La Juventus despierta tarde en la mejor tarde de Gio Simeone

La Juve de Allegri empezó perdiendo ante el Bolonia, pero remontó. Foto: Focus Images Ltd.

Cuando la Juve despertó en Marassi, ya perdía por 3-0. El Genoa salió decidido a morder al campeón italiano con un fútbol intenso, rápido, incómodo para el combinado bianconero, y su efectividad en ataque hizo el resto. En las dos primeras oportunidades apareció Gio Simeone para aparecer en el lugar oportuno para rematar antes que nadie. Con sus dos dianas, el delantero argentino ya ha anotado cuatro goles esta temporada, mientras el 3-0 llegó en un saque de esquina que Alex Sandro introdujo en su propia portería. Los goles cayeron ante el desconcierto de una Juventus incapaz de ajustar sus nuevas piezas, quizás acusando más de lo previsto el desgaste europeo padecido en su visita a Sevilla. Dani Alves, central en la línea de tres zagueros de Allegri, y Lichtsteiner, carrilero, fueron una debilidad en la recta inicial del encuentro. El Genoa se aprovechó de su falta de rodaje y compenetración para salir con el cuchillo entre los dientes, juntando a Ocampos y Laxalt por el flanco zurdo, y los destrozó. Los locales llevaron la iniciativa, robaron arriba y golpearon en tres de sus primeras aproximaciones.

Genoa 3 (Gio Simeone 3′, 13′, Alex Sandro pp. 29′)
Juventus 1 (Pjanic 82′)

Juventus vs Genoa - Football tactics and formations

La superioridad manifiesta del Genoa no solo se edificó en el despliegue ofensivo de su sector zurdo, sino que también merece la pena detenerse en su organización defensiva. El conjunto rossoblu ató en corto a los centrocampistas turineses, que en muy pocas ocasiones recibieron la pelota en condiciones. Rigoni vigiló los primeros pases a Hernanes, mientras Cofie y Rincón se encargaron de perseguir a Pjanic y Khedira respectivamente para evitar que entraran en juego con frecuencia. Por otro lado, los centrales leyeron con acierto los movimientos de Cuadrado y Mandzukic, por lo que tampoco permitieron que recibieran la pelota en ventaja. La Juventus se atascó, y más todavía después de que, una vez superado el diluvio que dejó tres goles en las redes de Buffon, Bonucci se retirara lesionado. Sin el único central sano que quedaba de la teórica línea defensiva titular, y el que mejor saca jugado el balón, la Vecchia Signora se quedó sin su referente para zafarse de la telaraña tejida por Ivan Juric.

El trabajo defensivo local fue encomiable, pues Perin vivió uno de los partidos más plácidos de la temporada frente a uno de los rivales más peligrosos de la liga. Sin embargo, la Juve nunca supo cómo romper a un adversario tan ordenado. Allegri intentó varios ajustes en el segundo tiempo, pero ninguno terminó de resultar efectivo. Tras el descanso el técnico italiano adelantó a Dani Alves al centro del campo, pasando a jugar a la derecha de Hernanes y desplazando a Pjanic a la mediapunta para ganar un efectivo más en esa parcela de campo. El experimento duró ocho minutos, que fue el rato que tardó Higuaín en saltar al terreno de juego sustituyendo a Lichtsteiner. La Juventus recuperó el 4-3-3, con Alves como lateral derecho y Mandzukic partiendo desde la banda izquierda, pero estos cambios tampoco acabaron de agitar al Genoa. Los pupilos de Juric se limitaron a gestionar su ventaja. Solo un gol de Pjanic de falta maquilló el marcador para una Juventus que terminó con diez hombres al marcharse lesionado Dani Alves una vez realizadas las tres sustituciones. Las bajas se acumulan en el cuadro bianconero, aunque a pesar de la derrota todavía conserva una ventaja de cuatro puntos respecto al segundo clasificado.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

La desconexión fue total. Uno de esos días donde todos sale mal. Alves en la línea de tres defensas estuvo más perdido que el barco del arroz. Sin Marchisio, el medio campo juventino sufre. Arriba notan la baja de Dybala excesivamente. Para redondear el día por el lado chungo, Alves se ha fracturado el peroné y a ver qué tiene Bonucci. Muchas bajas y todas importantes arrastra Allegri. Reitero, uno de esos días donde todo lo que pueda salir mal, saldrá fatal.

Y ojalá se recupere pronto Dani Alves.

Deja un comentario

*