Y Buffon se metió en nuestras vidas

Buffon Juve Focus

Algunos jugadores forman parte de nuestra vida. Nos acompañan en el metro, mientras miramos las redes sociales en el teléfono. Nos siguen por la calle y aparecen en nuestras pantallas, incluso en un sueño como actor secundario. Si Iker Casillas se cruzara con nosotros en el gimnasio, en un primer momento no nos parecería raro, pues forma parte de nuestra vida. Ibrahimovic podría subir al bus justo detrás nuestro, de un salto. Y Buffon, tomar una copa en la barra del bar donde nosotros arreglamos el mundo entre cervezas baratas. Sus caras forman parte de nuestra vida. Aunque si los viéramos en un gimnasio normal, un bar de barrio o un bus, finalmente, después de un segundo, nos quedaríamos sin palabras. No, ellos salen de esos barrios, pero ya no viven allí. Aunque forman parte de nuestra vida.

Cuando se retiró Maldini, me quedó un gran vacío. Ahora sueño con el día de la retirada de Totti y Buffon, sufriendo. No puedo imaginar el día a día sin ellos, forma parte de mis rutinas ver sus partidos. Mirar sus estadísticas. Aunque si algo nos enseñan ellos es precisamente la crueldad del destino. ¿Cuántos jugadores se retiran y en algunos meses ni los recordamos? Así es la vida. Un viejo periodista, de esos que presentó durante años un buen programa, me dijo una vez que la vida es esto: el día que te retiras, muchos lloran. 48 horas después, aún te recuerdan. Dos semanas después, otra voz, otra cara, otro jugador, otra firma, ha ocupado tu lugar. Y nadie te manda mensajes. Solamente se acuerdan de ti cuando te cruzas con ellos por la calle. “Eh, yo escuchaba tu programa!”. Y lo mismo vale para el resto de las cosas: Yo vi tus partidos, té vote en las elecciones, compraba el pescado en tu negocio, escuchaba tu música, asistí a tus clases, me subía a tu bus. Cada semana millares de buenos profesionales se retiran y millares de personas piensan que será duro vivir sin ellos. Sin sus productos, sin su tacto, sin su forma de conducir, de tratar a los clientes, de chutar penaltis, de hablar. Aunque es falso. Todo pasa y llegan otros, afortunadamente. Y esos que se retiran pasan a ser olvidados. Solamente los mejores son recordados, aunque menos.

Gigi Buffon será recordado. Cuando Buffon, con 55 años, entre en un buen restaurante de Ibiza, la gente se girará y lo mirará. Y muchos dirán que lo vieron jugar. Solamente los mejores son recordados allí por donde van, aunque saldrán de nuestro día a día. Serán eso, un buen recuerdo. Un exjugador de Primera me contaba como pasados los 50 años, iba por la calle y pocos lo reconocían, ahora que tiene barriga y pelo canoso. Algunos lo miran y piensan… “¿y esta cara?”. Les suena. Solamente los más grandes, como Buffon, serán recordados siempre.

Gianluigi Buffon falló en el gol. Foto: Focus Images Ltd.
Gianluigi Buffon será recordado siempre. Foto: Focus Images Ltd.

Este viernes, Buffon llega a los 1.000 partidos oficiales. 1.000. Una cifra brutal. Y el partido será con la selección, camino del Mundial de Rusia. Si Buffon llega a jugar esa fase final, será el primer jugador de la historia convocado en seis mundiales diferentes. Y en Rusia empezó su historia de amor con la selección, precisamente, en ese play-off de repesca camino al Mundial de 1998, cuando bajo la nieve jugó un partidazo. Era un crío, aunque ya jugaba como un veterano. Con esos ojos azules penetrantes, esa voz ruda, con el acento toscano y la piel dura como el mármol que se produce en su ciudad, Carrara.

Siempre me he preguntado si Gianluigi Buffon fue el mejor portero de todos los tiempos. Las crónicas en blanco y negro hablan de las virtudes de Yashin. E Iker Casillas ha ganado más Champions, aunque esta semana Gigi lo ha eliminado de la Champions. Y le quitará el récord de jugador europeo con más partidos jugados con su selección. A sus 39 años, Buffon colecciona récords. La última temporada superó el récord de minutos sin encajar un gol de la Serie A. Y esa última jornada, el récord que tenía otro mito de la Juve, Boniperti, de minutos jugados en Serie A. Aunque lo más sorprendente es el nivel de su juego. No parece tener 39 años. Sigue elástico, sigue ágil, sigue metido en los partidos. El jodido tiene el don de la eterna juventud. Cuando Dino Zoff ganó un Mundial con 40 años, era listo, buen posicionado, aunque sus reflejos ya no eran los mismos. Parecía un señor entre tres palos. Buffon parece más cerca de los 30 que de los 40.

