Una semana que refleja una temporada

Pep Guardiola manager of Manchester City during the Premier League match at Selhurst Park, London
Picture by Liam McAvoy/Focus Images Ltd 07413 543156
19/11/2016

Tras una dolorosa eliminación europea en Mónaco, llegaba el Manchester City a su crucial partido frente al Liverpool con la necesidad de obtener un buen resultado para recuperar sensaciones positivas y para afianzar su clasificación de cara a la próxima edición de la UCL, sin necesidad de disputar una siempre peligrosa fase previa.

La eliminación europea: una cuestión de detalles

Los de Manchester habían recibido muchas críticas por su partido en el Louis II, donde disputaron unos de los peores 45 minutos de la temporada, en una primera parte en la que fueron ampliamente superados por el equipo de Jardim, y donde nunca dieron muestras de ser el equipo atrevido y dominador que conocemos.

No obstante, el equipo de Pep reaccionó en el segundo tiempo, se adueñó del balón y tuvo en sus manos la clasificación ya que a punto estuvo de empatar a dos el choque. Tal como sucedió en el partido de ida -donde el Mónaco pudo sentenciar antes de derrumbarse y acabar encajando cinco goles-, la eliminatoria se decidió por detalles y el acierto en las áreas al que tanto se ha referido Guardiola durante la temporada.

Manchester City – Liverpool: las claves del partido

Presión alta de inicio

En el partido de ayer en el Etihad, ambos conjuntos salieron a presionar arriba para evitar la salida limpia de su adversario. El City lo hacía con Agüero y Silva tapando la salida de los centrales, mientras que Sterling y Sané esperaban a sus respectivos laterales.

foto-1-city
Presión alta del Manchester City sobre la salida de balón del Liverpool. Infografía: Sharemytactics.

Por su parte, el Liverpool, debido a la mayor variedad de alternativas del City en su salida desde atrás, necesitaba de sus tres atacantes -Mané, Firmino y Coutinho- para cerrar la salida con la primera línea de recepción rival, además de adelantar a sus tres centrocampistas -Lallana, Wijnaldum y Can- para cerrar la segunda línea de recepción.

Presión alta del Liverpool sobre la salida de balón del Manchester City. Infografía: sharemytactics.
Presión alta del Liverpool sobre la salida de balón del Manchester City. Infografía: sharemytactics.

El Liverpool lo solventó jugando directo sobre Firmino o Mané y buscando la segunda jugada. Por su parte el City insistió y acabó encontrando a los hombres libres para salir limpio desde el atrás -asumiendo algunas pérdidas de balón por la falta de precisión de su triángulo interior: Touré, De Bruyne y Silva-.

El factor Silva

No en pocas ocasiones ha destacado Pep Guardiola el papel del canario en su equipo. Ayer David volvió a ser clave. Su posicionamiento, prácticamente como un claro media punta con libertad para recibir entre líneas a ambos lados de Emre Can, desordenó la organización defensiva de los de Klopp -ya que obligaba a sacar a un central de la línea defensiva- y le permitió encontrar penúltimos pases a la espalda de la defensa a los desmarques de Sané y Sterling, lo que resultó esencial para que el City acabara generando la cantidad de llegadas de las que dispuso -a pesar de que le volvió a fallar el acierto de cara a gol-.

Infografía: Sharemytactics.
Organización ofensiva del Manchester City. Infografía: Sharemytactics.

Defender en campo propio, un problema mayúsculo para el City

Lo mencionó el técnico catalán tras el partido: “ponemos a tantos jugadores de ataque para generar ocasiones, marcar goles y tratar de cerrar el partido, para luego controlar el juego. Pero cuando fallamos tantas ocasiones y no lo cerramos, sufrimos en defensa”. Y así había sucedido. Cuando el City era capaz de acumular pases en campo rival, juntando sus líneas hacia delante, la transición defensiva mediante una rápida contrapresión tras pérdida surtía efecto y provocaba que los citizens recuperaran el balón enseguida.

En cambio, cuando el Liverpool era capaz de hacerse con el balón en campo rival, los de Pep sufrían mucho -tal como sucedió el pasado martes en Mónaco, donde no consiguió tener la posesión del balón en toda la primera parte y tuvo que defender en su propia mitad de campo-. Como hemos comentado, el City trataba de impedir la salida desde atrás del Liverpool mediante la presión de Agüero y Silva sobre Matip y Klavan, y de hecho lo consiguió. A pesar de intentarlo, los reds tuvieron que acabar jugando directo y en largo sobre Firmino. Sin embargo, en muchas ocasiones eran capaces de hacerse con el balón en la segunda jugada e iniciar el ataque posicional a partir de ella. Ahí empezaban los problemas para el conjunto skyblue.

Liverpool manager Jurgen Klopp prior to the Premier League match at the Stadium Of Light, Sunderland Picture by Christopher Booth/Focus Images Ltd 07711958291 02/01/2017
Los de Klopp salieron en recurrentes ocasiones en largo, buscando el juego directo sobre Firmino. Foto: Focus Images Ltd.

