1994, 2004, 2014: el declive del Parma, en tres actos

Cassano Parma (Gianluca Maggiacomo)

1994

La temporada 1994/95 fue la mejor en la historia del Parma. El equipo del Ennio Tardini ya no era una novedad en la Serie A, con tres títulos ganados en las anteriores temporadas (1 Copa, 1 Recopa y una Supercopa), pero esa temporada subió el nivel: Acabó tercero en la Serie A empatado a puntos con el segundo, la Lazio, perdió la final de Copa y ganó la Copa de la UEFA contra la todopoderosa Juventus, campeona esa temporada de la liga y la copa. Con el dinero de Parmalat y Nevio Scala en el banquillo, el Parma gozaba de una plantilla maravillosa, con Asprilla, Zola, Dino Baggio, Fernando Couto o Benarrivo. El club de la Emilia-Romaña había dejado de ser la revelación. Era una realidad, con capacidad de dominar el mercado de fichajes y ganar títulos con regularidad. En 10 años, del 1992 al 2002, el Parma ganó 10 títulos.

Dinno Baggio (Parma FC)Dino Baggio, a la derecha, en un partido de veteranos (Foto: Parma FC)

2004

Hace 20 años, el Parma vivía en una nube. Hace 10, todo se torció. Si en 1994 el equipo vivía su mejor etapa, en 2004 empezó el descenso a los infiernos. Ese año, el grupo agroalimentario ‘Parmalat’, el principal de la ciudad donde creció Giuseppe Verdi, sufrió problemas con la justicia, en medio de una crisis financiera terrible. Calisto Tanzi, el fundador de la empresa que llegó a ser líder mundial en la producción de leche, acabó en la cárcel por falsificar cuentas y documentación. Más de 10 directivos fueron juzgados y encarcelados (muchos salieron pronto) cuando se descubrió un agujero contable superior a los 10.000 millones de euros. Parlamat controlaba el club de fútbol y el hijo de Calisto, Stefano, era el presidente. Ese 2004 dimitió y la nueva directiva, liderada por el comisario extraordinario Enrico Bondi, nombrado por el Gobierno para tratar de reflotar a Parmalat, se vendió a los mejores jugadores para cuadrar los números.

Bondi tenía claro que tocaba encontrar un comprador. Y se interesó Lorenzo Sanz, aunque al final llegó Tommaso Ghirardi, un empresario de Brescia muy joven (en 2007 tenia 32 años) que cometió muchos errores en su primer año en el Ennio Tardini: tardó dos jornadas en destituir al entrenador Luigi Cagni y en un giro mediático, fichó y dio ficha federativa al humorista Gene Gnocchi, un tipo que de joven fue humorista y en 2007 pedía jugar en la Serie A a sus 52 años. Ghirardi se gastó 11 millones en jugadores como Radek Petr, Reginaldo, Alfonso de Lucia o Stefano Morrone. Y el Parma perdió la categoría. Aunque se pasó una sola temporada en la Serie B, ya que ascendió al año siguiente. Ghirardi aún controla el Parma. De momento.

Ghirardi (Parma)Ghirardi (Foto: Parma FC)

2014

Los años de Ghirardi han sido años evitando el descenso. Sin títulos, sin gloria. La última temporada fue la mejor, con una sexta posición que significaba el retorno del Parma a Europa por primera vez en 8 años. Aunque el sueño se rompió en mil pedazos meses después, cuando la Alta Corte de Justicia Deportiva italiana negó al Parma la licencia UEFA para jugar la Liga Europa y repescó en su lugar al Torino, alegando que el Parma no pagó 300.000 euros del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) de algunos fichajes. “Solo un estúpido puede pensar que pueda haber querido dejar de pagar 300.000 euros después de haber gastado 18 millones y haber perdido 6 o 7 millones por la no participación en la Liga Europa”, dijo Ghirardi, quien organizó una rueda de prensa para anunciar que dejaba el fútbol, herido por esa humillación. “Han conseguido que me marche del fútbol y del mundo del deporte, mi gran pasión. La gente del fútbol os tenéis que avergonzar. Me vuelvo a mi pueblo, yo no pertenezco a este sistema”, dijo entre sollozos Ghirardi, un tipo con un físico particular, con una papada imponente, nunca con corbata y muy expresivo. “Desde hoy mis acciones del club están en venta”, sentenció.

Al final, Ghirardi se quedó, aunque en Parma todo el mundo tenia claro que buscaba comprador, pues las deudas del club existían. Sin poder jugar en Europa, se perdía la capacidad de ingresar dinero y el Parma está en venta. Esta temporada, el club sólo se ha gastado medio millón en reforzar la plantilla, buscando el equilibrio en una política deportiva un poco disparatada, pues el Parma tiene cedidos por el Mundo más de 200 futbolistas profesionales, 71 de ellos en régimen de copropiedad con otros clubes. En 2013, por ejemplo, llegó a ceder 19 jugadores a un mismo club, el Nova Gorica esloveno, entrenado por Luigi Apolloni, exjugador del Parma. Aunque evitó que se marcharan los mejores jugadores, como Cassano, el equipo de Donadoni empezó la temporada fatal. Colista, el Parma se hunde y fue goleado por 7-0 por la Juve la misma semana que Ghirardi se reunió con un empresario albanés, Rezart Taci. Taci, empresario del mundo del petroleo, en el pasado ya intentó comprar el Milan, el Génoa y el Bologna sin suerte. Y tampoco pudo cerrar esta operación.

Al final, Ghirardi venderá el Parma a un conglomero ruso-chipriota por una cifra ente 5 y 7 millones de euros. El Parma, colista, ha perdido 9 de los últimos 10 partidos. Esta semana, el Parma informará de los detalles de esta operación. La plantilla ya ha sido informada.

Cassano Parma (Gianluca Maggiacomo)Antonio Cassano (Foto: Gianluca Maggiacomo)

Related posts

4 comments

Mis primeros recuerdos del Parma son con Mutu, Nakata y Adriano de delanteros. Allá por el 2003, con la camiseta de rayas horizontales azul y amarillo. Artículo fantastico Toni, que me ha recordado aquellos años. Felicidades

Deja un comentario

*