El Inter empieza la liga encima de una nube

El Inter de Mancini ganó al Palermo. Foto: Focus Images Ltd.

Se marchaba Mario Balotelli de San Siro entre burlas de la hinchada del Inter. Y Balotelli, agarrando la camiseta del Milan, los miraba de forma desafiante.

El Inter reina, aunque sea por unos días. Jugada perfecta. Un equipo con 9 puntos después de tres jornadas, el Inter, le saca 8 puntos a la Juve y 6 al Milan. La Serie A ha empezado con un calendario espectacular, y después de ver a la Juve derrotada en Roma ya en la segunda jornada, el derbi de Milan elevó los ánimos en la tercera.

Milán busca ser protagonista de nuevo. Humillada futbolísticamente la última temporada, la ciudad ha visto fichajes caros este verano. El Inter, con dinero indonesio, y el Milan, con dinero tailandés, sueñan con ser hermosos otra vez. Y aunque el partido aún demostró que queda mucho camino para volver a dar miedo a los rivales, también quedó claro que algo mejora.

El Inter empezó realmente mal, con Handanovic y un Murillo espectacular negando el gol a Luiz Adriano en tres ocasiones. El Milan, muy vertical, jugó un buen primer tiempo y le perdonó la vida a un Inter que durante 70 minutos quiso ser protagonista, controlando la pelota. Aunque le costó.

El derbi fue caliente, intenso. Por momentos, bello. Por momentos, feo. Sin Miranda, Mancini puso a Medel de central al lado de Murillo. Jovetic, el único hombre que había marcado hasta ahora, jugaba arriba por detrás de Icardi, con el debutante Felipe Melo aportando garra al centro del campo, al lado de un Kondogbia aún un poco perdido. Perisic también debutó arriba, y también anduvo perdido en un Inter por momentos demasiado dependiente de Jovetic. El montenegrino buscó el disparo desde la frontal en tres ocasiones y generó espacios que aprovechó un Guarín intermitente, aunque listo.

Inter-Milan
Dispositivos iniciales. Infografía: sharemytactics.

En el Milan, Romagnoli mejoró en defensa al lado de Zapata. Mihajlovic puso a Honda por detrás de Bacca y Luiz Adriano, con Kucka y Bonaventura desplegados en ataque como interiores, y ayudando mucho en contención a Montolivo, ya que el Milan salió sin De Jong. El Milan, muy solidario, defendió bastante bien y con un Bacca listo encontró la espalda de la defensa adelantada del Inter durante los primeros 15 minutos. Aunque Luiz Adriano desaprovechó las tres asistencias preciosas de Bacca en este derbi della Madonnina con sabor colombiano.

El Inter, asustado, poco a poco mejoró, con Melo repartiendo patadas y robando balones. El brasileño encajó rápidamente en el partido, todo garra. Antes del descanso, Icardi, en una acción aislada, se quedó solo delante de Diego López, en una ocasión que el portero sacó con la punta de la bota. Al Inter le costó demasiado abrir la defensa del Milan. Y el Milan, listo en las contras y más vertical, falló sus ocasiones.

En la segunda parte, Murillo y Medel ya no dejaron espacios a Luiz Adriano, más apagado. El Inter de Mancini intenta cuidar la pelota, aunque le cuesta. Así llegó su gol, como premio a sus intenciones. Handanovic no regaló la pelota y se la entregó a un Kondogbia presionado por los puntas del Milan. El francés casi perdió la pelota en una zona prohibida, aunque de ese juego con fuego nació el gol. Como pudo, el Inter sacó la pelota, la cuidó y esta acabó en las botas de Guarín, que rompió el balón con un zapatazo en la frontal. Sin ser mejor, el Inter encontró el premio a sus intenciones. En San Siro, el estadio de ese empate colombiano contra Alemania en 1990, un colombiano decidió el derbi. Otro, Murillo, se salió contra Bacca en defensa.

La reacción de Mihajlovic fue sacar a Bacca, pese al trabajo constante del colombiano, y poner a un Balotelli abucheado por la hinchada del Inter. Con 25 años, Balotelli ya había jugado en los dos equipos antes, y en el Inter había trabajado a las órdenes de Mancini y su ayudante Mihajlovic. En su retorno al derbi, aún con poco ritmo, Balotelli jugó un buen partido. Situado con libertad por detrás de los puntas, disparó a la madera, forzó faltas y siempre jugó con sentido. El Inter, sin Juan Jesús, lesionado después de un buen partido, se encerró en defensa. Aguantando los ataques de un Milan que mejoró en su propuesta, aunque no en el resultado. También el Inter mejoró, después de sus partidos ganados sin gustar contra Atalanta y Carpi. La diferencia fue el gol de Guarín.

Mario Balotelli Milan - calciostreaming
Balotelli estuvo muy cerca de empatar el partido. Foto: calciostreaming.

El Milan, con 3 puntos, acabó derrotado. El Inter, con 9, de fiesta. Y los dos con la sensación de que si trabajan duro, las cosas pueden ir aún mejor. Aunque de momento, es el Inter el que vive encima de una nube, feliz, liderando la Serie A.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*