Walter Mazzarri: “Me gustaría entrenar en España”

dsc00274

Bajo una sábana de lluvia llego a las instalaciones del Watford, situadas a una hora al noroeste del centro de Londres. Me reciben y me indican que espere en una sala contigua al comedor. Se supone que tengo una entrevista concertada con Walter Mazzarri (San Vincenzo, 1961), el entrenador del equipo. Apenas llevo unos minutos esperando cuando escucho a lo lejos la sintonía del informativo de SkySports, seguida por el siguiente titular: ‘Breaking News – Watford head coach Walter Mazzarri will leave the club at the end of the season’. Se acababa de hacer oficial la marcha de Mazzarri del Watford. Dadas las circunstancias, la entrevista ya parecía inviable. Pero me quedé una hora esperando, por si acaso. Entonces apareció uno de sus ayudantes y me guió a su despacho. Ahí estaba él, ex-entrenador, entre otros, de Napoli e Inter, dispuesto a charlar un rato sobre fútbol. Esperaba encontrarme a un hombre resignado y distante, pero lo cierto es que resultó ser vivaz, cercano y orgulloso.

Con la marcha de Mazzarri al término de la presente temporada, pasarán a ser ocho los entrenadores que han salido del Watford en los últimos cinco años. Desde que la familia Pozzo compró el club en 2012, apenas ha existido estabilidad en el banquillo. Aunque el equipo logró ascender a la Premier League en 2015 bajo las órdenes de Slaviša Jokanovic, el técnico serbio se marchó a final de esa temporada y su sustituto fue Quique Sánchez Flores, que consiguió un digno 13º puesto y llegó a las semifinales de la FA Cup. Aun así, el español abandonó el club el pasado verano. El Watford entonces contrató a Mazzarri por tres años, buscando esa consistencia que necesitaban. A falta de varias jornadas para el final, el italiano aseguró otra temporada más de Premier en Vicarage Road, pero su proyecto tampoco tendrá continuidad.

Mazzarri se enciende un Marlboro Rich Blue mientras yo le voy lanzando preguntas en español y él me las va devolviendo en italiano — concluyendo cada respuesta con un ‘capito?’ para asegurarse de que le estoy siguiendo. Junto a él está su intérprete, que nos ayuda aclarando algunas preguntas y respuestas. Se comenta que el hecho de que Mazzarri no hable inglés ha sido uno de los factores que ha propiciado su marcha del Watford, pues la comunicación con los jugadores y con la afición ha estado realmente limitada. “El inglés se me ha planteado muy difícil”, reconoce, “un idioma como el español me resultaría más sencillo”.


Pregunta (P): ¿Cómo valora este año en Inglaterra?

Respuesta (R): Ha sido una experiencia magnífica, estoy muy contento de haberla vivido. Ha sido interesante ver el fútbol inglés desde dentro. Hemos tenido algunos problemas, pero hemos cumplido el objetivo marcado. Además, hemos podido ganar a equipos difíciles como Arsenal, Manchester United o Everton. Que gente importante en el fútbol inglés como Alan Shearer elogiara al equipo me llenó de orgullo. Fue una pena que justo en nuestro mejor momento, cuando todo iba bien, cuando estábamos séptimos, tuviésemos una increíble acumulación de bajas. Hubo un punto en el que la mitad de la plantilla estaba lesionada. A pesar de estos infortunios, fuimos capaces de alcanzar los 40 puntos a falta de seis jornadas para el final, que es el récord de este club. Como cumplimos el objetivo de la salvación con antelación, es normal que a partir de ahí los jugadores se relajaran. Esta entidad no tiene las mismas ambiciones, la misma mentalidad, que los anteriores clubes en los que he estado. Yo intenté inculcar una mentalidad ganadora aquí, pero entre las lesiones y las dificultades con las que se ha llegado al final de la temporada, no ha sido posible. De todas formas, estoy contento por haber cumplido el enésimo objetivo de mi carrera y de haberlo hecho en una Premier League con tantos equipos fuertes.

P: Llevaba toda su carrera entrenando en Italia, ¿supuso un gran reto el venir a Inglaterra?

R: Il calcio è il calcio: si un entrenador prepara bien la táctica, el plano físico y demás aspectos, lo puede hacer bien ya sea en España, Italia o Inglaterra. El fútbol es universal. Lo he constatado al venir aquí. Hemos jugado partidos ante equipos técnicamente muy superiores a nosotros y hemos podido plantarles cara porque habíamos hecho un trabajo táctico importante y estábamos organizados. Pero si tuviese que decirte una diferencia, destacaría que muchos equipos juegan de un modo muy frenético.

Walter Mazzarri dejará el Watford a final de temporada. Foto: Russell Hart/Focus Images Ltd.
Walter Mazzarri dejará el Watford a final de temporada. Foto: Russell Hart/Focus Images Ltd.

