debutó con el equipo ‘reservas’ y hace ya un par de cursos que se empezó a ganar la fama de ser una de las principales promesas del Chelsea. Fama y reputación merecida. Fama y reputación que creció cuando Jeremie deslumbró en la edición 2012/13 de la UEFA Youth League en una eliminatoria contra el Barcelona.

Lo cierto es que el francés puede ocupar cualquier posición por detrás del punta. Por sus características puede adaptarse al extremo derecho, al izquierdo -a pie cambiado- o a la media punta. Jose Mourinho, teniendo en cuenta que su equipo acumula un gran número de jugadores mundialistas, decidió convocar a más de una decena de jóvenes futbolistas para completar la nómina de 26 que han viajado a Austria para realizar el stage de pretemporada. A Mou le gusta ubicar a Boga como enganche, con libertad por detrás del punta. La libertad para que cuando reciba el balón tenga espacio a su alrededor: espacio para conducir el balón a gran velocidad y tomar una decisión al acercarse al área, ya sea asistir a algún compañero o finalizar la jugada. Así anotó este miércoles su primer gol con los ‘mayores’: por el carril central, manteniendo la compostura al pisar el área y finalizando la jugada con sangre fría y un buen remate con el pie derecho, ese que tan bien domina Jeremie. Su explosividad es fabulosa y esa velocidad tan elevada que suele alcanzar no es un impedimento para que sus últimos metros sean notables. Levantar la cabeza en el área es parte de su juego. No es un futbolista que viva exclusivamente de su aceleración, no es tan solo un atleta.

Queda lo más importante para Jeremie Boga y para determinar qué nivel alcanzará como profesional: cómo va a madurar, tanto personal como futbolísticamente, durante los dos o tres próximos años y qué decisiones toman el club y el propio jugador de cara a su futuro. Cesión a un equipo de la Championship, cesión a otro equipo Premier, un lugar en la primera plantilla del conjunto blue o un último episodio con el filial durante la campaña 2014/15. Sea como fuere, el futuro de Jeremie es esperanzador. Y como dicen algunos aficionados del Chelsea, si Boga, con la inmensa calidad que tiene, no llega y se consolida en el primer equipo difícilmente lo logrará otro jugador del conjunto juvenil.

En Stamford Bridge todos esperan que con Boga no se repita el caso de su compatriota Gael Kakuta, el caso de un jugador que en edad juvenil apuntaba muy buenas maneras y luego no se consolidó. Paso a paso. Para empezar, su primer gol con los ‘mayores’.

Jeremie Boga - Chelsea - Focus

Jeremie Boga (1997), ante el Norwich City en un partido de categoría juvenil: final de la FA Youth Cup 2013 (Foto: Focus Images Ltd)
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*