Unas horas más

Wes Morgan of Leicester City (left) is congratulated on scoring by Robert Huth of Leicester City (right) during the Barclays Premier League match at the King Power Stadium, Leicester
Picture by Andy Kearns/Focus Images Ltd 0781 864 4264
03/04/2016

En una entrevista de hace varios años, Luciano Becchio, por entonces delantero del Leeds, confesaba que el defensa más duro contra el que se había enfrentado era Wes Morgan. Cosas así no se olvidan. Lo decía después de haberse medido, como mínimo, a todos los centrales de la segunda y tercera división inglesa: el muestrario era amplio. Mucho tiempo más tarde, Becchio ha terminado contrato con el Rotherham sin apenas haber jugado, buscando quizás un nuevo equipo en el que terminar su carrera. Morgan, en cambio, sólo un mes más joven, toca con las manos el cielo del Leicester. Como jefe de la fortaleza de Claudio Ranieri, el defensa jamaicano ha disputado todos y cada uno de los minutos de esta Premier League. Y sus dos únicos goles -ambos, cómo no, con la cabeza- han llegado en el último mes, cuando los Foxes están a punto de cerrar la historia más increíble jamás contada.

El empate contra el Manchester United en Old Trafford (1-1) convertirá al Leicester en campeón de la Premier League si el Tottenham no gana al Chelsea el lunes.

Ranieri: “Nuestro partido fue bueno después del primer cuarto de hora. El United había empezado bien. Pero tenemos mucho corazón y sabía que antes o después íbamos a reaccionar. Y lo hicimos. En la primera falta, marcamos gol. Hemos sufrido mucho porque nos presionaban muy arriba. Sin Vardy fue muy difícil estirar su línea defensiva”.

El Leicester está sobreanalizado. No queda nada por descubrir. Conocemos sus virtudes, sus puntos débiles, el nombre de cada futbolista de la plantilla y lo que pueden aportar cuando saltan al campo. De los momentos que Vardy, Kanté y Mahrez han regalado ya hemos pasado a la participación de Schlupp, la presión de Okazaki y las incorporaciones de Simpson. Detalles menos llamativos todos ellos, por supuesto también importantes en según qué partidos, que sirven para acelerar el tiempo, calmar la tensión y aguantar hasta el día en el que, matemáticamente, lleguen a la meta. En Old Trafford se les presentó un nuevo reto. “Ha sido uno de nuestros mejores partidos de la temporada”, dijo Van Gaal, que elogió el rendimiento de los red devils y la jugada que dio origen al gol inicial de Martial. Ranieri reconoció que sufrieron mucho, muchísimo, y que sin Vardy no pudieron explotar sus virtudes. Con menos posibilidades de hacer daño -salvo cuando el balón le llegaba a Mahrez-, el Leicester tuvo que defenderse como mejor sabe: confianza ciega en Morgan y Huth, la pareja que nunca ha decepcionado a lo largo de la temporada. Estaban Fellaini y Smalling para los remates de cabeza, estaban Rashford y Martial para irse en velocidad, estaba Rooney para filtrar pases desde el centro del campo. Pero el Leicester supo comprimirse, como un winrar, y se hizo una bola en su área por donde no pasó ni el aire. Ranieri movió todas las piezas que podía permitirse mover (Mahrez, Schlupp, Okazaki, Albrighton o Gray ocuparon todas las posiciones posibles), pero no tocó nada de lo que le garantiza estabilidad: Kanté, Drinkwater, Morgan, Huth y Schmeichel.

Combinaciones
– El Tottenham necesita ganar los 3 partidos.
– Si el Tottenham gana todo, el Leicester debe sumar 2 puntos.

Leicester City manager Claudio Ranieri congratulates his players after the Barclays Premier League match at the King Power Stadium, Leicester Picture by Andy Kearns/Focus Images Ltd 0781 864 4264 03/04/2016
Claudio Ranieri y su plantilla (Foto: Focus Images Ltd)
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

Lo que va a hacer el Leicester es historia, es maravilloso. Y nos da una leccion a todos. Cualquier aficionado al futbol no seguidor de alguno de los otros 19 equipos de la premier debe alegrarse de que un grupo de futbolistas pueda demostrar que incluso en el surrealista mundo en el que vivimos aun se pueden escalar las montañas mas altas. Por mucho dinero que hayan costado. Un aplauso y a ver que tal el año que viene en la champions. Ojala no desmantelen el equipo

Deja un comentario

*