Esto no es la final de los 100 metros

Mou no tiene a la torre Eiffel en el jardín de casa, ¿podrá tener a Paul Pogba en el jardín de Stamford Bridge? / Foto: Focus Images Ltd

“Ay, Pogba, cuántos errores: 26 balones perdidos”. Así titula ‘La Gazzetta dello Sport’ en su edición de este lunes uno de sus textos acerca del resultado más sorprendente en el estreno de la Serie A 2015/16: Juventus 0-1 Udinese.

De Paul Pogba ya se sabe que no es un organizador. Sus mayores virtudes son otras. Ahora que no está Andrea Pirlo en la plantilla, no será el francés el que tome el testigo de Andrea en esa faceta, si acaso Claudio Marchisio -actualmente lesionado-. Precisamente las lesiones de Marchisio, Khedira y Morata condicionaron el primer dibujo táctico de la Vecchia Signora: 3-5-2 con Padoin, Pereyra y Pogba en la medular. No sorprendió eso, pero sí que Kingsley Coman fuese el elegido para acompañar a Mario Mandzukic en la parcela ofensiva. De este modo, Paulo Dybala vivió una hora en el banquillo de los suplentes.

El resultado final fue un accidente, uno de esos marcadores que se producen cada cierto tiempo cuando el equipo que domina gran parte del encuentro no transforma sus aproximaciones a la portería de Karnezis (21 disparos de la Juve, solo 5 entre los tres palos) y Cyril Théréau convierte una de las pocas llegadas del Udinese al territorio de Gianluigi Buffon.

En el apartado positivo, la Juve insinuó la que puede ser una de sus principales armas en el presente curso: la aportación ofensiva de los laterales. A la espera de que debute Alex Sandro (fue suplente y Patrice Evra actuó de inicio), Stephan Lichtsteiner buscó con insistencia la línea de fondo para servir envíos laterales a Mario Mandzukic. De ese modo, la Juventus se adaptó rápidamente a las características de su nuevo ariete, que poco tienen que ver con las del añorado Carlos Tevez o las de Álvaro Morata. Mandzukic fue el destinatario de múltiples balones hacia el área, aunque el croata desaprovechó un par de opciones claras de remate. Fue la clásica tarde de Mandzukic en la que, por un lado, se le reclama un mayor acierto y eficacia en el área, pero al mismo tiempo se pondera su permanente sacrificio, esfuerzo y forma de luchar por cada balón con los zagueros rivales. En Turín ya empiezan a conocer al ‘9’ balcánico.

No fue el día de Mandzukic, como tampoco lo fue de Pogba. El francés, que estrena su nuevo dorsal número 10, estuvo extrañamente impreciso. En una Juve lenta, de ritmo monótono y un tanto previsible, Pogba no contribuyó a que la fluidez de la circulación de balón mejorase ante un equipo bien ordenado y replegado como el Udinese. En un mediocampo con el galo, con Padoin ejerciendo de mediocentro y con Roberto Pereyra, el virtuosismo creativo fue insuficiente para sorprender al conjunto de Udine. “Solo nos ha faltado el gol”, se consolaba Leonardo Bonucci tras el 0-1.

Massimiliano Allegri: “La Serie A no es la final de los 100 metros, es un maratón: se necesita paciencia para encontrar el ritmo justo.”

Antes de esta primera jornada, Allegri había augurado que para conquistar esta Serie A no serían necesarios tantos puntos como en ediciones anteriores. Para empezar, la Roma, el Milan o el Nápoles también han arrancado la liga con tropiezos. Con el transcurso de las semanas, con la reaparición de Morata, Khedira y Marchisio, así como con la incorporación de Juan Cuadrado -y quizás alguna otra novedad-, la Vecchia Signora mejorará.

¿Y Pogba? Se recuperará.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*