La próxima Champions: 4 cupos para 44 campeones

Valur Islandia

En un artículo anterior contábamos cómo se distribuían los 26 cupos de acceso directo a la fase de grupos de la Champions League para el próximo trienio 2018-2021. Faltaba explicar cómo se repartían los seis restantes. Hoy nos centraremos en cuatro de ellos: los que se reservan para los campeones de las ligas europeas que no estén en el top-10 del ránking de la UEFA (o en el top-11, en el caso de que el campeón de la Champions ya esté clasificado vía liga nacional). Las dificultades se multiplican para todos ellos: no sólo hay menos cupos disponibles, sino que además hay que superar más rondas en prácticamente todos los casos (en este sentido, la revista Panenka saca este mes de febrero un número especial dedicado a las transformaciones del fútbol en los últimos años, con un reportaje específico sobre los cambios en el formato de la Champions y su evolución desde que la competición adquirió esta denominación a principios de los noventa).

La misión imposible: seis obstáculos para llegar a la liguilla, la final-four de los peores y participantes que no habrán jugado en casa

Los campeones de las cuatro ligas con peor ránking de Europa (para la próxima edición, Kosovo, San Marino, Andorra y Gibraltar) difícilmente se clasificarían si partieran con las mismas opciones que todos los demás. Pero a su debilidad intrínseca -por lo diminuto de su territorio en la mayoría de casos- aquí se le agrega un camino más complicado. Con este nuevo formato, tendrían que superar a hasta seis rivales distintos para entrar en la fase de grupos. Los dos primeros, en lo que se ha llamado “ronda preliminar”, una especie de final-four underground en la que estos cuatro equipos se medirán en dos semifinales y una final, todas ellas a partido único, para resolver qué campeón de las cuatro peores ligas accede a la “primera ronda previa”. No se ha confirmado aún oficialmente cómo se determinará la localía (ni si los tres partidos se disputarán en la misma sede). Sea como sea, lo que es prácticamente seguro es que habrá algún equipo que quedará eliminado de la Champions League sin haber podido jugar ningún partido como local, algo absolutamente inaudito. Esto sólo se evitaría en el improbable caso de que los dos visitantes de las semifinales (si es que se disputan en más de una sede) ganaran sus cruces y luego el vencedor de la final también fuera el que no juega ese partido en casa, logrando así acceder a la primera ronda previa, donde ya se disputarán los cruces a ida y vuelta. Reconozcámoslo: aunque coincida con el Mundial, buscaremos la fórmula de seguir esta ronda, que promete convertirse en puro caviar para los amantes del fútbol internacional alternativo.

Cuatro rondas previas para participantes habituales

La mayor parte de los campeones de liga que quieran estar en la fase de grupos se enfrentará a hasta cuatro rondas previas. Hasta 33 equipos entrarán en la llamada “primera ronda previa” (que ya hemos explicado que no será la primera): los campeones de las ligas ubicadas entre las posiciones 18 y 51 (con la excepción de Liechtenstein, única federación UEFA sin liga nacional, algo que algún día habrá que tratar en otro artículo, a ver si alguien me lo recuerda). Para la edición del año que viene, hablamos de los ganadores de las ligas de Dinamarca, Bielorrusia (BATE Borisov), Polonia, Suecia (Malmö), Israel, Escocia, Chipre, Noruega (Rosenborg), Azerbaiyán, Bulgaria, Serbia, Kazajistán (Astana), Eslovenia, Eslovaquia, Hungría, Moldavia (Sheriff Tiraspol), Islandia (Valur), Finlandia (HJK), Albania, Irlanda (Cork City), Bosnia-Herzegovina, Georgia (Torpedo Kutaisi), Letonia (Spartaks Jürmala), Macedonia, Estonia (Flora Tallin), Montenegro, Armenia, Luxemburgo, Irlanda del Norte, Lituania (Süduva), Malta, Gales e Islas Feroe (Víkingur Göta). O sea: participantes en la fase de grupos de la edición actual de la Champions, como el APOEL, el Maribor o el Celtic, o que la han disputado en más de una ocasión en la última década, como el FC Copenhague, el Malmö o el BATE Borisov, tendrán que superar cuatro turnos previos para poder repetir si logran proclamarse campeones de sus ligas. O sea, uno más que hasta ahora y con una plaza menos a repartir.

Estadio de Marijampole
El estadio del Suduva de Marijampole, campeón de Lituania, será uno de los escenarios de la primera ronda previa de la Champions League 2018-19. Foto: Tomàs Martínez / MarcadorInt (todos los derechos reservados).