Con 9 ligas ganadas con la Juve (dos las perdió en los despachos), Buffon seguirá jugando hasta los 40. O más. Su idea es clara: intentar ganar la Champions y llegar al Mundial del 2018. De Buffon nadie duda como futbolista. Fuera es otra cosa. Tiene su lado oscuro, como citar una frase de Mussolini justo el día en que Italia celebra el fin del fascismo, el 25 de abril. Buffon no es el ciudadano modélico, aunque sí el portero que todo el mundo quiere en su equipo. Uno piensa en Buffon y piensa en ese arquero que casi nunca falla. Pocos errores clamorosos. Muchos aciertos. A Buffon le han metido muchos golazos, claro. Golazos, pues si es un disparo normal lo para. Del portero toscano se cita esa obsesión por la perfección dentro del terreno de juego. Y eso, amigos, es Italia. Gente con muchos defectos, pero jodidamente competitiva y perfeccionista en un profesión. Ya sea la cocina, la música, el cine o el deporte. Por eso es un país con personas con una parte oscura y otra limpia. El mejor constructor de violines, que después es infiel. El mejor cocinero, que después se pelea con un vecino. El mejor zapatero artesanal, que después no quiere pagar impuestos. El mejor portero, que luego juega con ideales políticos peligrosos. País de extremos. Buffon es eso. Hijo de otro portero, debutó con 17 años en un Parma-Milan, después de decidir que no sería jugador de campo, como soñaba de niño, quizás para no parecerse a su padre y tener su personalidad. Debutó contra un Milan lleno de talento. Y nos les dio el gusto de cometer errores: 0-0 un día que todo el mundo imaginaba una victoria lombarda. Empezó fuerte. Y en ello sigue. En Parma ganó sus primeros títulos y finalmente se convirtió en el arquero más caro del planeta costando más de 50 millones. Tenía 23 años. En su primer año ya fue titular con la Juve. Y nadie lo sacó. Nadie sabe los nombres de los porteros suplentes de la Juve. Han pasado muchos. Nadie sabe quiénes son, pues Gigi lo juega todo.

Nadie sabe los nombres de los porteros suplentes de la Juventus. Buffon lo juega todo. Foto: Focus Images Ltd.
Nadie sabe los nombres de los porteros suplentes de la Juventus. Buffon lo juega todo. Foto: Focus Images Ltd.

Convertido en un ídolo de tantos porteros, Buffon une un pasado glorioso, el de Del Piero y Maldini, con un futuro más incierto. Donnarumma sigue sus pasos. Y muchos italianos esperan que este chico les permita sufrir menos el día que Buffon lo deje. Detrás quedarán muchos partidos. De momento, 999. De ellos, 781 con la Juve, entre ellos los del año en Segunda, cuando no se bajó del barco. 167 con la selección y 51 con el Parma.

Un día, Buffon lo dejará. Y pasarán semanas sin pensar en este portero. Aunque como es uno de los elegidos, de forma puntual, nos apetecerá buscar en Youtube un vídeo del estilo “Mejores paradas Buffon”. O sus chistes con Totti, con los dos riendo como niños. ¿Todos lo hacemos, verdad? Un día, sin razón, cantas una canción que hacía años que no escuchas. O quieres ver de nuevo las paradas de Higuita o Pagliuca. Con Buffon sera así. Yo, en ocasiones, busco sus vídeos de partidos con el Parma. Así me preparo.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

8 comments

Artículazo, uno más de Toni Padilla

Un grandísimo portero. Hay cierto lío buscando sus datos oficiales. ¿Podrías decirnos donde los has sacado señor Padilla? Lo digo por que a mi mirando en Transfermarkt, me salen 220 con Parma, 612 con Juventus y los 167 con la absoluta italiana, que contrastan con los que da usted al final del penúltimo párrafo.

“De momento, 999. De ellos, 781 con la Juve, entre ellos los del año en Segunda, cuando no se bajó del barco. 167 con la selección y 51 con el Parma.”

Salen los mismos, pero dado que estuvo 6 años como primer portero del Parma, me parece extraño que sean solo 51, supongo que se han trastabillado alguanas temporadas al hacer el recuento de un equipo y otro. Gracias de antemano y perdón por el offtopicc estadístico.

Bravo Bravíssimo para ‘Gigi’ (1000 partidos), y la cuestión es …
cuántos jugadores han llegado a esa cifra?…
Hay alguien que se le acerca?…
Y felicidades también para Toni Padilla, excelente artículo. Nos hace retrotraernos y exprimir nuestra memoria y lo peor… es que en el futuro no veo jugadores con ese carisma…

Es complicado, desde luego… un jugador que desde muy temprano llega siendo titular indiscutible (17/18 años) como es Leo Messi, lleva 710 partidos oficiales entre F.C. Barcelona y selección… tiene 29 años aún, pero no es lo mismo su posición que la de portero, claro… veremos.

Deja un comentario

*