El West Ham también asalta Anfield

Liverpool manager Brendan Rodgers leaves the field at half time with his team trailing Stoke City by 5 goals to nil during the Barclays Premier League match at the Britannia Stadium, Stoke-on-Trent
Picture by Ian Wadkins/Focus Images Ltd +44 7877 568959
24/05/2015

Llegó a Anfield sumido en bastantes dudas pese a la portentosa actuación en la jornada inaugural contra el Arsenal, porque en las últimas semanas escocieron mucho tanto la eliminación en Europa ante el Astra Giurgiu como las derrotas ante dos conjuntos modestos como Leicester y Bournemouth, ambas frente a la afición hammer. Sin embargo, tras cuatro fechas de Premier, el West Ham ha conseguido dos victorias de prestigio en los estadios de Arsenal y Liverpool, ambas dejando la portería a cero y ambas por más de un gol de diferencia. Respira más tranquilo Slaven Bilic después del 0-3 logrado en Anfield y, en cambio, traslada la nube de interrogantes a Brendan Rodgers, que había armado un equipo bastante sólido hasta esta jornada.

Porque el Liverpool había mejorado ostensiblemente a nivel defensivo después de dejar la portería a cero en los tres primeros duelos de Premier y pese a la corta efectividad realizadora (dos goles en los tres primeros encuentros), al menos parecía disfrutar de una base estable a partir de la que crecer. Pero nada sirvió ante el West Ham. Si bien Joe Gomez completó una buena actuación el pasado lunes en el Emirates, apareció en la fotografía del primer gol encajado a los tres minutos de juego, cuando Manuel Lanzini le sorprendió a su espalda para empujar un balón a la red en el área pequeña. El partido se torció muy pronto y el Liverpool se vio sorprendido en lo que, hasta ahora, era un escenario desconocido para los reds esta temporada.

Liverpool vs West Ham - Football tactics and formations
Planteamientos iniciales.

Pese a ello, la reacción al primer gol encajado llegó con Roberto Firmino como protagonista. El brasileño, pese a partir desde la banda derecha, participó mucho por dentro y se juntó con su compatriota Coutinho, que habitualmente goza de mucha más influencia que él en el carril central. Sin embargo, Firmino se mostró más activo ante el West Ham, con un disparo al poste en el minuto 8 y gracias a la libertad que le brindaban las incorporaciones del lateral Clyne y los desmarques de Can, que compensaba los movimientos de Firmino apareciendo por sorpresa cerca del defensa ex del Southampton. El Liverpool empujó y mejoró durante un tramo del primer tiempo, hasta que Lovren cometió un error grosero y regaló el balón a Lanzini en el córner de su propia área, con su equipo absolutamente expuesto. Le robó la cartera el argentino, agresivo en la presión, y la jugada terminó en el 0-2 de Mark Noble. Mención especial para el encuentro del ex de River, que se mostró muy activo en la primera mitad, encaró y regateó en varias ocasiones por la banda derecha (la de Joe Gomez) y generó varias opciones de peligro. En ocasiones se juntó con él Payet, pese a partir de la banda opuesta, y su sociedad dañó al Liverpool.

Liverpool vs West Ham - Football tactics and formations
Así empezó el Liverpool la segunda mitad, hasta la expulsión de Coutinho.

Cambió Rodgers la fisonomía del equipo al descanso al introducir a Alberto Moreno por Emre Can, devolver a Joe Gomez al eje de una nueva zaga de tres centrales y regresar al sistema del año pasado, con dos carrileros profundos como el español en la izquierda y Clyne en la derecha. Pero de nada sirvió porque en el minuto 52 Coutinho derribó a Payet y vio la segunda tarjeta amarilla, que terminó de condicionar el choque. A partir de entonces, ni el Liverpool intimidó cuando manejó el balón ni el West Ham arriesgó más de la cuenta en la gestión de la posesión, cada vez más paciente para aprovecharse de una superioridad numérica que se compensó cuando a falta de 10 minutos el colegiado expulsó a Mark Noble, de forma muy dudosa. Esto no influyó, en cualquier caso, para que Diafra Sakho pusiera la guinda al pastel en el descuento con el 0-3 definitivo que pone en duda la seguridad defensiva exhibida por el Liverpool en las tres primeras jornadas, frena la euforia de un Liverpool que había arrancado con buenas sensaciones y minimiza el optimismo generado por Benteke ante el Arsenal, pues Ogbonna controló al delantero belga en todo momento. Tras el parón de selecciones tocará demostrar en Old Trafford que solo se trata de un accidente. Sin Coutinho.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*