El Nápoles resiste donde la Juventus perdió dos goles de ventaja

Rafa Benítez está firmando un gran inicio de temporada como técnico del Nápoles (Foto: Focus Images Ltd).

La Fiorentina empezó perdiendo por tercera jornada consecutiva en la Serie A, pero esta vez no remontó. El Nápoles de Rafa Benítez resistió bien armado atrás en el Artemio Franchi, ganó 1-2 e impidió que los de Montella sumaran su tercer triunfo consecutivo tras la hazaña frente a la Juventus de hace diez días y el doblete de Cuadrado en Verona el pasado domingo ante el Chievo. Fue un partido que recordó mucho a los de la temporada pasada del cuadro viola: tuvo el dominio de la pelota, jugó mucho en campo contrario, pero fue incapaz de encontrar profundidad ante el buen dispositivo defensivo de los partenopeos. Esta vez sí, Mario Gómez se echó de menos en Florencia.

 

Rafa Benítez está firmando un gran inicio de temporada como técnico del Nápoles (Foto: Focus Images Ltd).
Rafa Benítez está firmando un gran inicio de temporada como técnico del Nápoles (Foto: Focus Images Ltd).

Gonzalo Higuaín, que jugó sólo 60 minutos ya que llegaba al partido algo cargado físicamente, fue el hombre clave en el triunfo del Nápoles. Su excelente pase a Callejón en el 0-1 (con el exterior, delicioso, viendo la entrada desde su extremo del jugador español, que remató de volea con  precisión) diseñó el escenario perfecto para que el equipo de Benítez, que salió también con Mertens y Pandev en el cuarteto de ataque, pudiera explotar su velocidad al contragolpe. La Fiorentina se encontró con el empate en una de las múltiples acciones polémicas que tuvo el choque y Giuseppe Rossi convirtió el penalti ante el especialista Pepe Reina. Ese era el momento de los locales, y todo pudo ser muy distinto si Cuadrado, enrachadísimo y pletórico de confianza, hubiera marcado el 2-1 en una acción individual espectacular que acabó con un disparo al palo. Fueron estos, los posteriores al 1-1, los mejores minutos de un conjunto toscano que atacaba con Rossi como punta principal, con Aquilani y Borja Valero por detrás y con Joaquín y Cuadrado en los costados. Pero ese 1-1 no modificaba demasiado el panorama para los de Benítez, ya que el ímpetu toscano les seguía entregando opciones a los espacios. En una de ellas, Higuaín le devolvió una pared a Mertens y el belga resolvió con la zurda para que el partido se fuera al descanso con 1-2.

Le quedaban 45 minutos a la Fiore, pero su segunda parte acumuló frustraciones y mostró la escasa profundidad del banquillo de Montella. Il aeroplanino metió a Vecino y Ryder Matos, dos chicos jóvenes con muy poca experiencia en Europa y sin demasiada gloria tampoco en sus países de origen, y al peruano Vargas, que está muy lejos de su mejor momento. Pero no hubo opción: incluso con diez -tras la expulsión de Maggio-, el Nápoles resistió y distanció a su rival en siete puntos. Y presionó a la Roma de cara a su duelo de mañana ante el Chievo.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*