Año nuevo, mismo Milan

Milan Inzaghi 2 -  Amil Delic

En Italia este 6 de enero es un día en el que los niños esperan con ilusión la llegada de la Befana, que se encarga de repartir los regalos y los juguetes. Y, como es tradición, se disputa en la Serie A la clásica jornada del 6 de enero, un día que servía a la afición rossonera de San Siro para estrenar su regalo: Alessio Cerci. Pero en Milan no fue día de fiesta. Todo lo contrario.

Artículo relacionado: “Puente aéreo Milan-Madrid”

Año nuevo, mismo Milan. Porque para cambiar aquello que fallaba en el Milan de la primera mitad de temporada hace falta algo más que simplemente pasar de página en el calendario. Han transcurrido un par de semanas desde que la escuadra rossonera se despidió del fútbol ante la Roma en 2014 y la única novedad que presenta el equipo es Cerci. Insuficiente para pensar que pueda producirse un cambio drástico en el Milan, sobre todo por la escasa influencia que puede tener Alessio sobre el nivel defensivo de un Milan que volvió a ser penalizado por la diferencia de nivel entre su línea de zagueros y el ataque rival. Un ataque de muchos quilates: el que componen Domenico Berardi, Simone Zaza y Nicola Sansone en el Sassuolo.

Faltan pocos días para que se cumpla el primer aniversario de aquel recordado encuentro en el Mapei Stadium en el que Berardi firmó 4 goles y con ellos propició el finiquito de Massimiliano Allegri como responsable del banquillo rossonero. Esta vez Berardi no vio portería ante el Milan, pero igualmente fue decisivo al asistir en los dos goles de su equipo. Primero, con un excelente envío con la zurda del que Sansone fue el destinario. Más tarde, lanzando el córner que Zaza se encargó de rematar con la zurda y así certificar los tres puntos en la visita al Giuseppe Meazza. No necesitó mucho más el Sassuolo -que ha tenido actuaciones mejores esta temporada- para doblegar a uno de los clubes más laureados del fútbol europeo.

Artículo relacionado“La madurez del Sassuolo”

La influencia de Cerci fue escasa en los 25 minutos en los que participó, aunque ya se pudo comprobar la idea que Filippo Inzaghi puede considerar para aprovechar al futbolista cedido por el Atlético de Madrid. Cerci ocupó el rol de extremo derecho en ese tramo final en el que Giampaolo Pazzini fue el ‘9’, con Jérémy Ménez a su lado y con Giacomo Bonaventura en el flanco izquierdo. A priori, una cara que ilusiona a la afición (Cerci), un jugador que está firmando un notable curso (Ménez) y, en general, una parcela ofensiva de buen nivel, pero que necesita que Riccardo Montolivo recupere su mejor versión -ha salido de una lesión grave- y que poco puede hacer ante los problemas crónicos que arrastra el equipo rossonero en defensa. Problemas que aprovechó bien un Sassuolo que dejó sin regalo alguno a la afición local de San Siro.

Galliani - michele ficara manganelli

Alessio Cerci es, de momento, el único refuerzo de Adriano Galliani y los suyos en este mercado invernal (Foto: Michele Ficara Manganelli)
Foto de portada: Amil Delic

Related posts

2 comments

Fue uno de esos partidos en lo que Menez no aporto nada, pobrisimo. En defensa no entendi porque Pippo no le dio titularidad a Abate y puso a Alex-Rami como centrales. Son de esas cosas raras de Inzaghi.

Deja un comentario

*