Van Dijk necesita apoyos

Virgil van Dijk (c) of Liverpool prior to the Premier League match at Anfield, Liverpool
Picture by Simon Moore/Focus Images Ltd 07807 671782
30/12/2017

El mercado de fichajes volvió a saltar por los aires a pocas horas de que se cerrase el año 2017. Esta vez no era un Anthony Martial, un Neymar, un Vinicius Junior o un Paul Pogba el que provocaba los clásicos titulares y las habituales reacciones acerca de lo loco que se ha vuelto el mercado y las desorbitadas cantidades de dinero que se han desembolsado recientemente. Normalmente cuando eso ocurría era porque alguien había decidido fichar a un delantero o a un centrocampista de vocación claramente ofensiva. Esta vez el perfil cambia: la noticia la protagoniza Virgil Van Dijk, un defensa holandés por el que el Liverpool ha pagado alrededor de 85 millones de euros al Southampton.

Van Dijk se convierte así, con mucha diferencia, en el defensa más caro de la historia. Y por ello estará examinado con lupa a partir de hoy en Anfield.

¿Por qué Van Dijk?

Tres motivos han llevado al Liverpool a tomar la decisión de afrontar esta operación. Primero, los graves problemas defensivos que ha acusado el equipo estos últimos años y que le han costado muchos puntos a los de Jürgen Klopp. Desde que el alemán se hizo cargo de este banquillo en otoño de 2015, el Liverpool es el equipo de la Premier que peor ha defendido las acciones a balón parado y que más goles ha encajado en ese tipo de acciones.

En segundo lugar, la escasez que caracteriza a la demarcación de central en lo que a talento se refiere y una realidad: la mayoría de centrales de primera talla mundial ya pertenecen a grandes clubes de Europa (poco probable para el Liverpool ir a por uno de ellos y que se desprendan de él). Van Dijk firmó por el Southampton en septiembre de 2015 y pronto se convirtió en uno de los mejores centrales de la liga inglesa. De hecho, estaba siendo el mejor central de la pasada Premier 2016/17 hasta que sufrió una lesión a mitad de temporada. Fuera de los grandes clubes de Europa, Virgil se encontraba entre los cinco mejores centrales de la actualidad y eso reforzaba muchísimo al Southampton a la hora de negociar -además del hecho de saber que podía haber otros equipos interesados y necesitados de contratar un defensa central-. Su fichaje no es un capricho, sino una necesidad.

La tercera razón tiene que ver con lo bueno que es Virgil Van Dijk. ¿Tanto como para valer 85 M €? Seguramente no. Pero el Liverpool contaba con una carencia muy grande en el centro de la defensa y no era sencillo corregirla. El holandés mejora bastante el nivel de los zagueros que poseía el club inglés hasta la fecha.

Virgil van Dijk of Southampton climbs above Radamel Falcao of Chelsea to win the ball during the Barclays Premier League match at Stamford Bridge, London Picture by Alan Stanford/Focus Images Ltd +44 7915 056117 03/10/2015
Virgil van Dijk brilló en el juego aéreo durante su etapa en el Southampton / Foto: Focus Images Ltd

El modelo del Liverpool y los apoyos para Van Dijk

No obstante, para mejorar defensivamente no basta con contratar a Van Dijk. La fragilidad defensiva del Liverpool de Klopp tiene que ver con dos facetas: la forma de jugar del equipo y el nivel de varias piezas del entramado defensivo (tanto de la defensa como de la portería).

Hay equipos cuya forma de jugar (más conservadora, cediendo menos espacios, etc) disimula las carencias defensivas y ayuda a sus integrantes a tener menos responsabilidades. En el actual Liverpool sucede todo lo contrario. Ser defensa es una profesión de alto riesgo aquí. El equipo trata de presionar en bloque en campo contrario, los atacantes adelantan mucho su posición y los centrocampistas piensan más en acompañar a los puntas en esa presión que en hacer coberturas y ayudas a sus zagueros. En definitiva, es un equipo poco o nada acostumbrado a encerrarse atrás. Por tanto, este modelo de juego del Liverpool pone a menudo en situaciones comprometidas a sus zagueros. Zagueros que quizás en otros clubes jugarían más arropados y menos expuestos. No está previsto que Jürgen Klopp modifique eso, por lo que Van Dijk tendrá que adaptarse y acostumbrarse a una forma de jugar distinta a la que conoció previamente en el Southampton o en el Celtic de Glasgow.

