Suárez y Sturridge amenazan el Emirates

(Foto: Focus Images Ltd)

Era realmente atrevido apostar en el mes de agosto a que el Arsenal-Liverpool de la décima jornada de la Premier League se produciría dentro de este contexto. La costumbre en las últimas campañas era asistir a duelos entre gunners y reds en los que lo que estaba en juego era la lucha por la cuarta posición, y a veces ni eso. El Arsenal no ha sido capaz de pelear por cotas mayores desde 2008 (año en el que sí peleó por la liga) y el Liverpool no ha sido capaz desde 2009 (año en el que también peleó la liga). Ahora no se ha cumplido ni siquiera un tercio del campeonato y, por tanto, resultaría muy aventurado decir que en el Emirates habrá un duelo entre candidatos claros al título, pero al menos llegan a este partido en 1ª posición (Arsenal) y en 3ª posición (Liverpool, empatado a puntos con el Chelsea).

El Liverpool utiliza desde hace algo de un mes un esquema táctico nada habitual en Inglaterra, que nominalmente varía en función de la opinión de cada uno: se puede leer desde que el Liverpool actúa con un 3-5-2 hasta que juega con un 3-4-3, pasando por un 5-3-2. El caso es que por delante del belga Mignolet se sitúan tres centrales (Kolo Touré, Martin Skrtel, Mamadou Sakho), dos carrileros (Glen Johnson o Jordan Henderson en la derecha; Aly Cissokho o José Enrique en la izquierda), dos centrocampista (Lucas Leiva y Jordan Henderson o Steven Gerrard), un enganche (Victor Moses (!) o Steven Gerrard) y dos puntas. Que ahí es donde reside actualmente la clave de todo.

El Liverpool no está arriba en la clasificación por utilizar uno u otro esquema, sino principalmente por disponer de la delantera más en forma de la liga inglesa: Daniel Sturridge, máximo goleador de la Premier 2013/14, y Luis Suárez, quien a pesar de perderse las cinco primeras jornadas ya está tercero en ese ranking, únicamente superado por Kun Agüero y el propio Sturridge. El uruguayo suma 6 goles y 1 asistencia en 358 minutos. El inglés no se queda atrás: ha visto portería en 9 de los 11 encuentros oficiales del conjunto de Anfield.

(Foto: Focus Images Ltd)
Suárez-Sturridge es la delantera más en forma de la Premier (Foto: Focus Images Ltd)

La visita del Liverpool al Emirates supone un nuevo episodio en el Tourmalet particular que ha de ascender el Arsenal en estas dos semanas. Sucumbió en Londres ante el Borussia Dortmund, perdió también en casa ante el Chelsea y se enfrenta en los próximos nueve días al Liverpool (sábado/Premier), al Dortmund a domicilio (miércoles/Champions) y al Manchester United en Old Trafford (domingo/Premier). Los gunners lideran la liga inglesa, sí, pero deben refrendar este buen inicio de temporada batiendo a rivales de este nivel. Es su verdadera prueba de fuego.

Si me dicen hace tres meses que el estado físico de Mathieu Flamini sería poco menos que la mayor preocupación del Arsenal no me lo hubiese creído, la verdad. Hablamos, no lo olvidemos, de un futbolista que tenía serias dificultades para ser titular en un Milan muy devaluado, que se quedó sin equipo y que hasta mediados de agosto no lo encontró -seguramente influyeron sus aspiraciones económicas en las distintas negociaciones que mantuvo con clubes franceses-. Pues bien, Arsène Wenger ha explicado en la rueda de prensa previa a la visita del Liverpool que Flamini quizás llegue a tiempo para el viaje a Old Trafford del siguiente domingo.

En otras palabras: que se pierde seguro los partidos ante el Liverpool y el Borussia Dortmund, lo que despierta una cierta inquietud en los gunners, mayor o menor en función de cuánto se crea en ciertas estadísticas y el valor que se le dé: las tres derrotas del Arsenal 2013/14 (vs Aston Villa, vs Dortmund, vs Chelsea) se han producido sin Mathieu Flamini en el césped. Suárez y Sturridge, la delantera Premier del momento, buscan la cuarta. También sin Flamini.

Related posts

2 comments

El Arsenal esta un poco tocado en este momento, pero sigo creyendo que es superior al Liverpool. La baja de Flamini le quita ese punto de mala leche y de equilibrio al Arsenal, ya que no tiene ningun otro jugador que haga esa función, porque Arteta, Ramsey, Wilshere i Cazorla son buenazos y son mas ofensivos que de contencción.
Creo que hoy Wenger apostara por Arteta-Ramsey o Arteta-Wislhere aunque yo si fuese Wenger haría alguna sorpresa, probando a Monreal, Gibbs o Vermaelen de mediocampista de contención, porque el liverpool tiene una delantera muy rápida y tiene jugadores que llegan de segunda linea como Gerrard y Henderson
Mi alineación para el arsenal sería:
————–Sczesny——————
Sagna—Mertesacker—Koscielny—Gibbs
——-Arteta———Vermaelen——–
Ramsey———-Özil———–Wilshere
————-Giroud———————

Yo creo que la alineación del Arsenal está bastante cantada, ya que ni siquiera está Gnabry disponible:

Szczesny; Sagna, Mertesacker, Koscielny, Gibbs; Arteta, Ramsey; Wilshere, Özil, Cazorla; Giroud.

En mi opinión, la baja de Flamini no es especial problema. El problema es lo mal que está jugando Arteta en esa posición, al igual que Cazorla en la suya. Ambos están jugando en otra onda respecto a cómo estaba jugando el Arsenal cuando ellos han estado lesionados, más vertical y sin pases estúpidos, creando superioridades desde la salida.

Esto último es lo más preocupante: por ejemplo ante el Crystal Palace en la primera parte, un sólo jugador (seguramente Chamakh) presionaba a toda la defensa, quedándose más bien cerca de Koscielny. Es decir, dejaba a Mertesacker avanzar un poco, pudiendo meter al Palace un poco más en su campo. Pues Arteta bajaba a recibir a 3 metros de él, sin necesidad alguna, para avanzar un poco conduciendo y dar un pase horizontal sin intención ni ningún sentido de urgencia.

Similar pasa con Cazorla, pero en zonas más adelantadas. En situaciones de transición de área a área, donde el Arsenal ha creado más peligro esta temporada, en lugar de buscar profundizar mientras el que conduce el balón no necesita ninguna línea de pase porque no tiene ningún defensor que le salga al paso, baja a hacer una pared intrascendente que malbarata una oportunidad de romper a la defensa cuando hay la posibilidad. Lo único que se puede salvar de Cazorla es que está consiguiendo buenas posiciones en el área, aunque haya fallado un poquito en la definición por lo que podría esperarse de él.

Deja un comentario

*