El Tottenham reclama North London

Dele Alli of Tottenham Hotspur celebrates his goal during the Premier League match at White Hart Lane, London
Picture by Liam McAvoy/Focus Images Ltd 07413 543156
30/04/2017

Durante 21 años, el Tottenham fue el principal equipo de North London. Hasta que apareció el Arsenal. En 1913, los gunners se mudaron del este al norte y surgió así una duradera enemistad entre ellos y los spurs. El Tottenham no encajó bien lo de tener un nuevo vecino y aún a día de hoy, más de un siglo después, aprovecha cualquier ocasión para reivindicar que el norte de la ciudad les pertenece. Nunca condescendiente, su rival les ha disputado el dominio de la zona temporada tras temporada hasta el punto de quedárselo de forma permanente. 21 años lleva el Arsenal terminando por delante del Tottenham en la liga. La afición gunner llama ‘St Totteringham’s Day’ al día de cada año en el que celebran haber acabado por encima de sus vecinos. Pero ahora los spurs, que en su día fueron los primeros en plantar la sombrilla, ya se han cansado de vivir en la sombra. Por primera vez desde 1995, el Tottenham cerrará un curso liguero por encima del Arsenal. Y qué mejor manera para festejarlo que ganándoles un derbi realmente especial, el último en White Hart Lane — el Tottenham jugará en Wembley la próxima temporada y espera mudarse a un nuevo estadio adyacente al actual en 2018.

Mauricio Pochettino comprende lo mucho que significa para su hinchada el terminar por delante del máximo rival, pero para él no es suficiente. “Lo que queremos es ganar la liga”, afirma. Hacía años que en la entidad no se escuchaba un discurso tan ambicioso. Lejos de ser pretencioso, Pochettino de verdad enfoca su proyecto hacia ese rumbo. La victoria que lograron este domingo ante el Arsenal supuso una gran satisfacción para toda afición spur, pero la alegría hubiese sido mucho mayor de haber perdido el Chelsea su respectivo partido. Los de Antonio Conte no fallaron en Goodison Park, pues vencieron por 0-3 al Everton y de este modo mermaron las esperanzas del Tottenham. A falta de cuatro partidos, el Chelsea es líder con un margen de cuatro puntos. Aunque al final no gane la liga, el equipo de Pochettino habrá firmado otra campaña memorable. El técnico argentino está construyendo las bases de una mentalidad ganadora que no sólo aspira a reinar North London; también pretende establecer al Tottenham como uno de los grandes del continente. El Arsenal, por su parte, ha vuelto a sufrir una de esas derrotas que señalan a Arsène Wenger. El técnico francés peleará por salvar la temporada metiendo al equipo en Champions, y también se aferra a esa final de la FA Cup que disputarán ante el Chelsea para que, en el probable caso de que anuncie su continuidad, las aguas dejen de estar tan revueltas.

Tottenham 2 (Alli 55′, Kane 58′ p.)
Arsenal 0

Tottenham vs Arsenal - Football tactics and formations

El Tottenham comenzó siendo el poseedor del balón. Los de Pochettino no formaban con el sistema de tres atrás que han empleado durante gran parte de la temporada, sino que lo hacían con una zaga de cuatro hombres, con Alderweireld y Vertonghen como centrales y Kieran Trippier y Ben Davies en los costados. Estos dos laterales no tiene el mismo poderío ofensivo que aportan Danny Rose (lesionado) y Kyle Walker (suplente por decisión técnica), pero han conseguido que cuando jueguen nadie se acuerde de la pareja habitual, que no es poco. Eric Dier acompañó a Victor Wanyama, conformando un sólido doble pivote, aunque también retrasaba su posición para apoyar a los dos centrales cuando los laterales ganaban metros. A pesar de que se llevó la partida en la medular, el Tottenham echó en falta la creatividad que le pudiese haber aportado Moussa Dembélé (suplente porque llegaba con molestias en el tobillo).

El Arsenal de Arsène Wenger sucumbió ante el Tottenham de Mauricio Pochettino. Foto: Liam McAvoy/Focus Images Ltd.
El Arsenal de Arsène Wenger sucumbió ante el Tottenham de Mauricio Pochettino. Foto: Liam McAvoy/Focus Images Ltd.

El Arsenal, en cambio, sí que optó por la defensa de tres. Por cuarta vez consecutiva, Wenger utilizó la misma formación. A este derbi entraron expectantes, aguardando ordenados en campo propio. Ganó ritmo el partido en cuanto, pasados los veinte minutos de juego, los dos equipos dejaron los modales a un lado y fueron sin reparos hacia sus respectivas metas a batir. Entonces, abiertos los espacios, sugirieron las dos primeras ocasiones claras de gol, que fueron ambas para el Tottenham.

El cuerpo técnico de Pochettino dio la impresión de haber identificado el flanco de Gabriel y Oxlade-Chamberlain como el más accesible en ataque. La disposición de las fichas sobre el verde en el primer tiempo parecía estar orientada para focalizar los ataques en el costado izquierdo. Christian Eriksen, partiendo desde la derecha, y Dele Alli -los jugadores que tuvieron las dos primeras oportunidades de gol- aparecían principalmente por la zona central; mientras que Heung-Min Son jugaba en la izquierda pegado a la línea de cal, y estaba apoyado por las constantes incorporaciones de Davies. Por el lado opuesto del campo se movía la principal amenaza del Arsenal: Alexis Sánchez. Los intentos del chileno aportaban las únicas esperanzas a una afición gunner que veía cómo su conjunto no estaba funcionado.

Alexis Sánchez era la única esperanza del Arsenal. Foto: Liam McAvoy/Focus Images Ltd.
Alexis Sánchez era la única esperanza del Arsenal. Foto: Liam McAvoy/Focus Images Ltd.

La segunda parte arrancó fuerte, con llegadas peligrosas de ambos equipos, y a los diez minutos el Tottenham se puso por delante. Kane, Eriksen y Alli se asociaron en el área y fue este último quien mandó el balón a la red. Apenas unos instantes después el partido se le pondría aún más de cara a los de Pochettino: Harry Kane provocó un penalti y él mismo lo transformó. Mientras que el Lane se rendía a su ídolo cantando aquello de ‘Harry Kane, he’s one of our own’, el Arsenal trataba de asimilar los dos golpes seguidos que acaba de recibir.

Harry Kane y Dele Alli son los máximos anotadores del Tottenham esta temporada con, respectivamente, 20 y 16 goles.

El Tottenham siguió avasallando a su rival y obligó a Petr Cech a intervenir con un par de paradas providenciales. Los Spurs pudieron además tener un nuevo penalti cuando el balón dio con los brazos de Alexis dentro del área, pero el colegiado Michael Oliver no señaló una pena máxima que hubiese cerrado del todo el encuentro. En el tramo final, los gunners, resignados, intentaban levantar la cabeza. Wenger había puesto leña ofensiva, dando entrada a Danny Welbeck por Granit Xhaka. Más tarde introduciría a Héctor Bellerín por Gabriel y a Theo Walcott por Giroud, pero ya nada salvaría a este Arsenal. El Tottenham reclamó North London.

Harry Kane marcó un gol de penalti en este último derbi en White Hart Lane. Foto: Liam McAvoy/Focus Images Ltd.
Harry Kane marcó un gol de penalti en este último derbi en White Hart Lane. Foto: Liam McAvoy/Focus Images Ltd.
Foto de portada: Liam McAvoy/Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*