El Napoli pierde comba

Napoli Rafa Benítez

3-3. El Udinese de Guidolin visitaba San Paolo con dos bajas importantísimas: Di Natale y Muriel -ambos por lesión-. Sin un punta de referencia, el técnico italiano situó al joven Nico López como futbolista más adelantado y armó un equipo rocoso con la idea de ceder la pelota y jugar a la contra. Benítez, sin Zuñiga, Hamsik, Mesto (todos lesionados) y Britos (sancionado) le dio descanso a Reina y a Armero, quizá pensando en el partido de Champions contra el Arsenal, e inició el encuentro con Rafael en la portería y Réveillère en el lateral izquierdo. A pesar de las numerosas ausencias en ambos bandos, el partido respondió a las expectativas.

El extraordinario nivel de Pandev

El delantero macedonio jugó un partido casi perfecto. Inler y Dzemaili tuvieron problemas para imprimirle velocidad a la pelota y hacerla llegar en condiciones a los extremos, pero Pandev resolvió esos interrogantes y aportó claridad combinando con Insigne en la banda izquierda, asociándose con Higuaín cerca del área y bajando al círculo central para triangular con los dos mediocentros. Sin hacer mucho ruido, suma tres goles en los dos últimos partidos y consigue hacer olvidar, a su manera, a Hamsik. El eslovaco no pasaba por un buen momento de forma antes de su lesión.

Insigne contra Basta

Quizá el duelo individual más atractivo del partido. El volante serbio no solo aportó en ataque, principalmente dejando la banda y moviéndose por posiciones más interiores, sino que secó a Lorenzo Insigne. En estos últimos encuentros, con el bajón de juego de Callejón, Insigne se había convertido en el activo principal en el esquema del técnico español, y entre Dušan y Heurtaux consiguieron minimizar su influencia cerca de las inmediaciones del área. Prueba de ello fue que Benítez ordenó a los extremos que permutaran sus posiciones en la segunda mitad e Insigne se situó en la banda derecha. Desde ahí les causó más problemas a los visitantes.

 

FIL ARSENAL NAPOLI 07
Pepe Reina fue suplente por 1ª vez en la Serie A 2013-14. (Foto: Focus Images Ltd)

 

Incertidumbre en el tramo final

El autogol de Fede Fernández a las puertas del descanso abrió la puerta a la remontada. Y así fue, al menos por un instante. Un buen golpeo de Bruno Fernandes desde la frontal del área subió las tablas al marcador (2-2) y despertó a los locales: Higuaín agarró la pelota en la izquierda, le pegó duro y Brkic la despejó como pudo con la mala suerte de que por allí pasaba Dzemaili, que adelantó otra vez a los suyos tan solo un minuto después de que se produjese la igualada. No sería el último gol: Basta, tras un córner, se encontró con la pelota dentro del área pequeña, la controló y con la sangre fría de un delantero batió a Rafael (3-3). Divertidísimo para el aficionado neutral pero una locura para hinchas y entrenadores. El ida y vuelta en los últimos diez minutos no alteró el resultado.

El Udinese se mantiene 5 puntos por encima del descenso (a expensas del resultado que consiga la Sampdoria mañana) y el Napoli vuelve a dejar claro que, además de caer derrotado en los compromisos contra los dos grandes favoritos (Juve y AS Roma), no pasa por su mejor momento.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*