El dominio de las áreas para tomar San Paolo

Edin Dzeko (L) of Bosnia and Herzegovina during the UEFA Euro 2016 Qualifying match at the Cardiff City Stadium, Cardiff
Picture by Mike  Griffiths/Focus Images Ltd +44 7766 223933
10/10/2014

El Nápoles recibió un doble revés en sus aspiraciones por conquistar su primer Scudetto en 28 años. El cuadro partenopeo perdió en casa ante la Roma, que remontó el tempranero gol de Insigne y sirvió en bandeja a la Juventus la opción de alcanzar el liderato si gana el encuentro pendiente contra el Atalanta. No solo perdió el Nápoles, sino que acabó encajando cuatro goles ante el elenco giallorosso apenas un par de horas después de que la Juventus ganara a la Lazio gracias a una genialidad de Dybala en el último minuto del descuento. Dos golpes de efecto en el Calcio a falta de once jornadas para el final.

Roma y Nápoles firmaron un encuentro vibrante desde el pitido inicial. La Roma demostró su atrevimiento con una primera ocasión nada más arrancar el choque, a los pocos segundos, cuando Perotti apareció libre de marca en el área para cabecear un centro desde la derecha. En la acción siguiente respondió Insigne con otro remate peligroso. Fue una declaración de intenciones de ambos contendientes, dos equipos con una idea de fútbol parecida: buscan la portería contraria, asumen riesgos en busca del beneficio ofensivo y a menudo exponen a sus defensas. A veces, incluso, hasta el límite de no saber gestionar la ventaja. El Nápoles se adelantó muy pronto con un remate de Insigne, que culminó un buen centro de Mario Rui, pero justo después Koulibaly puso en un aprieto a Jorginho con un mal pase y Cengiz Ünder empató en un contragolpe. El extremo otomano volvió a poner su sello en el marcador con su sexto gol en los últimos seis partidos.

Nápoles 2 (Insigne 6′, Mertens 92′)
Roma 4 (Ünder 7′, Dzeko 27′, 73′, Perotti 80′)

Napoles vs Roma - Football tactics and formations

Pese a la reacción de la Roma, que tardó un minuto en igualar el tanto inicial de Insigne, el Nápoles jugó con entereza. Poco a poco empezó a controlar más el choque para reducir el intercambio de golpes y convirtió el partido en un duelo unidireccional hacia la portería de Alisson. El conjunto partenopeo encerró al capitalino en su mitad de campo, exhibió su habitual fluidez en la circulación del balón e hizo daño de distintas formas con la movilidad de su tridente ofensivo. Jorginho, inspirado en la distribución en largo, habilitó en varias ocasiones a Callejón, Insigne y Mertens. Y luego el Nápoles lograba recuperar el balón cerca del área contraria gracias a una asfixiante primera presión. Sin embargo, el cuadro sureño se topó con otro partido monumental de Alisson Becker, que frustró los intentos de los atacantes locales con varias paradas de mérito. El portero brasileño sostuvo a su equipo en su peor momento y Dzeko le permitió tomar aire cada vez que ganaba un balón largo o jugaba de espaldas para combinar con los centrocampistas. Precisamente en una descarga del delantero bosnio se originó el segundo tanto de la Roma: Dzeko tocó de espaldas y el elenco gillorosso empezó a combinar en campo contrario. Dzeko finalizó la jugada que él mismo inició al rematar de cabeza un centro de Florenzi.

Florenzi Roma - MarcadorInt
Florenzi puso el centro del 1-2. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Con el 1-2 la Roma ganó en seguridad y autoestima y rebajó el ritmo del choque. Quizás con el recuerdo de lo que ocurrió en su reciente visita en Ucrania, cuando no supo gestionar un resultado favorable, los de Di Francesco dieron dos pasos hacia atrás y replegaron con algo más de orden. El cuadro capitalino priorizó cerrar los pasillos interiores para minimizar el impacto de Mertens e Insigne en la medida que fuera posible y así desviar la circulación napolitana hacia las bandas. Al final, como ocurrió en la visita de la Juventus a San Paolo, esa es la versión menos arrolladora del Nápoles: los de Sarri cuentan con innumerables virtudes, pero una de ellas no es el poderío aéreo de Mertens a la hora de rematar centros laterales. Con Fazio y Manolas custodiando al área -qué partido firmó el central argentino-, solo los envíos rasos desde los flancos inquietaron a la Roma. Por alto siempre ganó la escuadra giallorossa.

Aun así, ni la Roma es un equipo acostumbrado a correr detrás del balón durante el 70% del tiempo ni es un bloque tan fiable defensivamente como la Vecchia Signora. Pese a los esfuerzos romanistas, Jorginho siguió participando en la mayoría de jugadas de ataque con cierta libertad y la Roma sufría para desplegarse a la contra. Por este motivo el caudal ofensivo del Nápoles fue alto, en parte gracias a la constancia de Mertens e Insigne, incisivos en el uno contra uno. Tanto el belga como el italiano se juntaron en el perfil izquierdo, buscaron las cosquillas de Florenzi y probaron de sorprender a Alisson con disparos desde lejos. Por pura insistencia, el Nápoles puso a prueba al portero visitante. Y una vez más, el brasileño desquició a los atacantes partenopeos. Fue el mejor del partido.