Virgil, con su dorsal número 4 a la espalda, pasa a ser automáticamente el líder y la referencia de esta defensa. Él se encargará de aportar mejoría en aquellos apartados que domina como el juego aéreo (es el defensa que más duelos aéreos ha ganado desde que llegó a la Premier en 2015), su colocación, su buen manejo de balón, su anticipación o ese uno contra uno que ya ha demostrado ante algunos de los mejores delanteros del campeonato inglés.

El error del Liverpool sería dar por concluida su remodelación defensiva con la incorporación de Van Dijk. El equipo sigue teniendo lagunas en los laterales, en la portería y en el otro puesto de central. Problemas defensivos crónicos y estructurales como los del Liverpool no se arreglan únicamente añadiendo a un gran defensa. Necesita estar bien rodeado.

Del Liverpool depende rodear lo mejor posible a Van Dijk, mientras que del jugador dependerá no verse afectado por la presión que a menudo lleva implícita un traspaso de esta magnitud (85 millones de euros) y la adaptación a un entorno de mayor exigencia. Un buen central no siempre se adapta de inmediato a un entorno de mayor exigencia cuando ficha por un club grande: y en Inglaterra está el ejemplo más reciente con Victor Lindelof, un zaguero sueco que había destacado mucho en el Benfica y al que le está costando en su primera campaña en el Manchester United.

Liverpool goalkeeper Simon Mignolet saves a header by Virgil van Dijk of Southampton (right) during the Barclays Premier League match at Anfield, Liverpool Picture by Greg Kwasnik/Focus Images Ltd +44 7902 021456 24/10/2015
Virgil Van Dijk compartirá ahora vestuario con Simon Mignolet y compañía / Foto: Focus Images Ltd
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

4 comments

Gran análisis Sergio, muy de acuerdo en casi todo. Sobre todo en que su fichaje no arreglará todos los problemas defensivos del Liverpool, aunque creo que Klopp no va a intentar eso. Me parece que con VVD el equipo defenderá igual. El Liverpool es un equipo que concede muy pocas ocasiones al rival, pero suelen ser muy claras, además la defensa suele entrar en pánico. Con un central del nivel individual de VVD (nivel que tiene que recuperar), me parece que Klopp pretende que gane esos pocos pero exigentes duelos para minimizar las ocasiones claras rivales. Además como bien has dicho la principales virtudes del central son las principales carencias del equipo. Ayudar ayudará seguro, pero habrá que ver si justifica esa inversión. Klopp tiene mucha más presión ahora.

Gran análisis, muy bien explicado todo.a mí me genera muchas dudas VVD, buen central sin duda, pero le veo algo lento en los giros y en carrera y como comentas, el estilo de Kloop de matar o morir no es precisamente el mas agradable para los centrales. Por no hablar del precio, absolutamente desproporcionado, se me ocurren defensas de 4 hombres más que aceptables por esos 85m.

Obviando el precio y solo mirando sus cualidades deportivas creo que es un acierto de Klopp la contratación de Van Dijk, pues es un central que anticipa bien (muy importante para este Liverpool que defiende tan arriba), no suele tener errores por desconcentración (algo que sí le pasa a Lovren, Matip y Klavan), tiene calidad con el balón en los pies y sobre todo es un portento en el juego aéreo, algo que va a ayudar a paliar la carencia del equipo en los balones laterales.

No obstante, en un sistema con la defensa tan adelantada me despierta dudas el holandés pues no es un central que destaque por su agilidad en los giros ni por su velocidad.

Deja un comentario

*