Adaptación al cambio para ganar el 7º Scudetto seguido

Allegri. Foto: Focus Images Ltd

Massimiliano Allegri tenía más de un factor en contra cuando asumió el cargo de entrenador de la Juventus de Turín un 16 de julio del año 2014. El primer factor era ese: la fecha. La ruptura entre la entidad y Antonio Conte llegó en pleno verano, es decir, un día después de que la plantilla volviese de vacaciones para emprender las primeras sesiones de entrenamiento de pretemporada. Allegri aterrizó en el banquillo bianconero en la segunda quincena de julio y con menos tiempo del habitual para conocer a sus nuevos jugadores y confeccionar la plantilla de acuerdo con la dirección deportiva de la ‘Vecchia Signora’.

Un segundo factor que parecía estar en contra de Allegri eran las encuestas de aficionados de la Juve contrarias a su contratación. Un sector mayoritario de la afición prefería otro perfil de entrenador. Allegri acababa de ser despedido por el Milan seis meses antes, no tenía ningún tipo de vinculación con la Juventus (como sí la podían tener otros entrenadores que previamente habían sido futbolistas en Turín) y no se caracterizaba por poner en práctica un fútbol vistoso. En una encuesta publicado entonces por el diario deportivo turinés ‘Tuttosport’, un 91% de los votantes se mostraban en contra del nombramiento de ‘Max’.

Un tercer factor contra el que tendría que luchar Massimiliano tenía que ver con el listón tan alto que había dejado su predecesor. La Juve de Antonio Conte no había conocido otra cosa que no fuese ganar el Scudetto: tres en tres años (el último de ellos con un total de 102 puntos).

Lee aquí los tres textos de nuestro especial sobre la Juventus campeón de la Serie A 2017-18

“Cuando te sientas en un restaurante donde se pagan 100 euros no puedes comer con 10 euros”. Esa fue una célebre respuesta de Antonio Conte siendo entrenador de la Juve cuando le preguntaron por el asalto a las competiciones europeas. Su Juve gobernaba en Italia pero estaba lejos de ser competitiva en Europa. Por ahí empezó a hacer la diferencia ‘Max’ Allegri: su Juventus sí está mucho más cerca de los mejores en la Champions. Se resiste la Copa de Europa, pero dos finales, una eliminación en la prórroga en Munich y una eliminación en el último minuto en Madrid es un balance más que aceptable para un conjunto que en cuatro años de dirección de Allegri siempre ha dado la cara, sea cual sea la competición.

Conte: “Cuando te sientas en un restaurante donde se pagan 100 euros no puedes comer con 10 euros”.

Chelsea manager Antonio Conte during the FA Cup semi-final match at Wembley Stadium, London Picture by Andy Kearns/Focus Images Ltd 0781 864 4264 22/04/2017
Antonio Conte entrenó tres temporadas a la Juventus / Foto: Focus Images Ltd

Con la excepción del pago de la cláusula de rescisión de Gonzalo Higuaín, la Juventus continúa sin abordar fichajes por encima de los 40 millones de euros y mantiene una política de salarios según la cual ningún futbolista percibe una retribución superior a los 7 millones de euros netos anuales. Es el décimo equipo de Europa en cuanto a facturación por temporada, superado por el Manchester United, Real Madrid, Barcelona, Bayern Munich, Manchester City, Arsenal, Paris Saint-Germain, Chelsea y Liverpool.

En su primer verano como entrenador bianconero, Allegri tan solo tuvo que dar la bienvenida en el vestuario a un fichaje que costase más de 9 millones de euros: fue Álvaro Morata. Pero la Juve seguía ganando también con él. En el segundo verano dijo adiós a Carlos Tevez, Andrea Pirlo y Arturo Vidal. La Juve seguía ganando. El tercer verano fue el de la marcha de Paul Pogba y Morata. La Juve no rompió su idilio con la victoria. El cuarto verano fue el de la marcha de Leonardo Bonucci y Dani Alves. Sin ellos la Juventus también gana. Esa mezcla entre la sencillez y la pasión que le pone a su trabajo el técnico de Livorno funciona magistralmente en Turín desde hace cuatro años. Para que el equipo funcione, Massimiliano prepara a los suyos tácticamente, hace que tengan ideas de juego muy claras y consigue que mantengan los niveles necesarios de oficio, intensidad y concentración. Él ha protagonizado 4 de los 11 dobletes (liga y copa) que se han logrado en el historia del fútbol italiano.

