Allegri quería once Barzaglis

El Inter de Milan-Juventus sirve para emplear el clásico “una parte para cada equipo” a la hora de resumir lo ocurrido en el 0-0 del Giuseppe Meazza. Massimiliano Allegri, técnico bianconero, no pudo ser más sincero a la conclusión del encuentro: “Teníamos que haber mostrado la misma actitud en ataque que Andrea Barzagli en defensa”. Más que una crítica a su entramado ofensivo -que tampoco es que estuviese demasiado bien- hay que interpretarlo como un halago al veterano Barzagli, que se encargó de construir un muro en su zona: central derecho cuando la Juve ataca y lateral diestro cuando defiende.

“Todavía hay internacionales que no se han recuperado bien”, avisó Allegri en su rueda de prensa previa al partido. Solamente así se entiende la suplencia de Paulo Dybala, que el martes jugó un cuarto de hora con Argentina en su visita a Paraguay (regresó el jueves a Turín), porque su momento de forma, su compenetración con Álvaro Morata y su talento le hacían merecedor de un puesto en una alineación inicial que finalmente ocupó Simone Zaza. El italiano hizo gala de su falta de precisión y de su lentitud en una pobre actuación frente a la pareja de zagueros compuesta por Miranda y Murillo. Siendo buen delantero como es, Zaza está al menos un peldaño por detrás de su competencia en términos de dominio en el área (Mandzukic), calidad fuera del área (Dybala) y dominio de todo el frente ofensivo (Morata).

Allegri: “Morata puede jugar con todos, Dybala puede adaptarse a la media punta, Mandzukic juega bien de ‘9’ con dos extremos y Zaza es bueno en profundidad.”

Roberto Mancini modificó ligeramente su hoja de ruta para formar un doble pivote con Felipe Melo y Gary Medel -intensidad asegurada-, dejando a los croatas Perisic y Brozovic como volantes, con Stevan Jovetic como segundo punta y Mauro Icardi de ‘9’. El montenegrino no necesitó mucho para avisar a la Juve del peligro que suponía su presencia en la zona que separa al mediocentro rival (Marchisio) de los centrales. Solo la fiabilidad de Gianluigi Buffon y la solvencia del terceto que integran Barzagli, Bonucci y Chiellini permitió a la Juve resistir ante la superioridad nerazzurra del primer tiempo. Por momentos, pedía a gritos el descanso una Vecchia Signora en la que, desafortunadamente para ellos, aún no todas sus líneas son capaces de alcanzar el notable rendimiento de su guardameta y de sus centrales, los más regulares del equipo en estos dos meses iniciales de la campaña.

Uno de los que no está a ese nivel es el nuevo ’10’. Pogba, que estrena rol, dorsal y nuevas responsabilidades (mayores tras la marcha de Carlos Tevez, Andrea Pirlo y Arturo Vidal), no está marcando diferencias ni en el juego ni en lo que se refiere al remate a portería. “Aún no está en las mejores condiciones, a veces no suelta a tiempo el balón“, reconoció Allegri tras el 0-0 en el Meazza. “Tiene que dar intensidad a su juego, pero hoy ha hecho un gran segundo tiempo. Paul sólo tiene 22 años y no hay que cargarle con demasiada responsabilidad como se hizo a principios de temporada”, concluyó el técnico del vigente campeón italiano.

Simone Zaza of Inter Milan and Paulo Pogba of Juventus during the Serie A match at San Siro, Milan Picture by Stefano Gnech/Focus Images Ltd +39 333 1641678 18/10/2015
Paul Pogba sigue sin mostrar su mejor versión esta temporada / Foto: Focus Images Ltd

No fue Pogba, sino Sami Khedira, quien protagonizó la mejor ocasión visitante frente a la portería de Samir Handanovic. La generosidad y la calidad de Morata habilitaron en el área a Khedira, que estrelló su remate en el palo. Es un problema recurrente en esta Juve: la falta de pegada. Ha enviado 5 veces el esférico al palo y ha anotado tan solo 9 goles en 8 jornadas. Como dice su entrenador, la Juventus necesita que sus centrocampistas con responsabilidad ofensiva y sus delanteros actúen con la intensidad y el acierto de los zagueros centrales.

Massimiliano Allegri: “Tenemos que ser más agresivos de cara a la portería contraria, como la que por ejemplo ha mostrado Barzagli en defensa. Llegamos bien arriba pero tenemos que subir nuestra media de goles: un equipo que marca 9 goles en 8 partidos no gana el Scudetto. No sé si lo ganaremos pero sí que entraremos en la lucha. Ahora no hay que estar ansiosos, espero que en Navidad hayamos disminuido la distancia. Y en marzo tendríamos que estar cerca de la cabeza y en los últimos dos meses intentar alcanzarla.”

Perdió fuelle en el segundo periodo el Inter, que comenzó a ver con buenos ojos el empate. Si a la Juve le cuesta materializar sus ocasiones, los de Mancini no se quedan atrás: han hecho 8 goles en 8 jornadas y solo al Carpi le han podido meter más de un gol (2).

No fue el típico 0-0 soporífero, fue la constatación de que los nerazzurri y los bianconeri necesitar mejorar sus prestaciones ofensivas si desean pelear por el Scudetto. Y la realidad es que ambas delanteras merecen crédito: lo natural es que Morata, Jovetic, Dybala, Icardi, Mandzukic, Palacio, Zaza o Perisic firmen muchos goles.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*