El Hellas ha vuelto para quedarse

hellas

Curso 1984/85 del fútbol italiano. Allí estaban, por citar algunos nombres de la época, Diego Armando Maradona, Michel Platini, Zico, Sócrates, Karl-Heinz Rummenigge, Franco Baresi o Toninho Cerezo. Siete figuras mundiales de los años 80 y que no coincidían en un mismo equipo ni estaban agrupados en un par de clubes, sino que pertenecían respectivamente a Nápoles, Juventus, Udinese, Fiorentina, Inter, Milan y Roma. Sin embargo, aquella campaña no es recordada el Italia por un duelo entre colosos en la pelea por el Scudetto y sí por ser conquistado finalmente por el Hellas Verona, una auténtica sorpresa. Un equipo que, sin ir más lejos, se encontraba en segunda división tres años antes.

Los tiempos han cambiado y repetir aquello suena prácticamente utópico. Pero sí se puede catalogar de nuevo al Hellas como la revelación de una Serie A 2013/14 que se aproxima a su ecuador. Roza los puestos europeos y ha vencido siete de sus ocho partidos como local. Andrea Mandorlini, técnico del Hellas, ha hecho del 4-3-3 su esquema habitual y combina tramos de iniciativa y posesión de balón con otros de mayor repliegue, verticalidad o juego directo.

Luca Toni tenía ya 16 años cuando Juan Iturbe nació en Buenos Aires. Ahora ambos juegan juntos en la delantera del Hellas. Toni, con una Bota de Oro y un Mundial en su vitrina, está a punto de poner el broche a su trayectoria futbolística. Iturbe, por contra, tiene toda una carrera por delante. Una carrera que hace un par de años era muy prometedora, cuando comenzó a despuntar en Cerro Porteño. Su salto a Europa parecía que se producía a través de un club idóneo: el Oporto. Pero ahí empezaron los problemas. Iturbe no logró adaptarse y quizás le faltó capacidad de trabajo. Se quejó de lo poco que jugaba y acabó siendo cedido a River Plate. En el Monumental, ni fu ni fa: unos días pasaba inadvertido y otros dejaba algunos detalles, pero lejos del nivel que había insinuado en Cerro Porteño.

Y apareció Italia, una oportunidad para tener una experiencia en la Serie A, en calidad de cedido en el Hellas Verona. Ahí ha recuperado rasgos de su mejor fútbol, de ese Iturbe que juega a pie cambiado y parte desde el costado derecho. Su conducción de balón con el pie izquierdo es marca de la casa, como también lo es su gran golpeo de balón, como pudo comprobar hace un par de semanas la Fiorentina, a la que metió un golazo desde fuera del área.

Once tipo del Hellas Verona
Once tipo del Hellas Verona

Luca Toni es otra cosa muy distinta a Iturbe. Ni conducciones de balón, ni jugadas individuales, claro. Toni es el apoyo del equipo, el futbolista al que buscar en largo cuando no se puede salir con el balón controlado. Es decir, cuando la jugada no pasa por las botas de Jorginho, el joven mediocentro brasileño encargado de dar criterio al centro del campo del Hellas. Un regista con un excelente trato de balón y al que vigilan los grandes de la Serie A como futurible fichaje.

Juan Iturbe, Luca Toni y Jorginho son quizás las tres piezas más destacadas de un Hellas que, con el recuerdo del Scudetto conquistado en 1985, pelea por mantenerse en los puestos europeos o cerca de ellos durante el mayor tiempo posible.

Foto de portada: Manaland

Related posts

2 comments

Iturbe era uno de los motivos por los que alguno nos quedábamos a ver las noches golfas de Gol Televisión. Ojalá lo parta en Europa como insinuaba al otro lado del charco.

A mi me han enamorado por otro jugador mas, los tres que has mencionado son los que destacan los nombres por excelencia. Pero en el medio también juega Romulo mediocentro con recorrido, llegada al area y que trabaja mucho. Me encanta asi que tambien lo dejo mencionado. Y en el partido contra la Fiore se marco un partidazo en ese en el que si Iturbe metio un autentico golazo.

Deja un comentario

*