El pragmatismo permite al Parma acariciar Europa

Parolo Parma - calciostreaming

Parma y Nápoles llegaban a la 32ª jornada de liga en tesituras bastante opuestas. Los locales venían de perder tres partidos consecutivos, enfrentándose a Juventus, Lazio y Roma y encajando 9 goles. En cambio, los de Benítez, pese a caer en Europa League hace unas semanas, habían sumado los tres puntos en sus dos últimos enfrentamientos en Serie A, ante la Juventus en casa y en Catania.

El partido tuvo un ritmo principalmente lento y pesado. Rafa Benítez repitió la alineación que había ganado una semana antes a la todopoderosa Vecchia Signora, un once bastante definido donde el brasileño Henrique ejerce de lateral diestro mientras Maggio y Zúñiga siguen recuperándose de sus respectivas lesiones. Por lo que respecta al Parma, Amauri y el capitán Alessandro Lucarelli fueron baja por sanción, mientras Cassano acabó cayendo de la convocatoria pese a que unas horas antes del partido se decía en Italia que podría llegar a jugar algunos minutos.

 NapolesParma vs Away team - Football tactics and formationsOnces de Parma y Nápoles en el Ennio Tardini.

Una vez más, el Nápoles volvió a tener problemas en la salida balón, ya que el Parma se defendía con mucha destreza acumulando varios hombres en su campo que dejaban los mínimos espacios posibles. Inler y Jorginho, que formaron la medular napolitana, trataban de descongestionar el juego del equipo: el suizo se retrasaba un poco para ayudar a sacar el balón jugado y el ex de Hellas Verona avanzaba su posición para hacer jugar a los de arriba con velocidad y dinamismo. Pero los de arriba no tuvieron el día. Ni Callejón, ni Higuaín, ni Hamsik. Solo cuando el esférico llegaba a los pies de Insigne parecía que podían pasar cosas, pero la verdad es que el mayor peligro que creó el equipo en el primer tiempo fue a balón parado y no inquietó en exceso a un Mirante muy seguro.

El conjunto de la región de Campania jugó los primeros tramos de encuentro con algo de timidez, pareciendo que le faltaba confianza en sí mismo o incluso atrevimiento. Como un adolescente que invita al cine a su pretendienta y la vergüenza no le permite abrir la boca hasta que llegan los títulos de crédito y la sala ya está vacía. Cuando el Nápoles perdió su cobardía, en el Ennio Tardini ya no quedaba nadie.

Por su parte, Roberto Donadoni logró sacar el máximo rendimiento de sus hombres que, sin firmar un partido mayúsculo, hicieron bien su trabajo y colectivamente eso marcó la diferencia. El técnico que había entrenado al Nápoles -sin demasiada suerte-, durante unos meses en el 2009, se ha convertido en uno de los nombres propios de este fin de semana en el país transalpino.

Biabiany, el ágil extremo del Parma que parece haber encontrado su sitio en el norte de Italia, fue posiblemente el mejor del partido. Quizá sea osado afirmar que fuera el mejor pero sin duda sí fue el más determinante. El Parma, que suele hacer daño por los costados, tiene en su banda izquierda, con el francés y Molinaro, una de sus principales fuentes de peligro.

“Estamos decepcionados, eso está claro. Me parece que tenemos que ser mucho más decisivos de cara a puerta y no lo hemos conseguido esta vez”, Rafa Benítez.

Como no podía ser de otra manera, el único gol del partido llegó por una banda. Esta vez fue por la derecha, la de Cassani y Schelotto, con un centro raso del lateral al borde del área que habilitó a Parolo para que pusiera el balón en la escuadra de la portería de Pepe Reina. Octavo gol del italiano en esta edición de liga. El tanto enloqueció a la grada del estadio y revolucionó a los jugadores del Parma, que empezaron a creer que sacar los tres puntos era más que posible. Y este contexto martirizó al Nápoles. Benítez sacó del campo a los ex madridistas Higuaín y Callejón, desaparecidos y cabizbajos durante todo el encuentro, y dio entrada a Dries Mertens y Duván Zapata. El belga, como siempre ocurre cuando entra desde el banco, alteró por momento la solidez defensiva local, pero fue ineficaz ya que no logró conectar ni con Zapata ni con Pandev, que entró por un Hamsik que tampoco estuvo fino.

El Nápoles se dejó tres puntos en Parma en una semana en la que tanto los jugadores como el propio míster habían declarado en múltiples ocasiones que iban a luchar por la segunda plaza. Esta derrota abre la brecha entre la Roma y el Nápoles hasta 12 puntos de diferencia y la Fiore se acerca sensiblemente (a 9 puntos) a la zona Champions, delimitada por los napolitanos. En cambio, el Parma rompe la mala racha que acumulaba recientemente y se engancha por completo en la lucha por entrar en Europa. Ya se encuentra empatado a puntos con el Inter y la próxima jornada viaja a Bologna para jugar el derbi de la Emilia-Romaña. Sus rivales están a dos puntos del descenso justo después de sacar un punto en el Giuseppe Meazza ante el propio Inter de Milán del cuestionado Mazzarri.

Foto de portada: calciostreaming.

Related posts

2 comments

Deja un comentario

*