“¿Tomas Kalas? Precioso, precioso… El chico, Liverpool, Anfield, precioso”

Liverpool v ChelseaBarclays Premier League

Tomas Kalas fichó por el Chelsea con 17 años, después de haber despertado el interés de otros grandes equipos europeos como el Milan o el Bayer Leverkusen. Su traspaso causó cierto revuelo entonces, porque más allá del nivel mostrado por el joven central en la selección checa, los 5,2 millones de libras que pagaron por él hicieron retomar el debate sobre la ética inherente a hacer este tipo de desembolsos por futbolistas menores de edad. “Es un defensa extremadamente atlético y rápido”, decía en 2010 Neil Bath, actual manager de la Academia del Chelsea. “Defiende muy bien el uno contra uno y tiene talento para jugar la pelota, no se pone nervioso. Creemos que tiene potencial y sentimos que es el momento perfecto para incorporarlo a nuestra estructura deportiva. Además, es interesante que siga cedido un año más en su club (Sigma Olomuc) y coja experiencia en el fútbol profesional. Volveremos a por él la próxima temporada, pero ya tendrá firmado un contrato con nosotros”. “Obviamente, sus condiciones nos hacen pensar que será un gran central derecho, pero también puede jugar de lateral. Nos gusta mucho”. 

Kalas - Vitesse

Tomas Kalas en el Vitesse. Foto: vitessefan

Decir que Kalas era y es un gran atleta no es hacer un brindis al sol, de hecho es posible consultar las marcas que consiguió con solo 16 años: tenía un registro de 6,70 metros en salto longitud y corría los 100 metros en 11,09 segundos. De niño le gustaba mucho el atletismo, pero tras pensarlo mucho se decidió por el fútbol. Una vez cerrados todos los flecos, los planes del Chelsea pasaban porque el chico siguiese en la República Checa (disputó cuatro partidos oficiales con el primer equipo del Sigma), pero finalmente por iniciativa propia se trasladó a la capital de Inglaterra unos meses después de firmar su primer contrato con los londinenses. Debutó con el equipo reserva y en el verano se marchó cedido al Vitesse. Él fue el cuarto jugador del Chelsea en incorporarse al club de Arnhem, antes lo habían hecho Matej Delac, Nemanja Matic y Slobodan Rajkovic en una estrategia deportiva que se ha ido prolongando en el tiempo y que continúa vigente hoy en día; prueba de ello es que seis futbolistas pertenecientes al conjunto dirigido por José Mourinho iniciaron la temporada 2013-14 en el Vitesse Arnhem de Peter Bosz, y la mano derecha de Román Abramóvich, Marina Granovskaia, trabaja codo con codo con Alexander Chigirinsky, propietario del club desde la salida de Merab Jordania.

A Tomas no le fue mal en su primera temporada en los País Bajos, disputó 29 partidos, y el Chelsea decidió ampliar su contrato hasta 2017, pese a que la intención era tenerlo cedido un año más en el “club satélite”. En su segunda experiencia en la Eredivisie volvió a demostrar que tiene condiciones para ser un buen central. A él se refirió José Mourinho antes del Asian Tour: “Tenemos jugadores que han sido cedidos estos años y que han significado un desembolso importante para el club. Después del desarrollo que han tenido en los equipos en los que han estado cedidos, es el momento de que vuelvan aquí. Son muy jóvenes, pero imagino que con la experiencia que supone formar parte del Chelsea, en un par de años estaremos hablando de futbolistas de primer nivel. Uno de ellos es Tomas Kalas”.

Y la oportunidad de su vida le llegó cuando menos lo esperaba:

“Soy un jugador para los entrenamientos del Chelsea. Si ellos necesitan un cono, me ponen a mí ahí”. Kalas se lo tomaba con humor en un talk-show checo hace solo unas semanas, sin ser consciente de que sería titular en Anfield. Él, junto a Ivanovic, iba a ser el encargado de parar a Luis Suárez.

Con la vuelta de las semifinales de la Champions contra el Atlético de Madrid en el horizonte, Mourinho dejó en el banquillo a Cahill y dio descanso a David Luiz (fuera de la convocatoria). Terry, lesionado, continúa con su recuperación y trata de ponerse a punto para el miércoles, pero en ningún caso iba a forzar para jugar esta tarde. ¿Quién sería el acompañante de Ivanovic en el centro de la defensa? Esa duda se resolvió cuando conocimos las alineación: Tomas Kalas.

FIL POMPEY CHELSEA

Kalas con el equipo reserva del Chelsea. Foto: Focus Images Ltd.

El central checo nunca podrá olvidar la tarde de hoy en Liverpool. Protegido por un planteamiento defensivo muy rígido, Kalas no necesitó las ayudas de sus compañeros. No mostró síntomas de debilidad. Todo lo contrario. Se midió en el cuerpo a cuerpo con Sterling y venció. Despejó de cabeza todos los balones colgados al área y estuvo rápido para salir a tapar los innumerables disparos del Liverpool desde la frontal en los últimos veinte minutos. Firmó una actuación digna de un central veterano de élite en el mejor momento posible: contra el líder, fuera de casa y teniendo enfrente al mejor jugador y máximo goleador de la liga inglesa.

Nadie sabe lo que le deparará el futuro, pero esta noche tiene que ser uno de los futbolistas más felices del mundo: ha aprovechado la oportunidad y se ha agarrado a un tren que no pasa muchas veces. “¿Tomas Kalas? Precioso, precioso… El chico, Liverpool, Anfield, precioso”, dijo Mourinho en rueda de prensa con una sonrisa de oreja a oreja.

ARTÍCULO RELACIONADO: “AL LIVERPOOL SE LE ESCURRE EL TÍTULO”

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

3 comments

Para reforzar lo que ha hecho hoy, un apunte sobre su etapa en la Eredivisie. En el Vitesse jugó la mayoría de partidos como LATERAL DERECHO, una posición en la que ya comenta Carlos que puede jugar perfectamente. Kashia y Van der Heijden formaban la pareja de centrales y desplazaron al checo a la banda derecha. Ahí se mostró como un futbolista sólido defensivamente (un plus para un equipo holandés), pero no se prodigaba demasiado en ataque. Por lo tanto, habría que mirar cuántos partidos de exigencia (como el de hoy, ninguna, claro) ha jugado en el eje de la zaga.

Deja un comentario

*