Tras una trayectoria como futbolista repartida entre la primera, segunda y tercera división italiana, Mazzarri comenzó su andadura en los banquillos como ayudante de Renzo Ulivieri, actual presidente de la Asociación de Entrenadores de Italia. “Renzo fue mi maestro. La relación era como de padre e hijo. Él me dio las primeras nociones, la base, y a partir de ahí yo seguí mi camino. Le estoy muy agradecido y le deseo lo mejor”, responde Mazzarri cuando se le pregunta por Ulivieri. A esa inducción le sucedió una escalada desde lo más bajo hasta Serie A.

P: ¿Fue difícil llegar a la élite?

R: Fue costoso, pero no siento que el proceso haya sido duro porque siempre me ha aportado satisfacción. Estoy orgulloso de mi carrera. Empecé desde muy abajo, en C2 (cuarta división), y fui subiendo paso a paso. Siempre he sentido que he ido increscendo. He tenido una carrera muy bonita.

P: De todos esos años en Italia, ¿hay alguna etapa que guarde con especial cariño?

R: Tengo un recuerdo positivo de todas las etapas de mi carrera. En el Nápoles fueron unos años fantásticos: llegamos a quedar segundos, jugamos Champions League, Europa League… En la Sampdoria también fueron dos temporadas muy buenas. En la Reggina fueron tres años maravillosos en los que conservamos la categoría y batimos récords del club. En el Livorno volvimos a Serie A después de 55 años, y yo soy de la provincia de Livorno, así que fue algo increíble. Todos los momentos de mi carrera me llenan de satisfacción.

P: A lo largo de su carrera ha visto crecer a futbolistas como Edinson Cavani, ¿qué hace para sacar lo mejor de ellos?

R: Cavani era un niño cuando vino al Nápoles procedente del Palermo. Se hizo grande jugando con nosotros. Se trata de invertir mucho trabajo a nivel mental y a nivel técnico con el jugador, y de intentar corregir sus defectos. Lo hice con Cavani, pero también lo he hecho con muchos otros jugadores, como Hamšík, Lavezzi o Janmaat y Doucouré aquí en el Watford. En la Reggina tuve a Rolando Bianchi. No había marcado casi ningún gol en su carrera y con nosotros hizo 19. Me apasiona tratar de mejorar a los jugadores y por ende, al equipo. Muchos jugadores ya están destinados a ser top, pero el entrenador tiene que ayudarles a alcanzar su máximo nivel. En el caso de los delanteros, tienes que hacer que tu equipo juegue bien para que el balón llegue arriba y que ellos puedan hacer goles. Está todo conectado. Es un connubio.

Edinson Cavani creció en el Nápoles bajo las órdenes de Mazzarri. Foto: Andrew Timms/Focus Images Ltd.
Edinson Cavani creció en el Nápoles bajo las órdenes de Mazzarri. Foto: Andrew Timms/Focus Images Ltd.

P: ¿Cómo de importante cree que es la experiencia?

R: Il mistero della situazione: Cada situación es diferente, así que tienes que elaborar un esquema mental que te ayude a solucionar cada problema que se te plantee. La experiencia como tal no es tan importante; lo fundamental es reaccionar ante las adversidades y saber cómo transformar algo negativo en algo positivo. Pero obviamente, algunas situaciones son similares y se repiten con el paso del tiempo, así que la experiencia te puede ayudar a reaccionar con mayor rapidez. Siempre es bueno tenerla. Desde que era muy joven, yo ya tenía metido en la cabeza el instinto del entrenador. La ‘lógica del entrenador’ a nivel psicológico te ayuda a preparar rápidamente esquemas mentales para resolver las distintas situaciones que se te presenten. Y la puedes tener aún siendo joven. Creo que es algo que se lleva dentro. Es como un artista con sus dotes.

P: ¿Qué define a un buen entrenador?

R: Un buen entrenador tiene que ser meticuloso, tener liderazgo, dejar claro cuáles son las reglas, tener un carácter fuerte, no verse condicionado por la presión… Hay muchísimos aspectos que un entrenador tiene que tener en cuenta. El plano psicológico es esencial. Yo creo mucho en el trato personal con los jugadores. Un entrenador tiene que ser un psicólogo por naturaleza. Tiene que tener un don en el trato. Me gusta pensar que yo lo tengo. A mí me apasiona el intentar comprender a las personas. En la universidad estudié sociología y psicología porque me llamaba mucho la atención este tema. ¿Que qué es lo más importante? Todo. Tienes que intentar ser un entrenador 360º: trabajar los aspectos tácticos y técnicos, motivar a los jugadores individualmente y al equipo en general, prestarle atención a la afición… Todos los detalles juntos te hacen un buen entrenador. Y ante todo, creo que tienes que estar preparado. Porque los jugadores se dan cuenta en seguida cuando un entrenador no tiene las cosas planeadas.

P: ¿No le consume tener que estar pendiente de tantas cosas?

