Un cambio en el banquillo

Marko Arnautovic of Stoke City celebrates scoring the first goal against Chelsea during the Barclays Premier League match at the Britannia Stadium, Stoke-on-Trent.
Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072
07/11/2015

Antes de la victoria del Stoke ante el Chelsea (1-0), la noticia más destacada fue la situación de José Mourinho y su ausencia en el banquillo visitante. En realidad, fue una sanción de la FA y no una decisión tomada por la dirección del Chelsea que dejó a Mourinho viendo su equipo desde una habitación de hotel. No obstante, la séptima derrota en la Premier es el tipo de resultado que puede convertir la ausencia de Mou en una medida permanente.

Como en la derrota en casa contra el Liverpool la semana pasada, el Chelsea empezó de una forma prometedora. Pedro, de vuelta después de tres semanas de baja, dio al once del Chelsea más equilibrio ofensivo. La introducción del español en lugar de Oscar junto a Eden Hazard y Willian significó que, en cambio de tres jugadores que preferirían jugar como ‘10’, los blues tuvieran un futbolista cómodo atacando desde la banda. Este cambio permitió que Hazard, el ganador de tantos premios individuales la temporada pasada, disfrutara de más espacio en el mediocampo. El potencial de esta modificación táctica se mostró en el 3’ cuando Pedro combinó con Hazard para crear una ocasión de gol para el belga, pero no forzó una parada de Jack Butland. Sin embargo, la presencia del exjugador del Barcelona en el campo pudo haber sido efímera si no fuera por la clemencia del colegiado cuando sus tacos contactaron con la cara de Erik Pieters de manera muy temeraria. Al fin y al cabo, la situación terminó en una falta y una camiseta nueva para el neerlandés ensangrentado, pero una reacción más melodramática del lateral podría haber provocado una decisión más extrema del árbitro.

Esta semana, el inicio positivo no se tradujo en un gol para el Chelsea, y el Stoke empezó a jugar como un equipo reconociendo la débil confianza de su rival. Glen Johnson, que militó en el Chelsea entre 2003 y 2007, se incorporó en los ataques de su equipo actual. Recibiendo un pase de Bojan, el internacional inglés disparó con la zurda, pero Asmir Begović, otro jugador que se enfrentaba a su club anterior, lo frustró. Xherdan Shaqiri, jugando como parte de un trío impresionante de centrocampistas ofensivos con Marko Arnautović y Bojan, generó problemas por la banda de Baba Rahman, el lateral izquierdo del Chelsea. Pasando por delante del defensa ghanés, el suizo centró hacia Jon Walters, pero el irlandés no consiguió enviar su cabezazo al arco.

Xherdan Shaqiri fue un problema para Baba Rahman. Foto: Focus Images Ltd.
Xherdan Shaqiri fue un problema para Baba Rahman. Foto: Focus Images Ltd.

Finalmente, la lata se abrió siete minutos después del intervalo. Glen Johnson, incorporándose otra vez en la banda derecha, se escapó de Rahman y recibió un pase preciso de Shaqiri. El lateral buscó a Walters en el centro, pero la pelota acabó a los pies de Arnautović y el austríaco marcó de media tijera. Fue un gol espectacular, pero, en el contexto de la temporada, poco sorprendente.

Con la moral hundida, al Chelsea le costó mucho trabajo responder. Hazard, tan decepcionante en las últimas semanas, intentó liderar de nuevo a su equipo, pero no logró aportar una solución a los problemas ofensivos del conjunto londinense. El Stoke defendió con disciplina, mientras el Chelsea trazó alguna jugada creativa. Ya jugó a un nivel inferior al de la temporada pasada, pero paulatinamente mejoró. Aun así, como suele ocurrir con los equipos en mal momento, la suerte le abandonó. Pedro envió un tiro al poste con la zurda y después de un taconazo de Oscar, introducido como suplente, el disparo de Hazard se marchó desviado. Luego, solo minutos después de entrar en el césped, Loïc Rémy se encontró solo ante Butland. El delantero intentó evitar el portero, pero tropezó y salió trastabillado por el contacto. Cuando parecía más fácil caerse, el francés permaneció de pie, pero su disparo se marchó fuera. Esta ocasión fue la antítesis del Chelsea de 2014/15. Remy no marcó, algo que hizo su equipo con frecuencia en la primera mitad de aquella temporada. Además, al no provocar un penalti cuando tuvo la ocasión, el delantero no mostró el instinto asesino que caracterizó los últimos meses de aquella campaña. Remy se comportó de manera muy admirable, pero ahora mismo su técnico no necesita hidalguía, necesita ganar.

El Chelsea llegará al parón solo tres puntos por encima del descenso. Foto: Focus Images Ltd.
El Chelsea llegará al parón solo tres puntos por encima del descenso. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

3 comments

¿Como podeis decir que Mourinho no va a seguir en el Chelsea? No os da vergüenza? Es lamentable que algunos medios hagáis campaña para que se vaya. Basta ya, es el mejor entrenador que ahí aunque os duela. Haber si sois mas objetivos porque vaya periodismo… Viva Mourinho¡¡

Se escribe a ver*, como quieres ser tomado en serio si escribes asi… Mourinho es un gran entrenador si, pero sus jugadores no responden, el poco puede hacer. Aunque se fuera creo que la situacion cambiaria poco, salvo que llegaran refuerzos que de verdad mejoren el equipo, no los que se han hecho hasta ahora.

Deja un comentario

*