Catarsis en el descuento

Juan Cuadrado of Juventus warms up aduring the UEFA Champions League match at the Etihad Stadium, Manchester
Picture by Ian Wadkins/Focus Images Ltd +44 7877 568959
15/09/2015

No hay mejor forma para revertir una mala dinámica que una victoria inmerecida. A poder ser, una victoria en el descuento, con un gol de rebote cuando más cerca parecía hallarse el gol rival que amenazaba con hundirte aún más en la miseria. Así ganó la Juventus el derbi ante su rival ciudadano, el Torino, que completó una buena segunda mitad y sumó suficientes méritos y ocasiones para llevarse los tres puntos de la visita al Juventus Stadium. Demostró que a día de hoy no es peor equipo que el vigente campeón, que tiene mimbres para vencer a cualquier rival de la Serie A en un día bueno y destapó los problemas de confianza de una Juventus timorata en la segunda mitad. Incluso se repuso al tanto inicial de Pogba. Pero el gol decisivo lo anotó Cuadrado cuando ya no quedaba margen de reacción.

Cuando las cosas van mal las desgracias parecen acumularse de forma sospechosa, como si un titiritero macabro moviese una serie de hilos invisibles para su propia diversión, disfrutando con todas y cada una de las malas noticias. Así pues, a los ocho minutos de partido Khedira se lesionó de nuevo y se sumó a la lista de bajas de la Juventus (Pereyra, Asamoah, Lichtesteiner y el sancionado Chiellini), lista que ya había condicionado el once de Allegri, que apostó por un 4-3-1-2 con Padoin de lateral derecho y Hernanes de mediapunta como grandes novedades. Entró Cuadrado por el internacional alemán, la Juventus adoptó un 4-3-3 con el colombiano y Morata abiertos en banda y Dybala en punta, mientras en el centro del campo Marchisio y Pogba escoltaban al mediocentro Hernanes en una decisión cuanto menos llamativa. Pero eficaz, al fin y al cabo, porque la Juventus se hizo con el mando del encuentro, controló la pelota y Cuadrado agitó el sistema defensivo de un Torino bien plantado con su línea de tres centrales y dos carrileros. Mejoró la Juventus y apareció Paul Pogba para abrir la lata con un golazo redentor, el segundo del francés este curso, que rompió el choque. El Toro se abrió, la Juve gozó de más espacios para hacer daño en un escenario de descontrol y Pogba completó un primer tiempo notable con varias cabalgadas excepcionales.

El Torino agradeció que llegara el descanso.

El Torino agradeció el descanso. Foto: Focus Images Ltd.
El Torino agradeció el descanso. Foto: Focus Images Ltd.

Las fuerzas se igualaron en el segundo tiempo, con un Torino mucho más racional y cauto para evitar que la Juventus se encontrara con tantas facilidades defensivas y sentenciara antes de tiempo. Aunque lo que no se esperaba el conjunto de Ventura era con encontrarse con un zambombazo del central Bovo, que recogió de primeras un disparo de falta que se topó de inicio con la barrera y envió un misil teledirigido al fondo de la red con la pierna mala, la izquierda. Un golazo espectacular que rompía todos los esquemas de la Juventus, noqueada con el tanto del empate. Entonces emergió Buffon para sostener al conjunto bianconero con una parada clave cinco minutos después del 1-1. Pero a pesar de la buena actuación del arquero local, sus compañeros no le acompañaron y la Juventus no reaccionó. El campeón entró en una vorágine de nervios, aturdido por el miedo a perder por segundo encuentro consecutivo. Hicieron acto de presencia todos los fantasmas: los de Sassuolo, Nápoles, Roma y Udinese; y también los de los empates inesperados ante Chievo y Frosinone en casa.

El Torino, que olió la sangre, se lanzó a por la victoria porque uno no siempre tiene tan cerca la oportunidad de derrotar al gran rival en su feudo. Golpeó a balón parado con Glik, se mantuvo firme atrás con una notable actuación del polaco y Bovo, y sobre todo desconectó a todos los cracks de la Juventus, incapaces de asociarse y generar ocasiones de peligro. La Juventus sufría para acercarse al área de Padelli y únicamente lo hizo a través de acciones individuales de sus mejores hombres, voluntariosos pero desacertados en la toma de decisiones. Pero, para la fortuna de Allegri, la catarsis llegó en el tiempo de descuento. Un cabezazo al larguero en una falta lateral parecía confirmar la mala suerte de los juventinos, pero finalmente llegó el gol de Cuadrado después de un centro de Alex Sandro desde la banda izquierda. El colombiano remató como pudo, anticipándose a Bruno Peres, y el balón entró. En el 94′. La Juventus cerrará la undécima jornada con menos puntos que Inter, Roma, Nápoles, Fiorentina o Milan, e igualado a unidades (15) con el Torino. No está para tirar cohetes, pero ha evitado que algunos empiecen a preguntar cuándo se celebra el funeral. Ni que sea durante unos días.

La Juve de Allegri empezó perdiendo ante el Bolonia, pero remontó. Foto: Focus Images Ltd.
La Juve de Allegri ganó pocos días después de caer en el campo del Sassuolo. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*