Contentos con un punto

Chelsea Manager Jose Mourinho congratulates Tottenham Hotspur Manager Mauricio Pochettino on his sides win just before the final whistle during the Barclays Premier League match between Tottenham Hotspur and Chelsea  at White Hart Lane, London
Picture by Richard Blaxall/Focus Images Ltd +44 7853 364624
01/01/2015

Pasan las jornadas de la Premier League y el Tottenham sigue sin conocer la derrota desde el primer partido, en Old Trafford. Desde entonces han acumulado 6 victorias y 7 empates y por méritos propios se han convertido en uno de los proyectos más interesantes de Inglaterra. La sanción de Dele Alli limitaba a los Spurs en la visita de un Chelsea que tenía una oportunidad clave para recortar puntos con los puestos europeos. El 0-0, y por cómo se llegó a los instantes finales del partido, a ambos equipos les pareció satisfacer el empate. Por un lado, el Tottenham mantiene su racha, no le recorta puntos el Chelsea y confirma su candidatura a entrar en Europa. Por el otro, aunque estaban mucho más necesitados por su posición en la tabla clasificatoria, los de Mourinho no se ven derrotados una vez más en esta campaña.

Planteamientos iniciales de Tottenham y Chelsea

Tottenham vs Chelsea - Football tactics and formations

Ausencia de presión

José Mourinho decidió no alinear a Diego Costa en el once titular. El delantero español sólo lleva 3 goles en esta Premier League y no jugó ni un minuto en en White Hart Lane. Además, después de calentar durante la segunda parte, finalmente no entró y se quitó el peto tirándolo al suelo en el banquillo. El nueve fue Eden Hazard, con Willian y Pedro en las bandas y Oscar por detrás de él. Además de lo novedoso de la elección, se pudo comprobar desde el primer momento una ausencia de presión en la salida de balón del Tottenham: tanto los centrales, Vertonghen y Alderweireld, como el mediocentro Eric Dier, tenían todo el tiempo del mundo para mover la pelota en los primeros metros, pudiendo avanzar hasta el centro del campo sin demasiados problemas. Con Dembele -experto a la hora de aguantar el balón- y Mason -partiendo desde la banda derecha-, el Tottenham pudo disfrutar de la posesión. Además, cuando era propiedad del Chelsea, la perdió con mucha frecuencia. En concreto Cesc Fàbregas, que no tuvo ningún peso en el centro del campo.

Mourinho: “Creo que Diego Costa es un privilegiado porque ha sido el último en ir al banquillo. Todos han estado en el banquillo: el capitán, Cesc, Cahill, Hazard…”

La poca productividad de los laterales del Chelsea se tradujo en una mayor responsabilidad de los atacantes para generar ocasiones. Por eso, Hazard salía de su posición para recibir balones en tres cuartos y Pedro, llegando desde el perfil opuesto, se acercaba al área. El belga, que aún no ha marcado en liga, estuvo participativo en su nueva posición y hasta pudo ver portería en dos ocasiones, pero primero se le fue desviado de cabeza y luego respondió Lloris ante una volea magnífica.

Un Tottenham con personalidad

Pochettino está construyendo un equipo capaz de mantener la compostura en cada momento del encuentro, de ahí que apenas hayan perdido esta temporada. Al Tottenham se le ven rasgos de equipo con personalidad. Si les lanzan un contraataque, responde la velocidad de Rose, Walker o el posicionamiento de Vertonghen y Alderweireld. Si les dejan salir con el balón, y Dier no es el adecuado para ello -generalmente no toma riesgos y prefiere que Alli, si está, sea el encargado de ello-, los dos centrales asumen la responsabilidad de iniciar la jugada. Si se llega con la pelota a tres cuartos, aparece el protagonismo de Harry Kane, capaz de aguantarla de espaldas, de chutar con un segundo de margen o de caer a banda y poner un centro. Si hay jugadas a balón parado, Eriksen es una seria amenaza.

El plan de centrar a Mason en cada posesión tenía el objetivo de lanzar a Kyle Walker por la banda derecha, un lateral que necesita terreno por delante y nadie que le entorpezca en sus incorporaciones. Por eso, Mason se iba al centro para liberar espacios y, si Walker no subía, Kane caía hacia ese hueco.

Los duelos directos

En la rueda de prensa previa al partido, Mourinho dijo que necesitaba poner al Chelsea en posiciones donde “oliesen” las posiciones del Top-4. Para ello, ganar a los rivales directos es un reto necesario a la hora de recortar puntos. Los ‘blues‘ ocupan la 14ª posición y están a 10 puntos del Tottenham, 5º de la Premier League. El problema para el Chelsea, sobre todo, es que de los 7 partidos lejos de Stamford Bridge que han jugado en liga este año, sólo han ganado 1 (ante el West Brom) y han perdido 4, y así es muy difícil recuperar la desventaja con la que ya parten.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

2 comments

Estuve en White Hart Lane. Me gustó el estadio, la sonoridad (cuando había aplausos o algún cántico esporádico, pero me faltó oir algún gol). Estoy de acuerdo con el análisis de que acabó pareciendo que los dos equipos aceptaban el empate. Ninguno tenía prisa en las sustituciones, sacar las faltas, etc.
Me gustó mucho Cahill y también me sorprendieron algunos movimientos de Kane en la media punta, pensaba sería algo más “torpe”.

Como curiosidad, Aliens, yo también aprecié que Kane era mucho más que simplemente “torpe” un día que lo vi en directo en el estadio. En mi caso fue el año pasado en un 2-1 contra el Everton.

Deja un comentario

*