Insigne. Foto: Clément Bucco-Lechat bajo licencia Creative Commons 3.0.
Lorenzo Insigne y Dries Mertens se toparon con una gran versión de Alisson. Foto: Clément Bucco-Lechat bajo licencia Creative Commons 3.0.

En una de las primeras oportunidades en las que la Roma se desplegó al contragolpe en todo el segundo tiempo, Dzeko se sacó de la chistera un golazo. El delantero bosnio cayó al sector izquierdo, buscando el choque con Mario Rui, y luego puso el balón fuera del alcance de Reina con un zurdazo imparable. El tercer tanto romano supuso un mazazo para el Nápoles, aunque la sentencia llegaría poco después cuando un despeje defectuoso de Mario Rui cayó en los pies de Perotti, que no desaprovechó el regalo del lateral portugués. El defensor luso asistió a Insigne en el primer gol del Nápoles, pero sufrió mucho en defensa para contener los movimientos al espacio de Cengiz Ünder y apareció en la foto de la mayor parte de los goles, pues todos llegaron por el sector zurdo de la zaga partenopea. Poco importó que Mertens se quitara una espina con el 2-4 en el tiempo de descuento: el férreo dominio de las áreas de la Roma se impuso en San Paolo y ahora es la Juventus quien llevará la iniciativa. Faltan 33 puntos.

“Hemos hecho un grandísimo partido contra el equipo que juega el mejor fútbol de Italia”. Edin Dzeko.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

6 comments

Gran partido el jugado en el San Paolo por parte de ambos equipos. Un par de apuntes: 1- Viendo jugar a Mario Rui, como se extraña Ghoulam. 2- Le vienen costando demasiado los últimos partidos al Napoli. Al contrario que la Juve (que puede ganar sin hacer mucho) el conjunto de Sarri necesita generar mucho volumen de juego para ganar los partidos. 3- Y por último, si bien venía de caer ante un AC Milan en estado de gracia, creo que el proyecto de Di Francesco en Roma pinta prometedor, y jugando así los veo con chances de meterse en cuartos de Champions no crees Tomás?

Ghoulam debe estar entre los 5 mejores laterales izquierdo del mundo, claramente Mario Rui no está a la altura, eso sí, no entiendo los pocos minutos de Ounas, es joven y tiene proyección. Discrepo sobre lo de Di Francesco, creo que ha tenido mucha suerte y un poco más de regularidad en un campeonato donde exceptuando los 2 de arriba todos han estado con unos vaivenes de rendimientos deportivo. Y lo digo aquí, quedan eliminados ante los ucranianos!!

Ayer estuve pensando mucho en Ghoulam. Es un caso parecido al de Jordi Alba en el Barcelona, o incluso Marcelo en el Real Madrid. En su dimensión, son futbolistas vitales en el engranaje ofensivo pero se nota aún más su relevancia cuando no están porque son piezas clave en la generación de ocasiones de gol.

Sobre lo de Di Francesco, opciones es evidente que tendrán. El marcador es corto para el Shakhtar y no hay tanta diferencia entre ambos equipos. Aunque creo que deberán mejorar defensivamente para sostener al conjunto ucraniano. En el caso del proyecto a nivel global, yo creo que les ha pesado mucho el mal momento del mes de diciembre-enero. Quizás pagaron el esfuerzo realizado en Europa. Tiene buenos mimbres para establecerse como un aspirante a estar entre los cuatro primeros, aunque aspirar a más ahora mismo es complicado.

Bueno yo creo que fue algo más que suerte. Pasar primeros en un grupo integrado por Chelsea y Atletico de Madrid no es poca cosa, si bien es cierto que el equipo español no pudo contar en esa fase con Diego Costa. Y teniendo en cuenta que es el primer año, la juventud de varias de sus piezas y la habilidad de Monchi en el mercado, yo le veo muy buena pinta. Y yo lo veo al revés: En una temporada donde Inter y Milan se reforzaron bastante, donde proyectos ya asentados como los de Juve y Napoli siguen funcionando, la Roma se las arregló muy bien para estar arriba habiendo cambiado sus principales piezas y siendo competitivos en Champions (hacía años que no lo lograban). Habrá que esperar a la vuelta, pero x lo pronto le veo mucho potencial.

Una pena la derrota del Napoli, parece que aqui se le empieza a a escapar el título. Tomás, una pregunta. ¿No tienes la sensación de que el Napoli es un poco como el Tottenham italiano? Dos equipos que han reunido un grupo de jugadores magníficos, que tienen un entrenador de los buenos, que practican un fútbol espectacular, peeeeeeeeero que siempre se quedan a ese último paso del éxito?

Al final sí que tienen ciertas similitudes Tottenham y Nápoles: son dos muy buenos equipos que compiten por el título, pero que no están acostumbardos a ello y están luchando contra superpotencias con menos recursos y una plantilla menos talentosa pese a la buena mano de su entrenador.

Deja un comentario

*