Tienen a Fellaini

0737C6DE76BB481CAF955CEE656B6871

Too little, too late. Los periódicos de la mañana sabían menos que el lector, pero aún así describían el trabajo en el mercado del Manchester United con estupefacción. Poco y tarde. El fichaje de Marouane Fellaini no ha significado una alegría por todo el enredo que le rodea, desde los agentes fraudulentos en el caso Ander Herrera hasta los fax que no llegaban por Fabio Coentrao. Un esperpento general. Además, que David Moyes y Ed Woodward esperaran a que la claúsula de recisión del belga -de 23’5m £- expirase, porque tenían el pálpito de obtener un mejor precio, explica bastante bien lo mal que se ha movido el club mancuniano este verano. Han acabado pagando 27 y medio, cuatro más, en el último minuto, y no ha quedado nada claro en qué orden de prioridad estaba Fellaini en los deseos de Moyes. Aunque haya conservado a Wayne Rooney, veremos a qué precio, el Manchester United no ha sido Manchester United estos últimos tres meses.

Había una época en la que los red devils tenían otro poder de convicción. Roy Keane había ya estrechado la mano de Kenny Dalglish, entonces entrenador del Blackburn Rovers, cuando sonó el teléfono con un escocés al otro lado: ”Sin ti ganaremos igualmente la Premier League. Contigo podemos ganar también en Europa”. Roy Keane nunca ha pasado la tarde en un pub Blackburn. Se fue a Old Trafford, donde aún le echan de menos.

Marouane Fellani no puede sustituir a Paul Scholes. No es el centrocampista creativo que pedía la afición, desde el hombre más rápido del mundo hasta el que se sienta el último en su asiento del estadio. Pero puede desarrollar una labor importantísima en el Manchester United, similar, si progresa adequadamente, al liderazgo que imponía Keane. Tiene calidad, carisma y mala leche.

En el Everton Fellaini era un superhéroe. En el primer tramo de la temporada pasada su rendimiento estuvo por encima de Robin Van Persie y Gareth Bale. Un toffee podía salir ganando en cualquier comparación. Que viene Cazorla, bah, tenemos a Fellaini. Que viene Bale, bah, no me hagas reír. Que viene Hazard, bah, Fellaini lo tumba soplando.

No había quién le parase, sobre todo por arriba, pero también con los pies. Es mucho mejor técnicamente de lo que parece. Después aflojó, y se apuntó más tarjetas que goles. El Everton también pasó de luchar por la cuarta plaza a soñar que si los otros fallaban igual se metían en Europa League. Esto no es suficiente para Fellaini. Hay jugadores que consiguen mantener la motivación en cualquier circunstancia. Me sorprende muchísimo Michu, que juega con la misma intensidad una final que la previa de la previa de Europa League y celebra cada gol como si fuera el último. Imagino que a Fellaini necesitaba un estímulo mayor, como jugar por el título cada semana, para convertirse en el futbolista de primerísimo nivel que puede llegar a ser. El Manchester United ha fichado poco y tarde, mal planeado, con prisas y haciendo el ridículo. Pero ha fichado grande, se lleva a Fellaini.

4 comments

Grande Fellaini!!Se hará el jefazo del mediocampo del MU para los próximos años(tampoco es que tenga mucha competencia…)!!

Deja un comentario

*