Coman pide paso en la nueva Juve

Allegri Focus

Ganar 0-1 con un gol en propia puerta del rival no sería el mejor cartel de un partido, aunque los datos muchas veces mienten, pues ocultan detalles y sensaciones. La Juventus de Allegri debutó con una victoria corta en el campo del Chievo, aunque en realidad, por momentos gustó y desperdició muchas ocasiones para marcar más goles.

El primer partido de la Serie A 2014/15, sin ser una fiesta, mantuvo el ritmo alto y permitió que los hinchas de la Juventus se fueran a casa con una sonrisa. 90 minutos no sirven para elaborar demasiadas teorías, cierto. Pero la Juve, que durante el verano dejó dudas, supo mandar y dejó detalles positivos. Uno de ellos, el partidazo de Coman, un chico que se pasó todo el partido dejando detalles, dando regalos. Levantando suspiros.

La Juve de Allegri se topó en dos ocasiones con la madera. Cuando no era el palo o el travesaño, era la pierna de un defensa. O la falta de puntería. Las ocasiones llegaron por juego, como en los años de Conte, o en jugadas de estrategia, como domina Allegri. Así llegó el primer gol a los 7 minutos, cuando Martín Cáceres, en el segundo palo, remató y Birarghi se metió la pelota dentro. Sin más goles, el resto del partido fue un monólogo juventino. Aunque todo el mundo sabe que si ganas por 1-0 en la Serie A, te darán un susto seguro. Y el Chievo lo dio con Maxi López. Buffon no falló.

Así jugó la Juve en Verona

Sin Pirlo, con molestias, y sin el sancionado Chiellini, la Juve salió sin un delantero puro. Llorente lo miró todo desde el banquillo durante el primer tiempo, con el ‘Apache’ Tevez liderando las cargas con libertad. Allegri apostó por un centro del campo ágil, dinámico. Marchisio intentó mantener el equilibro, ya fuera en defensa o con llegadas a al frontal, Vidal, aún lento, se escoró por momentos a la banda y Pogba se sintió el líder, con tendencia a caer por la izquierda.

Allegri, en espera de ver si se ficha más, apostó por una defensa al estilo de Conte, con 3 hombres cerrando: Bonucci, Ogbonna y Martin Cáceres. Con Lichtsteiner y Asamoah subiendo la banda como si no hubiera mañana, el centro del campo se asoció bien, graciasm sobre todo, a la movilidad de un Kingsley Coman que se llevó todos los titulares. En su debut en la Serie A, el chico de 18 años fichado del PSG fue un diablo, con disparos, insinuaciones, movimientos de arrastre y complicidades con Tévez.

El Chievo, limitado y con algunos jugadores con pocos entrenamientos con sus nuevos compañeros, como Schelotto, sólo se pudo defender durante un primer tiempo en que la Juve buscó más goles. Tévez se topó con la madera en la más clara. La apuesta local era un 4-5-1 con la intención de crear mucho tráfico por el centro del campo, bloqueando la creación juventina. Cuando eso sucedía, la Juve apostaba por unas bandas de largo recorrido. Pese a las carreras de Schelotto y Birsa intentando asustar a la defensa de Allegri, el dominio juventino fue total.

El segundo tiempo fue más de lo mismo. La Juve intentó gustar y buscó dominar, aunque un fallo defensivo casi le regala al Chievo el empate. Lichtsteiner se regaló mil carreras y cuando Allegri apostó por Llorente, el internacional español casi marcó el segundo de un cabezazo. Entonces Coman ya estaba en el banquillo descansado. Y sin él, se perdió un poco de alegría, de descaro.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

2 comments

Pues la verdad muy gratamente sorprendido por la irrupción de Coman; creo, de hecho, que es un poco lo que le hacía falta a la Juve para competir mejor más allá del torneo doméstico: un jugador que fuera un poco más descarado, que arriesgara más, que levantara suspiros, que dejara detalles técnicos para levantar gradas. Siempre me pareció un equipo extremadamente plano, directo, de escaso desborde y en Europa terminó quedando en evidencia… veremos como evoluciona este chico, pero sin duda le da un plus más que interesante a la Juve-

Deja un comentario

*