R: Llego a las nueve de la mañana y estoy sin parar hasta las seis o siete. Pregúntale a ella (bromea refiriéndose a su intérprete): no tengo tiempo ni para comer. (‘Acabo de traerle un poco de tarta’, responde ella entre risas, y yo me fijo en un plato que hay cerca de Mazzarri que hasta entonces había ignorado). Pero este trabajo me satisface, lo siento dentro de mí. Es algo natural. Siempre estoy pensando en fútbol. Cuando estoy en casa viendo una película, muchas veces la tengo que parar durante un buen rato porque mi mente se ha detenido en algún pensamiento sobre el equipo.

P: Esta temporada ha presentado múltiples esquemas, ¿tiene alguna formación preferida?

R: He formado muchas veces con tres centrales, pero mi formación predilecta es el 4-3-3. Eso sí, te digo una cosa: para mí el sistema en sí no es tan importante; lo importante es que los jugadores que tengas se adapten a tu idea de juego. La situación ideal es tener un proyecto táctico que te entusiasme y que el club te compre a los jugadores necesarios. Pero esto sólo lo pueden hacer los grandes clubes. La gran mayoría no tienen capital para seguir este proceso. Por lo tanto, normalmente uno tiene que adaptarse a lo que tiene y decidir cuál es la mejor formación basándose en los jugadores de los que dispone y en el fútbol que quiere practicar.

P: ¿Cómo motiva a un equipo que se ha relajado?

R: Depende de la situación. Tienes que comprender por qué el grupo se ha apagado y entonces buscar una forma de incentivarlo. Siempre se puede hacer algo para motivar a los jugadores, simplemente tienes que entender la situación. Les puedes decir cosas como ‘si el domingo ganamos, el lunes lo tenéis libre’.

Mazzarri suele vivir los partidos desde la banda con intensidad. Foto: Christopher Booth/Focus Images Ltd.
Mazzarri suele vivir los partidos desde la banda con intensidad. Foto: Christopher Booth/Focus Images Ltd.

P: ¿Cree que a día de hoy los entrenadores lo tienen más difícil a la hora de establecer sus proyectos porque tienen plazos muy cortos para obtener resultados?

R: Ese aspecto del fútbol se ha vuelto complicado. El entrenador necesita tiempo para desarrollar el juego del equipo. Aunque los resultados no le acompañen durante un período, él tiene que sostener su plan. Pero ahora eso ya no es posible. Hay demasiadas prisas. A un entrenador le pueden condenar un par de partidos perdidos en los que le ha faltado fortuna. No es justo. Es difícil: tienes que intentar aplicar tu idea de juego, pero también aferrarte a los resultados.

P: ¿Piensa irse a otro equipo en cuanto deje el Watford o tiene pensado tomarse un descanso?

R: Estoy cansado después de un año muy exigente, pero todo depende de las ofertas que reciba. Si no surgiese nada que me interesase, no me importaría estar tranquilo y tomarme un tiempo de descanso.

P: ¿Le gustaría volver al fútbol italiano?

Más bien me gustaría entrenar en España, por ejemplo. Cuando acabé mi última etapa en Italia, sentí que mi motivación había alcanzado una cima y me vine a Inglaterra. Necesitaba nuevos desafíos. Ahora me iría a España, Portugal o cualquier otro destino que me motive. A ser posible, me gustaría conocer una liga nueva. Lo más importante es que sea un club que me estimule. Un proyecto que suponga un desafío. No tiene que ser un club muy grande; yo estoy dispuesto a aceptar cualquier puesto si puedo sentir que el proyecto va a ser mío. No quiero andare por andare, sino que quiero elegir un proyecto que me atraiga.

P: ¿Y qué hará Walter Mazzarri mientras espera a la oferta ideal?

El calcio es mi trabajo y mi hobby, pero me deja muy poco tiempo libre. Así que cuando esté descansando me apetece ir a cenar a un sitio agradable, ir a ver una buena peli, ir a un concierto y dormir mucho.

Antes, Mazzarri tendrá que dirigir al Watford ante el Manchester City de Pep Guardiola en la última jornada de la Premier League (domingo 21 de mayo, 16:00h). Será su despedida de Vicarage Road.
Foto de portada: MarcadorInt

Related posts

3 comments

Muy buena entrevista Miguel.
En italia te la han copiado a mansalva sin citar a marcadorint, en fin.
Por cierto, que tal es Mazzarri en corto? No tiene buena prensa en general, ni buen publico, porque a pocos le cae bien.
Lo cierto es que suele siempre cumplir, y de paso mostrar mucha pasión.

¡Muchas gracias!

Yo sólo la vi en la Gazzetta y sí, no nos citaban. Pero los medios ingleses que la compartieron si que nos citaban.

Pues precisamente influenciado por esa ‘mala prensa’ que le acompaña últimamente, no me esperaba mucho. Me llevé una grata sorpresa; estuvo muy majo y me muy cayó simpático. Lo único que me gustó menos fue que hacía demasiado hincapié en sus logros, aunque es totalmente comprensible: era una circunstancia muy especial, ¡le acababan de ‘despedir’ hace una hora! Y él unas veces ha convencido más y otras menos, pero como bien dices, siempre ha cumplido.

Por el contexto y por cómo me habló, fue la charla que más he disfrutado esta temporada.
Un saludo.

Deja un comentario

*