Y el Southampton despertó

Sadio Mane of Southampton prior to the Barclays Premier League match at the Stadium Of Light, Sunderland
Picture by Simon Moore/Focus Images Ltd 07807 671782
07/11/2015

Había caído en el olvido el Southampton, un equipo que ya no está de moda. No al nivel al que pudo estar hace exactamente un año cuando era la revelación del campeonato de la mano de Ronald Koeman o en la última campaña de Mauricio Pochettino en St Mary’s. Desde que sorprendieron al Chelsea en Stamford Bridge, y de aquello van a cumplirse tres meses, el Southampton había navegado durante bastantes semanas en el anonimato. El anonimato de esos conjuntos que no hacen ruido porque no caen con estrépito -solo le ocurrió eso en la Capital One Cup frente al Liverpool-, porque no tienen actuaciones o goleadas espectaculares, ni tampoco ven la zona de descenso o la zona europea realmente de cerca. Habrían leído o escuchado hablar en estas semanas sobre el Leicester City, sobre el Watford, sobre el Stoke City, sobre el Bournemouth, quizás sobre el Crystal Palace y, por supuesto, sobre entidades potentes como el Chelsea, el Manchester United, el Liverpool, el Manchester City o el Arsenal. Pero muy poco del Southampton.

Hasta que el Arsenal pisó el césped de St Mary’s en una de las primeras noches del invierno recién estrenado. Recordando a recientes aventuras suyas en ese estadio, los gunners fueron una sombra de sí mismos, concretamente una sombra del equipo sólido, ordenado, pragmático y efectivo que cinco noches antes se había impuesto al Man City. No es la primera vez que el Arsenal enseña en una semana sus dos versiones tan opuestas: la buena y la mala. Algo similar hizo cuando venció con autoridad al Manchester United (3-0 a los 20 minutos) unos días después de sucumbir en casa frente al Olympiakos.

Southampton manager Ronald Koeman prior to the Barclays Premier League match at the Stadium Of Light, Sunderland Picture by Simon Moore/Focus Images Ltd 07807 671782 07/11/2015
Ronald Koeman trabaja por segunda temporada en Southampton / Foto: Focus Images Ltd

Los de Koeman explotaron su superioridad en el carril central, tanto en el duelo de Shane Long con los centrales (Koscielny y Mertesacker firmaron una actuación muy pobre) como en las distintas batallas que se presentaron en la línea medular. La ausencia de espacios, la escasa contribución de sus socios (Giroud, Walcott y Campbell principalmente) y la imponente presencia física de Victor Wanyama sacaron progresivamente del partido a Mesut Özil. El africano Wanyama se mostró portentoso en cuanto a despliegue físico y ocupación de espacios, algo fundamental para limitar la capacidad ofensiva del Arsenal. Pero no fue Özil ni mucho menos el principal causante de la caída gunner en Southampton. Nada penalizó tanto al Arsenal como el desempeño del cuadrado compuesto por Koscielny, Mertesacker, Flamini y Ramsey. El central francés, además de perder distintos duelos con Shane Long, cometió más errores con el balón en los pies que de costumbre; mientras que la pareja Ramsey-Flamini no funcionó en ningún momento: ni en ataque ni en defensa.

Hace un mes que el equipo londinense procura sobrevivir sin su pareja titular, aquella que integran Francis Coquelin y Santi Cazorla. De momento, sobrevivía con cierto éxito. Lo natural, sin embargo, es que los resultados y el juego sufran altibajos como consecuencia de esa medular que ahora no dispone de un elemento tan dominante en la faceta táctica y física como Coquelin ni tampoco de un organizador como Cazorla.

Arsène Wenger: “Wilshere no reaparecerá antes de febrero, eso seguro. Digo febrero pero sinceramente desconozco el momento exacto en el que volverá.”

Ramsey se adapta a ese rol de acompañante del mediocentro en un 4-2-3-1, pero sus condiciones naturales, su tendencia a buscar posiciones de remate en campo contrario y sus limitaciones como organizador puro del juego hacen que el funcionamiento de la sala de máquinas sea diferente. Y quien no estará en el campo para cambiar eso a corto plazo es Jack Wilshere, cuya lesión de peroné en verano le ha impedido debutar esta temporada. Hace más de medio año que Wilshere no disputa un partido oficial y este fin de semana Arsène Wenger ha confirmado que el centrocampista inglés no reaparecerá tampoco en el próximo mes. Conociendo su historial médico, sus problemas crónicos de lesiones y cómo se está posponiendo una vez tras otra su regreso, la participación de Wilshere en el presente curso empieza a parecer cuanto menos incierta.

Jack Wilshere jugó por última vez el pasado 26 de julio en un amistoso ante el Wolfsburgo / Foto: Focus Images Ltd
Jack Wilshere jugó por última vez el pasado 26 de julio en un amistoso ante el Wolfsburgo / Foto: Focus Images Ltd
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*