Un triunfo agridulce

Danny Welbeck of Arsenal celebrates with Alexis Sanchez and Alex Oxlade-Chamberlain after opening the scoring against  Galatasaray during the UEFA Champions League match at the Emirates Stadium, London
Picture by John Rainford/Focus Images Ltd +44 7506 538356
01/10/2014 of Arsenal and y of Galatasaray during the UEFA Champions League match at the Emirates Stadium, London
Picture by John Rainford/Focus Images Ltd +44 7506 538356
01/10/2014 of Arsenal and y of Galatasaray during the UEFA Champions League match at the Emirates Stadium, London
Picture by John Rainford/Focus Images Ltd +44 7506 538356
01/10/2014

El Arsenal goleó al Watford por 4-0, pero entre la diversión había un sabor agridulce en el Emirates. La excelente actuación de los pupilos de Arsène Wenger representó un recordatorio de oportunidades desperdiciadas. De hecho, fue un duelo en casa contra el Watford el que puso fin a las aspiraciones de los gunners en la FA Cup en marzo. En cambio, esta vez parecía casi increíble que el equipo en negro pudiera derrotar a su rival en cualquier competición. El Watford fue inepto y el Arsenal, excelente.

En aquel choque de copa, el Arsenal tardó en perforar la portería y cuando tenía pocos minutos para darle la vuelta al resultado, Danny Welbeck marcó en los últimos minutos. En liga, Alexis Sanchez abrió el marcador en el minuto 4 y su equipo nunca miró atrás. Alex Iwobi, que marcó su primer gol en la Premier contra el Everton en la ultima jornada, centró y Alexis convirtió el rebote con facilidad. Y la combinación Iwobi-Sanchez produjo un segundo gol antes del intervalo. El chileno escapó de Étienne Capoue en la banda derecha y encontró al joven nigeriano dentro del área. El remate, como su buena actuación general, fue típico de un jugador acostumbrándose bien a su nuevo papel en el primer equipo.

Los de Quique Sánchez Flores, tan impresionantes en la primera parte de la temporada, han sufrido en la liga desde finales del 2015. Con el Arsenal disfrutando del control total del choque, el madrileño retiró a dos figuras cruciales de aquellas victorias, Capoue y Odion Ighalo, antes del inicio de la segunda mitad. Sin embargo, tres minutos después de la reanudación, el Arsenal anotó por tercera vez, arrasando los planes de Flores y acabando con las esperanzas de su equipo. La superioridad absoluta del Arsenal permitió que Héctor Bellerin ocupara una posición ofensiva casi permanente en la banda derecha y fue su disparo desviado que resultó el tercer tanto de su equipo. El partido se convirtió en una exhibición de las capacidades futbolísticas del Arsenal. Sanchez y Özil intercambiaron pase tras pase, burlándose de su rival indefenso. La entrada fuerte de Allan Nyom sobre Özil, por la que recibió una tarjeta amarilla, fue un aviso que el Watford no aceptaría su humillación sin réplica.

En los momentos finales, el Arsenal aumentó la ventaja de nuevo. Özil envió un maravilloso pase aéreo a Joel Campbell. El costarricense centró y Theo Walcott desvió la pelota a la red. El ingles marcó, pero el hecho de que solo entró por Iwobi en el 74’ con el resultado ya sellado debe representar un aviso de su situación actual en los pensamientos de Wenger y, tal vez, Roy Hodgson. En el año de la Eurocopa, hay jugadores en la plantilla del Arsenal, Alex Oxlade Chamberlain y Olivier Giroud incluso, que, a diferencia de su equipo, ya tienen mucho en juego.

El Arsenal ganó sin problemas, pero esta temporada no ha transcurrido sin dificultades. En realidad, esta victoria recordó no solo aquella derrota decepcionante contra el Watford, sino también un fracaso mayor. El once con el que salió el Arsenal se parecía a uno campeón, pero en realidad solo un desplome espectacular del Leicester y el Tottenham le daría una posibilidad de completar su objetivo. En el eje de la defensa, el actual dúo preferido de Gabriel Paulista y Laurent Koscielny estuvo firme y autoritario. En el centro del campo, Francis Coquelin y fichaje reciente, Mohamed Elneny, aportaron la estabilidad fundamental en un equipo exitoso. En ataque, la combinación entre la calidad técnica de Özil y la rapidez y imaginación de Alexis y Iwobi rindió de forma maravillosa. Una buena victoria, pero probablemente una victoria en vano.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*