Un Chelsea familiar

Willian of Chelsea celebrates after scoring to make it 2-1 during the UEFA Champions League match at Stamford Bridge, London
Picture by Alan Stanford/Focus Images Ltd +44 7915 056117
04/11/2015

La clave del éxito del Chelsea de la temporada 2014-15 fue la consistencia y regularidad de su once inicial. Once jugadores fueron titulares en 23 o más partidos de Premier, con tres (Branislav Ivanović, John Terry y Eden Hazard) disputándolos todo. Contra el Newcastle, Guus Hiddink optó por empezar con 10 de aquellos protagonistas y cada línea de su equipo rindió al nivel de la primera vuelta del curso pasado en el triunfo por 5-1 contra un rival que acabó el día en los puestos de descenso.

Defensa

Tras la grave lesión sufrida por Kurt Zouma frente al Manchester United, Hiddink apostó por una defensa formada por Ivanović, Gary Cahill, Terry y César Azpilicueta. La seguridad en la zaga que asentó el éxito de la temporada pasada regresó. En realidad, el ataque del Newcastle no representó una amenaza significativa para los blues, pero en las pocas situaciones de peligro que tuvo que afrontar, el Chelsea defendió con solvencia. Sin demasiado trabajo atrás, ambos laterales también consiguieron incorporarse al ataque con asiduidad: Azpilicueta firmó una buena asistencia en el quinto gol del encuentro, que a la postre fue el primero en liga para Bertrand Traoré. 

Centro del campo

Los ocupantes más habituales del doble pivote del Chelsea, Cesc Fàbregas y Nemanja Matić, no han tenido una temporada excesivamente tranquila, ni mucho menos. Ambos han sido objeto de las críticas más duras en los peores momentos de la etapa Mourinho; pero a las órdenes Hiddink están recuperando la forma y acercándose poco a poco a su mejor nivel. Matić protegió bien a su defensa, permitiendo que Fàbregas, frecuentemente criticado por su trabajo sin la pelota, mostrara su calidad con el balón en los pies. Liberado de grandes responsabilidades defensivas, el catalán controló el mediocampo con confianza y materializó un pase brillante para que Pedro firmase el cuarto gol, ya en el segundo tiempo.

Ataque

Respaldado por una defensa muy segura, el cuarteto ofensivo del Chelsea jugó con imaginación y destapó el tarro de las esencias. Willian y Diego Costa solo tardaron cinco minutos en colaborar para abrir el marcador. El mediapunta brasileño encontró a su colega dentro del área y Costa envió la pelota a la red. Intercambiando pases y posiciones con rapidez, los atacantes del Chelsea no necesitaban la ayuda del rival para incrementar la renta; pero la recibirían solo cuatro minutos después. Rolando Aarons envió el esférico directamente a Pedro y, dejando atrás a Daryl Janmaat, el español marcó el primero de sus dos goles con la zurda. El dúo que produjo el primer gol también sería clave en el tercero. En esta ocasión fue Diego Costa el asistente, encontrando a Willian para que el máximo goleador de los blues sellase la victoria en los primeros veinte minutos. Después de anotar por primera vez esta temporada en Copa contra el MK Dons hace dos semanas, Hazard actuó con más libertad, jugando principalmente por la banda derecha. Es cierto que desperdició la oportunidad de ponerle la guinda al pastel con un remate fallado tras recibir un pase majestuoso de Cesc dentro del área, pero su buena actuación en líneas generales es bienvenida tras meses rindiendo por debajo de su nivel.

Este Chelsea más familiar, parecido al equipo que levantó el título de liga la temporada pasada, ha escalado posiciones hasta auparse a la mitad de la tabla, pero hay señales inequívocas de que no permanecerá en esta zona mucho tiempo.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*