Una victoria que confirma

Liverpool Gerrard Focus

La celebración del segundo gol de Gerrard no fue casual, era un guiño al pasado. El capitán del Liverpool marcó el penalti y salió corriendo hacia uno de los córners, lugar donde estaba una de las cámaras de televisión, se acercó al objetivo y le plantó un beso ante la sonrisa del hombre que la sostenía. Hace cinco años hizo lo mismo: también en Old Trafford, también tras anotar un penalti y también en un partido que confirmaba a los reds como serios aspirantes a la Premier League. En aquel choque de 2009, el resultado fue de 1-4 con goles de Torres, Gerrard, Fabio Aurelio y Dossena, dando un señor golpe en el estadio en el que tenían que hacerlo, aunque al final el Manchester United aguantó la presión a la que le sometieron los de Rafa Benítez y ganaron la liga. El otro día, la cuenta oficial de twitter del Liverpool se preguntaba si ese triunfo fue uno de los más importantes en la historia del club en la era Premier League. Quizás ahora vuelven a plantearse la misma cuestión: esta victoria del Liverpool por 0-3 cambia una dinámica histórica -desde hace muchos años no se han sentido superiores a su gran rival (en 2009 no lo eran)- y los posiciona como serios candidatos al título a falta de dos meses de competición. Por el estadio, por la trascendencia del oponente, por el marco de rivalidad, por el momento de la temporada y por la superioridad absoluta.

gerrard focus Steven Gerrard: el Liverpool (Foto: Focus Images Ltd)

Que Gerrard no haya ganado ningún título de liga es uno de los mayores motivos de burla para todos los no aficionados al Liverpool pero, sobre todo, es la gran definición de cómo han sido los últimos 20 años para el equipo red, con pequeños paréntesis que no hace falta mencionar. Entre las principales razones por las que Gerrard nunca ha ganado una Premier League está la de que no ha tenido una plantilla acorde para ello, si exceptuamos el momento en que Xabi Alonso, Reina, Mascherano y Torres coincidieron en plenitud en Anfield. Sin embargo, incluso en ese momento el Manchester United (Cristiano, Rooney, Tévez, Giggs, Vidic) era muy superior. En la presente temporada, tanto Chelsea como Manchester City tienen, indudablemente, mayor calidad en el total de su plantilla y se puede discutir si Arsenal, Tottenham o Manchester United también están por encima, pues si este debate surge en agosto pocos esperaban el fantástico rendimiento de Henderson, de Sterling o de Flanagan.

“Haced que cada duelo cuente, que cada carrera cuente, que cada disparo cuente. De lo contrario os lamentaréis el resto de vuestras vidas. Mirad a nuestros aficionados, mirad cuánto significa esto para ellos. Significa el mundo entero. No los dejemos solos. Vamos a ser héroes”, Steven Gerrard, en el descanso de la final de Estambul. Milan 3-0 Liverpool.

Esta semana se publicó un artículo en The Guardian que venía a endulzar la figura de Gerrard a raíz de las declaraciones de Ferguson a comienzos de curso en las cuales aseguraba que el 8 del Liverpool no era un futbolista top. Hubo un detalle del texto en cuestión que me gustó de forma especial. El problema de Gerrard a lo largo de su carrera era la ansiedad: él no era peor que ninguno de sus rivales pero sus rivales tenían siempre dos o tres como él, así que no competía en igualdad de condiciones. Por esa ansiedad corría demasiado, era desorganizado, incluso Benítez lo mandó una vez al banquillo en el segundo tiempo diciéndole: “Tu problema es que corres demasiado por todos sitios“. Años después lo sentó de nuevo en otro partido contra el Everton porque “estaba jugando con demasiada pasión“.

Uno ve jugar a Gerrard en el actual Liverpool, en este 2014, y comprueba que hay poco de ese antiguo Gerrard salvo el liderazgo, la capitanía, la disciplina. Stevie G ya no ataca tanto, ya no llega tanto al área, ahora corre menos o, simplemente, corre diferente: se sienta por delante de la defensa y lanza balones con calma, en largo o en corto, como sabiendo que sigue siendo igual de bueno pero sin exhibirse, en silencio, con tranquilidad. Su actuación en Old Trafford, a punto de los 34 y cinco años después de aquel beso en la cámara, fue para guardar en vídeo y para decir, brazalete puesto, que no se quiere retirar sin un trofeo que merece.

¡Ya puedes descargarte la aplicación de MarcadorInt para iPhone! ¡Tendrás acceso a un podcast diario exclusivo para la App y a múltiples contenidos Premiumpodcasts individualizados de las competiciones más seguidas (Premier, Bundesliga, Serie A o Champions) y LiveTexts con el sello MI (Italia, Europa underground o Copa Libertadores)!

Related posts

3 comments

Un grande, que a ojos mios le a hecho mas grande el haberse mantenido fiel a unos colores por delante de titulos y lo que me parece mas admirable por delante del dinero.

Gerrard, como Totti, son dos gigantes, mas alla de ser jugadores de enorme calidad, por haberse mantenido fieles a los colores de su corazon, en un futbol tan mercantilizado… en mi opinión eso le suma mucho…

Deja un comentario

*