Doblete del imparable Harry Kane en la victoria del Tottenham

Harry Kane at full time during the Barclays Premier League match at White Hart Lane, London
Picture by Daniel Hambury/Focus Images Ltd +44 7813 022858
25/04/2016

Raro es el día de fútbol en White Hart Lane en el que no se corea a una voz Harry Kane, he’s one of our own. Kane es su héroe. El delantero inglés de 23 años, que ya fue ‘pichichi’ la temporada pasada, lidera la tabla de máximos anotadores de la Premier League con 19 dianas. No saciado con los hat-tricks que venía de haberle hecho al Fulham en la FA Cup y al Stoke City en liga, Kane firmó un doblete en la victoria de su equipo ante el Everton. Si las mates no nos fallan, eso son ocho goles en los últimos tres partidos. Como diría Lord Vader, impressive, most impressive.

Tottenham 3 (Kane 20’, 56’, Alli 90+2’)
Everton 2 (Lukaku 81’, Valencia 90+3’)

Tottenham vs Everton - Football tactics and formations

Este triunfo, así como el de la semana pasada ante el Stoke (4-0), devuelve buenas sensaciones al Tottenham, que venía de haber sido eliminado de la Europa League por el Gent. El equipo dirigido por Mauricio Pochettino gana ahora confianza para intentar darle caza al Chelsea. “No hay ningún motivo por el que no podamos conseguirlo. Vamos a seguir haciendo nuestro trabajo. Ojalá ellos se dejen algunos puntos en las próximas jornadas y estemos ahí para aprovecharlo”, nos contaba Harry Kane hace unas semanas. Lo tendrán muy complicado, pues el líder actualmente cuenta con un colchón de siete puntos que serán diez si vence este lunes en su visita al West Ham.

En cuanto al Everton, los de Ronald Koeman llegaban al partido en un gran momento, pero no mostraron su mejor versión en White Hart Lane y tal discreta actuación les costó tres puntos — sufrieron así su primera derrota liguera en lo que va de 2017. La posición del equipo de Liverpool en la tabla no varía: siguen en esa misma séptima plaza que ocupan desde hace nueve jornadas, aunque ahora el United, sexto y con un partido todavía por jugar, les saca cinco puntos.

Aunque el marcador final pueda sugerir una contienda frenética entre Spurs y Toffees, lo cierto es que el contexto del partido no fue exactamente ése. El Tottenham fue superior y así lo plasmó adelantándose antes del descanso y duplicando su ventaja en los primeros compases del segundo tiempo. Ambos goles llevaron la firma de Kane. El Everton, que había adoptado una postura un tanto defensiva, se demoró en amenazar con una remontada y se acabó marchando con las manos vacías.

El doblete de Harry Kane bien pudo haber sido un hat-trick. Escoltado en ataque por Christian Eriksen y Dele Alli, el ariete tuvo oportunidades para hacer un tercer gol con el que se hubiese llevado un nuevo balón a casa. Kane se sacó de la manga su primer tanto a los veinte minutos de juego. Apareció para recibir en tres cuartos, se separó de su marca yendo de espaldas a portería y entonces se giró y comenzó a avanzar hasta una posición más centrada todavía fuera del área. Lo que ni el guardameta del Everton Joel Robles ni casi ninguno de los presentes esperaban es que, desde esa posición tan lejana, Kane fuera a disparar a portería. Y eso fue exactamente lo que hizo. El potente tiro entró por el perfil izquierdo y automáticamente reafirmó su status de gran delantero que puede marcar una época en el fútbol inglés.

El Tottenham de Mauricio Pochettino no estuvo a la altura en la Europa League, pero se ha recompuesto en la Premier League. Foto: Matthew Usher/Focus Images Ltd.
El Tottenham de Mauricio Pochettino no estuvo a la altura en la Europa League, pero se ha recompuesto en la Premier League. Foto: Matthew Usher/Focus Images Ltd.

El Tottenham estaba cómodo en el partido: dominaba la posesión del balón, recuperaba rápido tras pérdida sin dejarse sorprender en las transiciones y tenía llegadas. Lo que les faltaba era un nuevo gol que pudiese encaminar la victoria. Acabaría llegando tras un error del Everton en la salida de balón. Mousa Dembélé —muy acertado en todo el partido— robó en las inmediaciones del área rival y Kane finiquitó con una buena definición.

Ya en una fase tardía del encuentro, Koeman movió fichas —el equipo que había alineado inicialmente tenía hasta tres mediocentros de perfil defensivo— y el Everton comenzó a reaccionar. Lograron recortar distancias a falta de diez minutos con un tanto de Romelu Lukaku, segundo máximo anotador de la competición con un gol menos que Kane, a pase de Kevin Mirallas (entrado desde el banquillo). Parecía que se venían unos minutos finales cargados de emoción —algo muy propio del fútbol inglés— en los que el Everton iba a perseguir el empate con todo, pero el partido tampoco se alteró en exceso.

El Tottenham evitó cualquier susto final con un gol de Dele Alli ya en el descuento. Habían provocado una falta lateral y Harry Winks (entrado desde el banquillo), más listo que nadie, la sacó rápido poniendo un centro que cogió a la zaga rival despistada. Alli remató con éxito y, tras celebrarlo con sus compañeros, se abrazó en la banda con un jubiloso Pochettino. Los aires de festejo, no obstante, se verían interrumpidos por unos instantes, ya que el Everton marcaría el 3-2 acto seguido. También fue una acción a balón parado. El centro de Barkley desde lejos llegó al área, donde encontró la bota de Enner Valencia (entrado desde el banquillo). Pero ya era demasiado tarde para los de Toffees.

Incidencias:

-Jan Vertonghen abandonó la zona mixta con prisa, pero no se marchó sin antes dar una memorable entrevista a la tele del club.

-En la celebración, Kane y Alli protagonizaron un indefinible saludo. Juzguen ustedes mismos.

-El tiempo varió tanto como el marcador: empezó a llover, después salió el sol, volvió a llover, luego de nuevo salió el sol…

-En el descanso sirvieron una de las mejores pies que un servidor ha probado en lo que va de temporada. Aunque quizás no estaba a la altura de la inigualable pie de Morecambe 2014.

Foto de portada: Daniel Hambury/Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*