Massimiliano Allegri, en 2015 a ‘El País’: “Un vestuario se conquista con el respeto y la sencillez. Ser claros es básico. Ayuda mucho que el núcleo duro sea responsable y haga entender a los demás que en este club hay que sacrificarse para el bien del grupo. Por lo demás, yo sólo pido respeto y ganas de trabajar. El diálogo también es fundamental porque conocer el carácter de los jugadores es importante para superar las dificultades. Si no hay diálogo y sólo hay órdenes, no está bien”.

Allegri, en definitiva, ha hecho de la Juve un equipo más ganador en Italia que el de Conte (nunca ganó la Copa italiana Conte mientras que Max la ha celebrado cuatro veces), bastante más competitivo en la Champions League, durante un periodo más amplio de tiempo y sufriendo muchas más variaciones en su plantilla que Conte. Cuando el matrimonio entre la Juve y Antonio se rompió en pleno de verano de 2014 pocos podían imaginar que su heredero en el puesto igualaría y mejoraría sus resultados.

 La Juventus todavía no ha encajado un gol en 2018. Foto: Focus Images Ltd.
Allegri ganó la Serie A con el Milan en 2011 y ahora suma cuatro títulos seguidos en Turín / Foto: Focus Images Ltd
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

4 comments

Max me parece el mejor y más pragmático entrenador (en el buen sentido de la palabra) de los que destacan en Europa. Reconstruyendo plantillas desde que llegó, cambiando de formación según lo que requería el equipo según avanzaba la temporada y un juego simple pero efectivo. Muy poco más le puedes pedir a alguien que gana 8/8 en 4 años en Italia y te mete en 2 finales de UCL, pero quizás ya habiendo comprobado su dominio nacional en cuánto a resultados, quizás podría arriesgarse a implementar el juego ofensivo de su equipo, ya que los atacantes que tiene son como para ello. Con un par de refuerzos en la parte de atrás para superar ciertas bajas volverán a tener una gran plantilla para competirle de tú a tú a cualquiera en Europa. Falta por ver cuánto tiempo más quiere quedarse Allegri en Turín…

Muy interesante el extracto de la entrevista de El País en 2015. Especialmente porque es muy probable que la próxima temporada pierda gran parte (sino todo) el núcleo duro. Buffon y Lichtsteiner se sabe que no continuarán y se duda mucho de la continuidad de Marchisio y Barzagli. 4 de 5 de los que han ganado los 7 de 7. Chiellini pienso que renovará.

A eso hay que sumarle la segura baja de Asamoah y los rumores de traspasos con Alex Sandro y/o Dybala.

Para mí, la 18/19 pasa por cómo van a conformar un nuevo núcleo duro en el vestuario y, a nivel fichajes, de alguien que pueda hacer de Pjanic cuando el bosnio no esté disponible.

Pues creo que las bajas van a venirle bien. A veces Allegri ha pecado de no apostar por determinados jugadores como puede ser Rugani y apostar por tipos que han pasado sus mejores años hace mucho como Barzagli. Que en la final de Cardiff fue destrozado sin piedad y no hizo nada para paliarlo. Dominar en Italia esta bien y competir en Champions como lo esta haciendo también, pero para poder ganar la Champions hace falta más, sobre todo porque pagando los salarios que paga es complicado que retenga a ciertos jugadores que marcan diferencias como Dybala o Higuain. Aún así a Allegri en cuanto a resultados no se le puede pedir mucho más, tiene que ganar en Italia si o si y lo hace. Y en la Champions da la cara.

La frasecita de Conte tiene tela: “Cuando te sientas en un restaurante donde se pagan 100 euros no puedes comer con 10 euros”. Lo que no se puede negar es que ha sido coherente con esa afirmación, en cuanto ha podido se ha ido a la Premier, donde le dan los 100 euritos sin problema y puede ejercer de pedigüeño sin ruborizarse.
En cuanto a Allegri, es un entrenador que nunca será valorado por muchos de los aficionados de hoy en día, ya que no deja titulares en sus ruedas de prensa, no pide jugadores de 100 millones, no hace un juego exclusivo con una plantilla superlujosa… pero para mí es un entrenador que no tiene nada que envidiar nada a esos que tienen esa turba de acólitos a su disposición.

Deja un comentario

*