Un Arsenal que vuelve a creer

Danny Welbeck of Arsenal during the Barclays Premier League match against Manchester United at the Emirates Stadium, London
Picture by Andrew Timms/Focus Images Ltd +44 7917 236526
22/11/2014

Al Leicester debió de quedarle la sensación de que su derrota en el Emirates venía acompañada de la más venenosa de las crueldades. Al Arsenal, sin embargo, le estaba sucediendo lo mismo justo antes del gol de Welbeck: “¿De verdad no vamos a ganar este partido? ¡No se puede creer que no lo ganemos!”, pensaría Wenger cuando Schmeichel le sacó una mano imposible a Giroud pocos minutos después de que Mertesacker no llegara a rematar por escasos centímetros desde una posición privilegiada, o de que Alexis mandara el balón a la grada pese a que la jugada fabricada por sus compañeros lo había dejado en una situación óptima. No es que la remontada se viera venir: es que no se comprendía cómo estaba tardando tanto en llegar. Al Leicester, que posee atributos fabulosos y futbolistas deslumbrantes (Mahrez, Kanté, Vardy), le ha acompañado también la fortuna en algunos encuentros concretos en los que sacó más de lo que mereció (en el campo del Tottenham, por ejemplo). Puntuar ayer en el Emirates habría tenido mucho más que ver con este aspecto incontrolable que con la consecuencia de una hipotética superioridad -o incluso de un equilibrio de fuerzas-.

Escribe Sergio Santomé que el partido de ayer en Londres alimenta los sueños de los “foxes” por lo competitiva que fue su prestación. Lo fue; es indudable. Pero más alimenta aún la esperanza de un Arsenal que lleva ya casi doce años sin ganar la Premier y que recordó a ese mismo equipo que en la final de la FA Cup de 2014 aprendió a ganar. La generación de Ramsey (y es la suya porque fue él el que emergió aquella tarde y el que encarna mejor los atributos de un neowengerismo que no se asocia ya con la fatalidad sino que inclina balanzas hacia su lado cuando la tierra tiembla y el pánico cunde) se situó a dos puntos del liderato con doce partidos por jugarse y reduciendo tres unidades con el líder a base de persistir y persistir, de no desesperarse pese a que había motivos para sospechar que la pelota no quería entrar y que la literatura de la épica deseaba seguir escribiendo las heroicidades del invitado a la pelea por el trono más insospechado desde que la liga inglesa se llama Premier League.

El Leicester puede y quiere soñar

El Arsenal acabó ganando porque fue mejor en el global del partido y especialmente a partir de una superioridad numérica provocada por el ritmo frenético con el que inclinó el campo tras verse 0-1 abajo en el marcador. Le ayudó que Ranieri decidiera sustituir a Mahrez cuando se quedó sin Simpson y debió recomponer la línea defensiva. El argelino no es el más idóneo para ayudar a defender cuando sabes que vas a encerrarte y necesitas compromiso de todos tus jugadores, pero no tenerlo como amenaza también permitió al equipo de Wenger incorporar a los laterales como si no existiera el mañana. Dejó de intimidar el líder cuando el mejor jugador de la Premier League se marchó caminando hacia el banquillo. Y asistió desde allí a un espectáculo arrollador que no debió ser de su agrado. Que encima fuera Welbeck el autor del 2-1 aún acentuó más el efecto psicológico de un gol que puede ser recordado durante muchos años como el punto de inflexión de la temporada 2015-16 en la Premier League. El Arsenal no sólo sumaba puntos. También recuperaba a un guerrero más para su causa. A un goleador que ya sabe lo que es ser campeón. Y esto no es poca cosa.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

3 comments

A ver si recupera pronto la forma Alexis, porque desde que volvió está fatal. Y, sobre todo a ver si recuperan lesionados como, sobre todo, Cazorla porque la acumulación de partidos de los mismos 13/14 empezará pronto a cobrarse el peaje. Creo que si no sufre bajón, el Leicester sigue siendo favorito (si no me equivoco el calendario les es favorable y sólo les queda la liga), pero ahora esto es cosa de tres. Al menos durante el próximo mes no veo al City recuperando su desventaja. (Fdo. Obviamente, un Gunner )

Uf, veo ahora que Koscielny está lesionado también, lo mismo que Paulista con “no return date”. Quizás sea más problemático en las copas que en la liga, pero vaya…

Deja un comentario

*