Buffon puede con todo

Campeones de la Serie A (Foto: Focus Images Ltd)

“Hemos ganado el partido gracias a la parada de un jugador que no es humano”. La frase corresponde a Álvaro Morata y la pronuncia escasos minutos después de que la Juventus salga victoriosa de un examen muy exigente en Florencia. Álvaro ha anotado el definitivo 1-2 que da la victoria a la Juve en los últimos minutos, pero él se encarga de trasladar a Gianluigi Buffon la condición de elemento más decisivo del partido. A escasos segundos del final, Nikola Kalinic falla un penalti (desaprovechando la opción de igualar el encuentro). O, para ser más precisos, lo detiene Buffon, incansable a la hora de seguir realizando intervenciones extraordinarias. Está firmando con 38 años una de las mejores temporadas de su carrera. Y no hablamos de una carrera cualquiera, no. Hablamos de un arquero de leyenda, que se ha ganado año tras año estar en el debate sobre quién es el mejor portero que ha conocido la historia de este deporte. Para unos será ‘Gigi’ y para otros no lo será, pero una conversación sobre ese tema ha de incluir forzosamente a esta figura italiana.

 

La Fiorentina, inmersa previamente en una mala dinámica representada por sus cinco jornadas sin vencer, tiene motivos para estar satisfecha con la actitud mostrada, el juego desplegado durante muchos minutos y la conexión con su público. Y sus futbolistas también encontrarán razones para estar disgustados: volvieron a perder.

Porque la Juve fue capaz de sobreponerse a algo que sucede muy de vez en cuando en la escuadra bianconera: una desacertada noche de sus zagueros centrales, asunto especialmente visible en la pérdida de balón de Leonardo Bonucci que facilita el 1-1 de Kalinic. Para equilibrar los errores de algunos jugadores de campo, suele aparecer con bastante frecuencia Buffon. 

Mandzukic anotó su 14° gol del curso, Paul Pogba entregó su 13ª asistencia de la temporada, Morata firmó su 11° gol y la Vecchia Signora abandonó Florencia con la satisfacción del trabajo bien hecho (ha sumado 73 puntos de los últimos 75 posibles), con una convicción y una sospecha: la convicción de que el quinto Scudetto consecutivo era cuestión de horas o días y la sospecha de que Buffon es un portero casi irrepetible.

Es la historia del equipo que asistió desde el sofá de casa, mientras se jugaba el Roma 1-0 Nápoles, a su confirmación como campeón del Scudetto.

 

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

0 comments

Gran Scudetto para la Juve, que empezó mal pero ha sabido sobreponerse a la ausencia de dos jugadores clave en su juego, como lo eran Pirlo y Vidal. Al final, en la escalada hasta el título ha sido clave una vez más la solidez defensiva del trío Buffon-Chiellini-Bonucci, y la impagable aportación como primer recambio de Barzagli. Álex Sandro y Cuadrado han acabado funcionando de maravilla como carrileros, Marchisio ha cogido el timón del mediocampo, Pogba ha asumido los galones de estrella del equipo, Dybala se ha destapado como jugadorazo ya de forma definitiva, Mandzukic sigue en su linea de rendir allí donde vaya (Wolfsburg, Bayern, Atlético y ahora Juve, siempre con garra y un buen número de goles), y Morata aportando cuando le toca.

Deja un comentario

*