Touré y De Bruyne se encontraban en inferioridad numérica respecto a Can, Wijnaldum, Lallana e incluso Coutinho, debido a la posición más adelantada de Silva, que saltaba con Agüero a esa presión inicial. Además, los de Guardiola acumulaban hasta cinco jugadores -Sané, Agüero, Sterling, Silva y De Bruyne- poco preparados para replegarse a defender cerca de su propia área, y cuando lo hacen acaban cometiendo errores -pierden duelos individuales, abandonan la marca, dejan de ofrecer algunas ayudas defensivas, cometen faltas innecesarias…-. Y por ahí encontró el Liverpool en varias ocasiones el camino para generar peligro.

Repliegue del Liverpool tras el 0-1

A los cinco minutos de la reanudación, el Liverpool se encontró con un penalti de Clichy -que resbaló concediendo una espalda en un envío que se realizó sin ningún tipo de presión sobre el pasador por parte de los centrocampistas del City, evidenciando los problemas que acabamos de mencionar- que transformó Milner para poner por delante a su equipo. A partir de ese momento, los de Klopp renunciaron a seguir presionando sobre la salida del rival y se replegaron juntando sus líneas en campo propio en un 4-5-1, esperando para robar y salir rápido a la contra. Origi por Coutinho en el 73’ y Lucas Leiva por Firmino en el 89’ fueron los cambios del técnico alemán, que ya no modificó la estructura de su equipo ni la idea de seguir replegado para robar y correr.

Organización defensiva del Liverpool. Infografía: Sharemytactics.
Organización defensiva del Liverpool tras el 0-1. Infografía: Sharemytactics.

Cambio de dibujo en el City

En el minuto 65, Guardiola dio entrada a Sagna en lugar de Touré -que había sido amonestado y en su posición corría peligro de acabar viendo la segunda amarilla-, lo que llevó a Fernandinho de vuelta al medio campo. Kevin De Bruyne se abrió como extremo derecho -de sus botas salió la asistencia para el empate de Agüero-, Sterling pasó a jugar por dentro y muy cerca de Agüero, y del mismo modo Sané se acercó a jugar como segundo delantero junto al argentino -dejando el perfil izquierdo vacío para las incorporaciones de Clichy- mientras que Silva retrasó algo su posición para acercarse a Fernandinho y encargarse de la construcción del juego.

A pesar del gol del empate, el cambio de posicionamiento citizen generó dos problemas:

Por una parte, el equipo tendió a ser muy largo con lo que cada pérdida suponía la posibilidad de desarrollar contraataques muy claros por parte del Liverpool, que encontraban prácticamente como único obstáculo a Fernandinho. Por otra parte, Sterling pasó a ocupar una posición en la que apenas pudo participar del juego y su desequilibrio y desborde -factor diferencial del ataque de su equipo- desapareció. La idea de juntar a Sané y a Sterling con Agüero, flanqueados por Silva en ese diamante que señaló vehementemente Guardiola desde la banda, respondía a obtener una mayor presencia en zonas de finalización ante los centros de De Bruyne desde el costado derecho. Sin embargo, el ratoncito Sterling pareció encontrase algo desubicado.

Patrick Roberts of Celtic (left) looks to find a way past Gael Clichy of Manchester City during the UEFA Champions League match at the Etihad Stadium, Manchester Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420 06/12/2016
Clichy no acabó de aprovechar el espacio que dejó libre la nueva posición de Sané. Foto: Focus Images Ltd.

Sorprende que se le dejara de tener en cuenta para ocupar el extremo izquierdo. Con la nueva posición de Sané, el flanco izquierdo del ataque sky blue no tuvo presencia -ya que Clichy apenas explotó su vocación ofensiva con esta nueva organización en ataque de su equipo-, lo que facilitaba las tareas de basculación y cierre de pasillos interiores por parte de la línea defensiva de los reds. Además, al ser Clichy el único jugador claramente ubicado en el lado izquierdo y quedando Sané tan lejos para una posible ayuda, abrió una posibilidad de percutir en situaciones de dos contra uno que el Liverpool no acabó explorando. Quizá Sterling le podría haber dado a su equipo amplitud por el costado izquierdo, dificultando la tarea de los defensores rivales, asumiendo una posición más natural y más acorde a sus características de desborde, y pudiendo estar en disposición de ofrecer ayudas defensivas a Clichy cuando la situación del juego así lo requiriera.

Organización ofensiva del Manchester City a partir del 65’. Infografía: Sharemytactics.
Organización ofensiva del Manchester City a partir del 65’. Infografía: Sharemytactics.

