El peor Milan derrota a un Inter sin alma

Nigel de Jong Milan - calciostreaming

Mejor sería no comparar el derbi de Milán con su pasado. Mejor sería no comparar el derbi de Milán con otros derbis de primer nivel en Europa. El derbi enfrentaba a dos sombras, dos viejas que se operan y piensan que con unos morros sintéticos aún son bellas. No, ni el Inter ni el Milan son bellos.

Como en los últimos derbis, no ha sido un buen partido. Pura decadencia de un derbi que mira hacia tierras asiáticas para mejorar. El Inter tiene un propietario indonesio y el Milan negocia con chinos. Si en Roma, Florencia o Nápoles son conscientes del mal momento de la Serie A pero mejoran poco a poco, en Milán, la ciudad más grande del calcio por la presencia de dos equipos que han ganado la Champions, intentan parar la caída libre.

Clarence Seedorf Milan - calciostreamingSeedorf se llevó el derbi. (Foto: calciostreaming)

Ha sido un derbi triste. Los ultras de los dos equipos, que tantas veces han realizado coreografías preciosas, en esta ocasión han mostrado mosaicos en los que priorizaron ser ultras a ser hinchas del Inter o el Milan. Nadie rema en la misma dirección y el enfermo corre el peligro de ahogarse. Un derbi tenso, con energía negativa, en que el Milan ha ganado 1-0 evitando el drama. Si perdía, se quedaba fuera de Europa. Ha ganado y cuando faltan dos jornadas tiene opciones aún de jugar la Europa League y ser quinto. El Inter, que jugó como un equipo pequeño, aún no tiene seguro ser quinto o jugar en Europa. Triste realidad de la ciudad que fue capital mundial del fútbol en su momento.

Seedorf, con la soga al cuello, fue más valiente que Mazzarri. Supongo que mereció ganar. Y el Milan, en su mediocridad, ofreció más. De Sciglio volvió a la derecha y Balotelli se quedó solo arriba, luchando contra el mundo. Mazzarri no modificó su 3-5-2 con Kovacic en el centro del campo. El Inter se fue apagando y solo Nagatomo parecía vivo por momentos. El Milan le ponía agallas, con fogonazos de Taarabt y Kaká. Con el brasileño fallando dos ocasiones claras en un primer tiempo de dominio milanista.

Con más físico que táctica, con más corazón que talento, el Milan ha desequilibrado el partido en la segunda parte con un testarazo de De Jong a centro de Balotelli. Con el miedo en los ojos y con voz insegura, los dos equipos se han mirado y ha ganado el que estaba más desesperado. Mazzarri, que se desespera teatralmente (“No hemos sido nosotros mismos”, declaró al final del partido), intentó solucionar el desastre sacando a Cambiasso y poniendo un Guarín que explica la temporada del Inter solo: un quiero y no puedo cuando esperábamos más. Icardi, otro que no despega, ha acabado sustituido por Milito. Pura frustración de un Inter mediocre, que ha chocado contra el peor Milan en años. Milan es eso, frío y gris como su clima. Para creer en estos equipos se debe tener la fe, locura y valentía del aficionado que saltó solo al césped en la segunda parte. Nadie entendió qué quería hacer. Nadie entiende al Milan y al Inter.

Con esta victoria, el Milan queda a tres puntos de sus vecinos. Veremos quién llora. O si lloran los dos. Milan e Inter han acabado luchando por ser quintos. Triste, triste. Triste.

Foto de portada: calciostreaming

Related posts

3 comments

Que grandes sois todos y cada uno de vosotros, también decir que Axel para mi y muchos es el mejor periodista deportivo español que hay ahora mismo, no te vayas nunca de golT.

Estoy totalmente de acuerdo con ceseltop, da gusto leeros en la web y da gusto escucharos por la radio. Sois el grupo de periodistas que de verdad saben acercarse al corazón de la gente que amamos el fútbol como juego, por encima de colores, mucho más allá de fanatismos…

Deja un comentario

*