Test de supervivencia

Manager of Manchester United Louis Van Gaal during the Barclays Premier League match against Tottenham Hotspur at White Hart Lane, London
Picture by Andrew Timms/Focus Images Ltd +44 7917 236526
28/12/2014

En Manchester ya no existe la Premier League como objetivo. Los dos equipos están demasiado lejos. En el derbi entre Manchester City y Manchester United, el premio era acercarse a la Champions League alejando al mismo tiempo a su rival. La lucha por la cuarta posición en liga se ha convertido en el reto principal de dos proyectos que se renovarán en verano con distintos entrenadores (Pep Guardiola y, salvo sorpresa, Jose Mourinho) y la presencia en la próxima edición de la máxima competición continental es el requisito mínimo que se les exige. El 0-1 de los de Louis van Gaal aprieta la pelea en la que el West Ham es el invitado especial. Hay tres competidores, a menos que cambien mucho las cosas, pero sólo un hueco disponible.

Clasificación de la Premier League (Foto: mismarcadores)
Clasificación de la Premier League (Foto: mismarcadores)

La crítica situación del Manchester City desde que conquistó la Capital One Cup se resume en 4 puntos de los últimos 18 posibles, habiendo marcado en sólo un partido (Aston Villa, colista de la liga) de los últimos cinco que ha disputado. En ese panorama, el Manchester United buscaba su opción para sacar un resultado positivo.

Hay que darle mérito a Louis van Gaal en el nivel ofrecido por Marcus Rashford, no tanto por ponerlo el primer día debido a las lesiones, sino por no haberlo quitado desde entonces y haberle garantizado una oportunidad larga y duradera para demostrar su potencial. Incluso después de partidos malos -en los que incluso lo sustituyó al descanso-, lo seguía manteniendo como titular. Y Rashford no ha defraudado: 5 goles en 8 partidos. Ha jugado en la banda derecha, en la izquierda y de delantero. Pero no había conseguido marcar en las últimas cinco jornadas. “La semana pasada había preguntas sobre por qué lo mantenía en el equipo, ahora me preguntáis si puede jugar con la selección”, dijo el técnico holandés en una respuesta que resume su actuación en el Etihad. Rashford fue el principal argumento ofensivo del Manchester United frente a una defensa compuesta por Demichelis y Mangala.

Los red devils ahogaron a los locales durante todo el primer tiempo. Lingard repitió en la posición de ’10’, con Mata por la derecha, Martial por la izquierda y Schneiderlin de interior, lugar que venía ocupando Fellaini. Y el marcaje sobre el centro del campo del Manchester City fue intenso: Lingard sobre Fernandinho, Schneiderlin sobre Yaya Touré y Carrick sobre Silva. Al hombre. Sin dejar que se moviesen. Si Agüero buscaba el apoyo, Smalling salía con él. No había respiro posible para los citizens.

Planteamientos iniciales (Foto: sharemytactics)
Planteamientos iniciales (Foto: sharemytactics)

Una lesión muscular de Sterling obligó a Pellegrini a meter a Fernando en el campo, por lo que Yaya Touré adelantó su posición y Silva pasó a la banda, pero no cambió en nada el plan de Van Gaal y su presión: Schneiderlin cogió a Fernandinho, Lingard se emparejó con Fernando, Carrick se encargaba de Yaya Touré e incluso Darmian seguía a Silva cuando el español centraba su posición.

Mientras todo el entramado defensivo seguía su curso, el Manchester United se aprovechaba de que Marcus Rashford atacaba al central local más débil y más lento: Demichelis. Caía a banda, recibía de espaldas, estiraba a su equipo. En una jugada de uno contra uno, rompió al argentino y marcó ante Hart.

Van Gaal: “Hemos jugado una primera parte fantástica. Luego, en la segunda, fue un test de supervivencia. Estábamos cansados, nos teníamos que recuperar en sólo dos días de un partido contra el Liverpool”.

Cambios tras la lesión de Sterling (Foto: sharemytactics)
Cambios tras la lesión de Sterling (Foto: sharemytactics)

Por encima en el marcador, el Manchester United tenía que aguantar la ventaja. “Un test de supervivencia”, lo definió Van Gaal. Y, al mismo tiempo, eran los 45 minutos decisivos para que el Manchester City tratase de reaccionar. Pero Demichelis estaba restando: falló en el gol y falló en una entrega hacia Hart en defensa que terminó con la lesión del portero, por lo que tuvo que entrar Caballero, y poco después Pellegrini decidió quitar al defensa argentino por Bony, una decisión que acabó con doble delantero (Bony y Agüero) y Fernandinho como central en busca del empate.

Las estadísticas demuestran que el Manchester City acabó con 26 disparos por los 5 de su rival, pero la imprecisión de Bony -está decepcionando en su papel de punta suplente- fue crucial en los momentos decisivos. Los citizens han perdido en esta temporada en el Etihad ante el Leicester (1º), Tottenham (2º), West Ham (5º) y Manchester United (6º). Sólo Agüero respondió a las expectativas, pero faltó el gol. De Gea casi no tuvo que intervenir y todos sus compañeros murieron en el campo: Rashford, Lingard o Darmian acabaron con problemas en los gemelos por el cansancio.

Pero ganaron los tres puntos.

Pellegrini: “Quité a Demichelis porque estaba nervioso”.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*