Las decisiones de Mourinho acercaron al Manchester United a la victoria

José Mourinho se mostró relajado durante el partido en Stoke-on-Trent (Foto: Focus Images Ltd).

El Manchester United suma seis victorias consecutivas en Premier League pero sigue a diez puntos del líder, el Chelsea de Conte. Quizá el de ayer fue el partido más espeso con balón del equipo de Mourinho de las últimas jornadas: a pesar de que Ander Herrera, Carrick y Pogba mezclan bien, no fueron capaces de superar a un West Ham con las líneas muy juntas. Hasta la entrada de Mata y sobre todo del joven Rashford no supieron cómo llegar a la portería defendida por Randolph.

Hasta el momento, Mourinho ha utilizado dos esquemas en Manchester: 4-2-3-1 y 4-3-3. Ante el West Ham, volvió a optar por la segunda opción, que es con la que parece haber encontrado estabilidad y donde sus piezas encajan y se sienten más cómodas. Así fue su puesta en escena: una línea de cuatro en la que cambió prácticamente a toda su defensa, formada por Valencia, Jones, Marcos Rojo y Darmian; un centro del campo más asentado con Ander Herrera, Carrick y Pogba; y arriba, de derecha a izquierda, Mkhitaryan, Ibrahimovic y Lingard. El West Ham por su parte presentaba un 4-2-3-1 con Nordveit, Reid, Ogbonna, Cresswell en el fondo, un doble pivote muy físico con Obiang y Kouyaté, una línea de tres más creativa con Feghouli, Lanzini y Payet y en punta, Michail Antonio.

West Ham 0
Manchester United 2
(Mata 63′, Ibrahimovic 78′)

ManU vs West Ham - Football tactics and formations

El West Ham arrancó bien el partido, pero la expulsión de Feghouli por una entrada sobre Jones marcó la forma de afrontar el encuentro del conjunto de Bilic. Con un futbolista menos, el elenco londinense retrocedió unos metros, juntando dos líneas de cuatro muy sólidas, sin prácticamente espacio para maniobrar entre ellas y aislando a su único punta, que incluso en ocasiones estuvo cerca de la frontal sacrificándose en tareas defensivas. El trabajo atrás fue realmente bueno, el Manchester United tenía la iniciativa pero era incapaz de saltar líneas y generar ocasiones de gol. Las posesiones eran estériles y con poca profundidad. Los laterales no se incorporaron al ataque para sorprender y la única opción pasaba por el juego de espaldas de Ibrahimovic, que intentaba asociarse con Pogba o Ander Herrera. Los interiores llegaban desde segunda línea, pero era casi imposible avanzar en el bosque de piernas que dispuso el West Ham por el carril central.

En la segunda parte, Mourinho acertó con la lectura del partido. Todas las decisiones que llevó a cabo tuvieron consecuencias positivas que incidieron en el marcador. Moviendo un par de piezas fue capaz de desarbolar al West Ham y acercar a su equipo a la victoria. Primero, la entrada de Mata por Darmian bajó a Carrick a la línea defensiva. Como el West Ham renunció al ataque, también podía dirigir desde atrás porque tenía mucho espacio por delante para avanzar. Por otro lado, este cambio supuso desplazar a Marcos Rojo al carril izquierdo, hacer jugar a Ander Herrera como único pivote y colocar a Mata como interior. A partir de aquí, la circulación de la pelota fue más fluida y el Manchester United consiguió llegar con peligro real a la portería de Darren Randolph. El segundo cambio del técnico portugués fue fundamental para llegar al gol, pues Rashford sustituyó a un Lingard que produjo muy poco por ambas bandas. El joven canterano agitó el partido desde el sector izquierdo. En primer lugar con un cambio de ritmo para deshacerse de Nordveit, después recortó en secó en el área y dejó sentado a Kouyaté, tuvo tiempo de levantar la cabeza, lanzar el pase atrás y encontrar a Mata, que marcaría el primer gol del partido. Mourinho respondió rápido al gol de su equipo y no tardó en colocar a Smalling de central, con lo cual Carrick volvía a jugar de pivote junto a Herrera y Pogba. Mata avanzó unos metros jugando por la banda derecha y Rashford siguió haciendo daño con su zancada por el carril izquierdo. El lateral ‘hammer’ fue incapaz de seguirle, por lo que el Manchester United encontró en ese sector una zona donde poder atacar. El segundo gol del partido, decimotercero para Ibrahimovic esta temporada, llegaría en un error en la salida de la defensa del West Ham que interceptó Ander Herrera. El delantero sueco, en fuera de juego, aprovechó para anotar el segundo tanto y cerrar el partido.

ManU vs West Ham - Football tactics and formations

Intervino poco, pero De Gea volvió a ser decisivo

Pese a que el West Ham renunció prácticamente al ataque y llegaba a cuentagotas a la portería del Manchester United, el equipo dirigido por Bilic dispuso de dos ocasiones claras para anotar, pero enfrente siempre chocaron con De Gea. La primera oportunidad estuvo en las botas de Lanzini en un tiro desde la frontal del área que obligó al guardameta español a sacar una mano espectacular. Y la segunda, en un claro mano a mano ante Michail Antonio en el que achicó muy bien los espacios y consiguió, como si de un portero de balonmano se tratara, desviar el tiro del delantero inglés con los pies, el sello de De Gea.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

A mí me parece que Lingard aporta muy, muy poquito.

Y Rashford tiene que seguir aprovechando sus oportunidades o se le quedará cara de Welbeck.

Deja un comentario

*