Todos por el medio

(Foto: Focus Images Ltd)

El pasado 25 de septiembre estrenó nuevo esquema táctico el Liverpool. Se cumplían las primeras semanas del segundo curso de Brendan Rodgers al frente del banquillo de Anfield cuando decidió visitar al Manchester United con un novedoso dibujo: considerado por algunos como un 5-3-2 y por otros como un 3-5-2.

Desde entonces se ha repetido dicho dispositivo táctico en todos y cada uno de los encuentros del Liverpool, incluida la visita del pasado sábado al Arsenal. Fue en el Emirates donde más plausible se hizo que el esquema en cuestión consistía en una zaga integrada por cinco defensores -y no tres-. Por delante, tres centrocampistas (Lucas Leiva, Jordan Henderson y Steven Gerrard) y dos puntas (Luis Suárez y Daniel Sturridge). Kolo Touré, Martin Skrtel y Mamadou Sakho fueron los elegidos para formar el eje de la zaga, acompañados por Aly Cissokho y Jon Flanagan en los laterales. La mayor capacidad del Arsenal para manejar el balón en la primera parte hizo que el Liverpool pasase más tiempo cerca del área de Simon Mignolet que de la de Wojciech Szczesny y la línea de cinco defensas permaneció inalterada y con contadísimas incorporaciones ofensivas de los carrileros.

El debate ahora reside en si el Liverpool debe insistir o no con este esquema. En el Emirates reapareció tras su lesión Philippe Coutinho y Rodgers cambió el dibujo en el descanso. Sin embargo, pareció una decisión más motivada por la necesidad de retirar un defensa, que además jugaba ya con una tarjeta amarilla, y ser de esa forma más ambicioso en la propuesta de la segunda mitad.

Brendan Rodgers fue bastante claro en una de las ruedas de prensa que ofreció a comienzos del mes de octubre. Se refería así al dúo que forman Suárez y Sturridge: “Me he dado cuenta de que si uno actúa en punta y el otro en una banda, saco poco provecho de ellos. Funcionan mejor como un dúo en ataque”. Además, hacía hincapié el técnico norirlandés en la situación ventajosa que creaba para su equipo tener un permanente dos contra dos entre Suárez-Sturridge y los centrales rivales.

De Daniel Sturridge, cuando llegó en enero procedente del Chelsea, ya expresó públicamente Rodgers que su mejor posición era centrado y no en una banda. De Coutinho, que desde que recaló en el Liverpool procedente del Inter ha actuado casi siempre partiendo desde la banda izquierda, también ha dicho que su rol ideal es por dentro, en su caso ejerciendo como ’10’. Mientras que la demarcación de Luis Suárez no se discute: es el mejor del equipo y el más resolutivo, por lo que tiene que moverse muy cerca del área. Puede modificar o no su actual composición defensiva, pero todo apunta a que Brendan Rodgers sigue queriendo a Sturridge, Coutinho y Suárez por el medio.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

3 comments

Sergio. Los que seguimos al Liverpool escuchamos mucho el año pasado que había que tener paciencia, vale. Pero si se tiene y el año siguiente empiezas bien, porque cambiarlo? porque buscar otro sistema cuando parece que por el que apostabas empieza a dar frutos?

Pues porque había que integrar a Suárez, Sturridge y Coutinho de la mejor forma posible, supongo. En cualquier caso, ¿cuál se supone que es el esquema con el que mejor le ha ido al Liverpool?

Bueno, antes de cambiar al 3-5-2, no le iba mal no ? Estaba jugando mejor, aunque es cierto que sigue manteniéndose arriba.

Deja un comentario

*