Nuevo cambio de organización ofensiva de Pep

Se le hizo eterna al técnico de Santpedor la espera para dar entrada a Fernando en lugar de Sané en el 83’ -de hecho, con el cambio preparado, el City sufrió varias contras que a punto estuvieron de costarle el partido-. Al percatarse de riesgo que asumía el equipo al estar tan separadas sus líneas, Pep decidió dar entrada al centrocampista brasileño para no perder lo que había logrado empatando el partido. De nuevo movió las piezas: Fernando ocupó la posición de medio centro, Fernandinho la de interior izquierdo, Silva siguió jugando por dentro para intentar servir penúltimos pases, De Bruyne siguió pegado a la banda derecha, mientras que Sterling pasó a ser definitivamente el segundo delantero junto al Kun. De este modo, le siguió faltando al City amplitud ofensiva por el lado izquierdo, en cambio Fernandinho pasó a ofrecer mayor fiabilidad defensiva por ese flanco, que durante tantos minutos estuvo únicamente protegido por Clichy.

Organización ofensiva del Manchester City a partir del 83’. Infografía: Sharemytactics.
Organización ofensiva del Manchester City a partir del 83’. Infografía: Sharemytactics.

Al final, reparto de puntos en un partido con muchas alternativas, donde lo mejor del City -su vocación ofensiva y su capacidad para generar ocasiones- fue al mismo tiempo y como hemos observado a lo largo de la temporada, su talón de Aquiles -por su incapacidad anotadora y por su fragilidad defensiva cuando no tenía el balón-.

La temporada del City en dos momentos

Nada más lejos que tratar de resumir más de ocho meses de competición en dos efímeros suspiros. El rendimiento del Manchester City a lo largo de la temporada tiene muchísimos matices y circunstancias que se deben analizar. Sin embargo, hay dos momentos en dos partidos distintos que reflejan el desarrollo de la temporada de los de Guardiola. En primer lugar, el remate fuera de Kevin De Bruyne en boca de gol frente al Chelsea que hubiera supuesto el 2-0 y prácticamente la sentencia en el six pointer del pasado diciembre –y que analizamos aquí en MI-. En segundo lugar, el mano a mano de Agüero ante Subasic en Mónaco que hubiera supuesto el 2-2 y casi con total seguridad la clasificación de los citizens para los cuartos de final de la Champions League.

Dos momentos, dos jugadas, que no sólo hubieran podido cambiar el resultado final de dichos partidos, sino que sirven de ejemplo para explicar el desarrollo de la temporada del City hasta día de hoy. Posibilidades de cerrar partidos desaprovechadas, sumado a una excesiva fragilidad defensiva, que acaban costando puntos decisivos contra rivales directos en demasiadas ocasiones. Si bien todavía queda mucho en juego -la clasificación directa para la UCL y la semifinal de la FA Cup frente al Arsenal en Wembley que podría abrir el camino hacia el primer título de Guardiola en Inglaterra-, no hay duda de por dónde va a intentar reforzarse el técnico catalán de cara a la próxima temporada. Aguardaremos atentos como siempre.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

4 comments

En mi opinión el City debe buscar un central de primera linea le que permita apoyarse a Stones, tal y como lo hizo en el Everton con Jagielka , un mediocampista defensivo contrastante y me deja serías dudas si vale la pena esperar por Gundogan ya que se lesiona demasiado.

Este año gastaron 50 en Otamendi, el otro 40 en Mangala… y así todos los años. Es increíble que dispongan de tantos recursos y los desaprovechen de esta manera. Es un club nefasto en todos los sentidos, eso sí, para enseñar todo lo que no se debe hacer y como no se debe competir a las nuevas generaciones sí que es un ejemplo desde luego.

Hay excusas de Pep en argumentar que por poner tantos en funciones ofensivas despues sufren defensivamente. Y es excusas porque tanto en Barcelona como en Bayern tenia una postura igual o mas ofensiva en lo numerico y sin embargo ni remotamente le generaban la cantidad de situaciones que le generan casi todos los partidos y casi todos los rivales independientemente del poderio futbolistico de este. A mi entender es que si no recupera rapido, los volantes tienen cero vocacion e intensidad de recuperacion excepto del unico volante central (Fernandinho O Toure) que quedan totalmente expuestos ante el avance rival. Ademas la defensa no ofrece las garantias colectivas de seguridad. Para mi lo primero que deberia hacer es equilibrar jugando con doble cinco Fernandinho y Toure juntos sacrificando uno de los volantes ofensivos.

Me parece sorprendente que se pase por alto la mala temporada de Agüero. Bien es verdad que acumula una buena cantidad de goles esta temporada pero sus partidos frente a rivales “Importantes” han sido horribles y lleva un par de años así. Frente al Mónaco en la ida, su partido fue nefasto tapado por dos goles marcados en la segunda mitad. En la vuelta volvió a tener clarisimas ocasiones que mando al limbo, al igual que ante Liverpool, Chelsea, Everton, Totteham, etec… Gabriel Jesús un jugador de 19 años solo le hizo falta 1 partido para arrebatarle el puesto. Agüero es un gran jugador pero lleva ya mucho tiempo por debajo de su nivel y creo que en un equipo que se vuelca al ataque como el City de Guardiola necesita un delantero eficaz.

Deja un comentario

*