Grandes diferencias en muy pocos puestos de distancia

Una de las grandes paradojas del nuevo formato: el campeón de la liga número 19 y el de la 51 tendrán que disputar el mismo número de rondas (cuatro) para llegar a la fase final… y en cambio el campeón de la liga número 12 sólo tendrá que disputar una. De hecho, la escalera se estrecha según se va acercando a las alturas. En una edición en la que el campeón de Europa no haya logrado billete directo vía liga (algo muy improbable), los campeones de las ligas 11 y 12 (República Checa y Suiza) entran en la última previa; los de las ligas 13 y 14 (Países Bajos y Grecia), en la penúltima, y los de las ligas 15, 16 y 17 (Austria, Croacia y Rumanía), en la antepenúltima (o sea, en la “segunda”, la inmediatamente posterior a aquella ya explicada en la que entran 33 campeones). De este modo, el seguimiento del ránking UEFA será especialmente interesante para las federaciones que se encuentren en esa horquilla de la clase media-alta.

¿Y qué pasa si el campeón de Europa sí ha logrado billete directo?

En el caso más probable, aquel en el que el campeón de Europa sí ha logrado anteriormente clasificarse de manera directa para la Champions siguiente mediante su liga nacional, se produciría un efecto dominó que podría llegar a frustrar esa final-four underground que tanto nos estimula. Veamos: la República Checa (posición 11) metería a su campeón directamente, promocionando a Países Bajos (posición 13) hasta la última ronda previa. A su vez, Austria (posición 15) pasaría a la penúltima previa, regalándole a Dinamarca (posición 18) un cupo en la antepenúltima. Esto dejaría la primera ronda previa con 33 equipos (32 más el ganador de la ronda preliminar), y son necesarios 34 para las 17 eliminatorias previstas. Se podría resolver de tres formas diferentes: con un bye (dejar exento al de mayor coeficiente, lo que a la práctica supondría que el campeón de Bielorrusia, posición 19, también fuera promocionado a la segunda ronda previa), ascendiendo al campeón de Gibraltar (posición 52) a la primera previa (lo cual tendría la mayor de las coherencias, ya que se obraría con los participantes de esa última ronda del mismo modo que con los de las otras, pero presentaría la dificultad de tener que resolver el campeón de la ronda preliminar con un triangular), o eliminando la “final” de la ronda preliminar, de modo que los ganadores de las dos semifinales pasaran directamente a la fase siguiente (lo cual incluso permitiría jugar esos partidos a ida y vuelta). Para los que sentimos que nuestra vocación secreta y no satisfecha es la de director de competiciones de la UEFA –qué tiempos aquellos en los que Infantino y Marchetti se reunían e inventaban formatos tan complicados que eran necesarias ingenierías para descrifrarlos-, pocas cuestiones nos despiertan más interés que averiguar cómo se acaba resolviendo este rompecabezas.

Foto de portada: Campo de entrenamiento del Valur, campeón de Islandia. Axel Torres / MarcadorInt, todos los derechos reservados.

Related posts

6 comments

Muchas gracias por el fantástico análisis Áxel. Se necesita echar mano a una de esas máquinas Enigma de la SGM junto a uno para poder descifrar el galimatías de la Liga de Campeones de la UEFA. Y cada vez que modifican algo del formato es a peor… lo siguiente será que los consejos de administración de Heineken, Coca-Cola, Toyota y MasterCard decidan directamente cuatro cupos a dedo. Tiempo al tiempo. Total, ya se quedan ellos la mayoría de las entradas de los estadios…

¿Que haríamos sin Axel en la vida…?
Mil gracias, sabemos que no te cuesta nada escribir estas cosas, pero muchos te lo agradecemos por este tipo de periodismo.

Cada temporada el futbol se “primer nivel” esta peor, cada temporada sigo menos la champioms league. Que no nos estropeen la Europa League!!

Axel!!… lo de Liechtenstein!!

Joder para este galimatias que se dejen de enmascarar la liga cerrada y la hagan porque parece que se estan riendo de los países con peor coeficiente

Este formato “elitísta” de la Champions es para pegarse un tiro ¿Que motivación tendrán los Sheriff Tiraspol, Celtic de Glasgow o BATE Borisov de la vida, sin el “trozo de la tarta” y la publicidad que les supone estar en Europa?

Deja un comentario

*