Un obús de Jagielka rescata al Everton

Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072
18/01/2014
General view of Anfield, home of Liverpool, before the Barclays Premier League match against Aston Villa, Liverpool.

El derbi de Merseyside se ha ganado una merecida fama como uno de los grandes derbis del fútbol mundial: por ambiente, por historia y por nivel. Su última edición, la de este sábado, congregó al equipo de Brendan Rodgers y al de Roberto Martínez, y tuvo su colofón en el tiempo de descuento con un desenlace duro para los locales y eufórico para los visitantes. Esta edición de septiembre de 2014 será recordada durante bastante tiempo como el derbi de Merseyside del obús de Phil Jagielka.

Artículo relacionado: Cuatro cosas que sólo se vieron desde Anfield

Rodgers opta por un 4-2-3-1 y Martínez recurre a Lukaku en el costado derecho

Resultó novedoso que Brendan Rodgers optase por un 4-2-3-1 que aún no habíamos visto esta temporada. La realidad dice que emplear este esquema tan solo requiere una pequeña modificación con respecto al más habitual del Liverpool (4-3-3 con un mediocentro y dos interiores). La variación pasa por adelantar una de las tres piezas del mediocampo y juntar a las dos restantes casi en paralelo. Eso hizo Rodgers: otorgarle a Adam Lallana la media punta y alinear por detrás a Steven Gerrard y a Jordan Henderson como doble pivote. Todo esto quizás condicionado por el hecho de que el técnico norirlandés no podía contar con Joe Allen y Emre Can, ambos baja por lesión, dos candidatos a ocupar el rol de interior. Rodgers confió en Lallana y el internacional inglés, que ya había tenido una participación notable la semana pasada en la visita al campo del West Ham, respondió a esa confianza con una actuación digna a opositar al premio de ‘mejor jugador del partido’. Otro candidato importante es Tim Howard, que viajó a Anfield con la confianza algo mermada tras varias actuaciones discretas pero que salvó en varias ocasiones a los toffees.

Igualmente novedosa fue la apuesta de Roberto Martínez para el derbi de Liverpool con una alineación marcada por la introducción del bosnio Muhamed Besic, casi inédito hasta ahora en la temporada, en el mediocampo junto a Gareth Barry y James McCarthy. Alineación marcada por ese coloquialmente conocido como ‘trivote’ y por la presencia de Romelu Lukaku en el costado derecho del ataque toffee, repitiendo así Roberto una fórmula que tan buen resultado le había dado en un par de ocasiones frente al Arsenal. Las diagonales del ariete belga partiendo desde la banda y su uno contra uno ante Alberto Moreno eran una de las premisas principales del técnico español. Una clave que esta vez no funcionó en Anfield. Encuentro muy discreto de Lukaku, bien controlado por Moreno y alejado del área.

Liverpool vs Everton - Football tactics and formations

Disposición táctica inicial en el Liverpool-Everton (Infografía: Share My Tactics)

El partido presentaba un escenario en el que los duelos en las bandas se antojaban fundamentales. Se pueden enumerar cuatro: el de Lukaku contra Moreno, el de Mirallas (y Baines) contra Manquillo; el de Sterling (y Moreno) contra Hibbert y el de Markovic contra Baines. Lukaku estuvo bien controlado por el Liverpool, su compatriota Mirallas se marchó pronto lesionado, Baines no tuvo su mejor día y quien sacó más provecho de su duelo fue un tal Raheem Sterling, que a sus 19 años no le tiene miedo a nada, ni a ningún tipo de escenario. Su descaro a la hora de jugar es una constante, algo que siempre está siempre. Lo comprobó el veterano Hibbert en Anfield hasta tal punto que Martínez se vio obligado a sustituir al defensa inglés en el último cuarto de hora por un canterano de 19 años (Browning).

Destacó Sterling en ataque, el previamente mencionado Lallana, pero también Jordan Henderson en la medular, zona que controló el centrocampista inglés. Buen partido de Henderson, uno de los representantes de la nueva hornada de la selección inglesa, ante uno de los representantes de la selección de los últimos años: Gareth Barry. Mala tarde de Barry, impreciso en la distribución de balón, con un par de errores costosos que dieron lugar a pérdidas peligrosas.

La reacción del Everton en la segunda mitad no fue en ningún caso impetuosa, como tampoco estuvo demasiado activo en la pizarra Martínez, más ocupado en solventar problemas defensivos (el tema Browning-Hibbert), que ya había realizado una sustitución (McGeady por Mirallas) por lesión en el primer tiempo y que acabó recurriendo a Samuel Eto’o, sin apenas tiempo para que el camerunés tuviese incidencia en el encuentro.

La incidencia la tuvo Phil Jagielka, que sorprendió con el disparo soñado: por su potencia, por su colocación y por su timing. Jagielka se ha ganado ser recordado como el autor de un golazo en un derbi de Merseyside que igualó el Everton tras haber sido inferior al Liverpool, a un Liverpool muy serio y disciplinado en el que la clase del legendario Steven Gerrard volvió a brillar en un excelso lanzamiento de falta. El comportamiento defensivo exhibido por los locales en Anfield ha de ser la línea a seguir en sus próximos compromisos.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

5 comments

Increíble gol de Jagielka que da al Everton un punto, en mi opinión, inmerecido tras el control casi absoluto del partido por parte de los ‘reds’ en la segunda parte.

Quiero tener el agente de Balotelli. O la prensa. En ninguna liga ha marcado más de 14 goles, pero ojo, le metió 2 a Alemania y tiene mucho talento. Sin mencionar su golazo desde fuera del área de cada temporada-

15 minutos iniciales del Liverpool poniendo contra las cuerdas al Everton. Un posible penal y un penal claro (que no entiendo como no pueden marcar algo así). Howard de héroe. Luego el Everton adelanto lineas, subió a laterales y saco pelotazos a Lukaku para salir del agobio. Eso para mi fue la clave hasta el tiro libre de Steve G, el fallo de Balotelli y el g-o-l-a-z-o de Phil.

Partidazo de Lallana, sublime. Juega a otro ritmo y decepcionante Markovic, hay que esperar a que se adapte a Inglaterra y a la liga en mi opinión. Y para mi lo que le falta al Liverpool es que se recuperen los lesionados. Solo a Johnson ó Flanagan por Manquillo. Y luego creo que probara el 4-3-1-2 con Can – Gerrard – Henderson; Coutinho ó Lallana, arriba puede ser Balotelli y Sturridge ó Sterling por Mario. En fin, con Emre y Sturridge hay mas variantes por supuesto.

Deja un comentario

*