Van Gaal, bajo presión

A home fan looks over his shoulder as Manchester United Manager Louis van Gaal makes notes during the Barclays Premier League match at Old Trafford, Manchester
Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267
19/12/2015

Se sitúa la vinculación de Louis van Gaal con el Manchester United, firmada hasta junio de 2017, prácticamente en su ecuador, coincidiendo con sus momentos más complicados desde que aterrizó en Manchester.

Quizás ni los más pesimistas en el United esperaban una transición tan complicada tras la retirada de Sir Alex Ferguson. La contratación de David Moyes fue un fiasco ante el que la entidad inglesa quiso reaccionar a tiempo. Destituido el preparador escocés en el mes de abril de 2014, la puerta de entrada al ‘Teatro de los Sueños’ volvía a estar abierta y el banquillo de los red devils buscaba dueño. El dueño creyeron encontrarlo los propietarios del club, los Glazer, en Madrid, donde se encargaron de realizar una suculenta oferta a Diego Pablo Simeone durante la primavera de ese año 2014, según reconoció el técnico argentino a empleados del Atlético de Madrid. En cualquier caso, el Cholo rechazó esa aproximación de los ingleses, decidió continuar en el Atleti e hizo posible que Louis van Gaal fuese finalmente el elegido. Su trayectoria, su prestigio y su éxito con Holanda en el Mundial de Brasil -llegaron más lejos de lo esperado y con notables decisiones tácticas de Louis- hicieron crecer el optimismo en la parte roja de Manchester. El equipo volvía a contar con una de las principales figuras del panorama europeo habitando su banquillo.

Artículo relacionado: “La historia de Moyes, Ferguson y la familia Glazer”

Durante su estancia en Inglaterra, la inversión del club en fichajes ha sido tan grande que Luke Shaw, Ander Herrera, Daley Blind, Ángel Di María, Marcos Rojo, Memphis Depay, Bastian Schweinsteiger, Matteo Darmian, Morgan Schneiderlin o Anthony Martial han sido contratados por una entidad capaz de gastar más de 300 millones de euros en fichajes desde que se estrenó Van Gaal en ese banquillo.

FIL MAN UTD NORWICH 135
Ryan Giggs está asumiendo cada vez más protagonismo / Foto: Focus Images Ltd

El técnico holandés protagonizó este miércoles una de sus escenas más llamativas desde que está en Inglaterra. Como en cada rueda de prensa previa a una jornada liguera, se sentó en su silla, escuchó la primera pregunta de un periodista allí presente y comenzó su alocución: “¿Nadie en esta sala siente que deba pedirme disculpas? ¿Nadie tiene esa sensación? Eso es lo que yo me pregunto.”

Su equipo acumula seis partidos consecutivos sin ganar, fue eliminado de la Champions League, se ha alejado a nueve puntos del liderato en la liga y se ha desplomado hasta la cuarta posición.

Louis van Gaal, este miércoles en rueda de prensa: “Creía que ya había sido destituido. Leí que había sido destituido y que otro colega [en referencia a Jose Mourinho] ya estaba aquí. ¿Qué pensáis que ocurre con mi esposa, con mis hijos, con mis nietos, con los aficionados del Manchester United o con mis amigos? Me han llamado varias veces. ¿Pensáis que yo quiero hablar con la prensa ahora? Estoy aquí solo por las normas de la Premier según las cuales tengo que hablar con vosotros.”

Independientemente de su malestar con los medios de comunicación ingleses, Van Gaal se encuentra con otros problemas más importantes que debe resolver si desea continuar dirigiendo a la entidad que más veces ha conquistado la Premier League. Problemas que se reducen fundamentalmente a dos asuntos: los resultados (malos en el último mes) y la química (menguante) con su plantilla.

Trabaja Van Gaal con un vestuario en el que los egos no están tan marcados como en otros casos (véase Chelsea), no especialmente conflictivo, pero en el que varios de sus futbolistas comienzan a estar desgastados por los métodos de trabajo y la personalidad de su entrenador. Ese desgaste puede derivar en algo más difícil de solventar si los resultados no mejoran de forma inmediata. En el caso de Van Gaal, si los resultados y el juego no acompañan, a pocas más cosas se puede aferrar el técnico holandés, ya que, a diferencia de lo que podía ocurrir con Jose Mourinho en el Chelsea, su curriculum con el Man United se reduce a estas dos temporadas y no incluye ningún título conquistado, por lo que el apoyo de la afición no es precisamente infinito.

¿Está a tiempo Van Gaal de cambiar el rumbo de su equipo? ¿Siguen creyendo sus futbolistas en él? Son los mismos futbolistas que comprueban día a día que la idea implantada por el técnico de dominar la posesión de balón no se traduce en grandes resultados: el Manchester United es el equipo de la Premier League que mayor posesión de balón maneja, el que más pases hacia atrás realiza y uno de los que menos remata a puerta.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

2 comments

¿Es verdad es rumor de que a Van Gaal le interesa Ayoze? ¿De verdad es la delantera lo que quiere reforzar? Rooney, Menfis, Martial, Lingard, incluso Januzaj… si es verdad, no me extraña la crisis del United. ¿Quién decide los fichajes?

Deja un comentario

*