Hay vida después de Cuadrado

Ocho victorias y cuatro empates es el balance de la Fiorentina en su última docena de partidos. Son los números de un equipo que vive el mejor momento del curso, a pesar de que en enero asistió al traspaso de Juan Cuadrado al Chelsea. Desde que el colombiano dejó Florencia, el equipo ‘viola’ ha sumado cinco victorias y tres empates en las distintas competiciones en las que sigue vivo (Serie A, Copa de Italia y Europa League). La Fiore demuestra que puede competir bien sin Cuadrado y, de momento, sin Giuseppe Rossi -está volviendo a pasar una temporada en blanco por culpa de las lesiones-; pero con dos aspectos cruciales en el último mes del conjunto entrenado por Vincenzo Montella: la rapidísima adaptación de Mohamed Salah y las constantes modificaciones tácticas del técnico italiano.

Salah, en calidad de cedido y como integrante de la operación que llevó a Cuadrado a Londres, es un refuerzo de buen nivel para un club que aspira como mínimo a estar en la zona europea de la clasificación en la Serie A y, si es posible, pelear por el tercer escalón -de acceso a la Champions- con el Nápoles.

En apenas un mes en el fútbol italiano, el egipcio ya ha jugado más (360 minutos) que en la primera mitad de temporada (337′) con el Chelsea y ha marcado el doble de goles (4) que en un año entero en Londres.

Salah no ha necesitado periodo alguno de aclimatación al fútbol italiano y ya ha sido el jugador más determinante de la Fiore en este mes: por lo que hace fuera del área y por su aportación dentro de ella (tres tantos en las últimas tres jornadas y un gol al Tottenham en la UEL). Ya ha actuado como mediapunta en un 4-3-2-1, como segundo punta en un 3-5-2, así como de extremo izquierdo (o derecho) en un 4-3-3.

Montella sabe que puede aprovechar las condiciones del egipcio en diversos roles, en función de lo que sea más adecuado para cada momento de un partido o para las características del rival. Salah puede encarar y buscar el uno contra uno desde la demarcación de extremo. Puede moverse entre líneas y buscar balones en esa zona a la espalda de los mediocentros rivales. O puede incluso actuar en punta para tratar de atacar la espalda de los centrales -como hizo en el campo del Sassuolo- y recibir el esférico en carrera con 30 metros por delante. Su polivalencia casa bien con el estilo de Montella, uno de los entrenadores del fútbol italiano con mayor tendencia a modificar el dibujo táctico prácticamente cada semana. Y su rendimiento compensa la baja de Cuadrado, la lesión de Rossi y el irregular curso de Mario Gomez.

Vincenzo Montella, entrenador de la Fiorentina: “Creo que él [Salah] puede jugar en cualquier posición de ataque. ¿Quién salió beneficiado del traspaso de Cuadrado? La Fiorentina ganó mucho dinero y en el césped [Salah y Cuadrado] son futbolistas muy parecidos.”

Tottenham Hotspur v ACF Fiorentina UEFA Europa League

Mohamed Salah ha sido cedido por el Chelsea (Foto: Focus Images Ltd)

El egipcio no fue el único refuerzo invernal en Florencia. Aleandro Rosi, Alberto Gilardino y Alessandro Diamanti también se incorporaron al equipo en enero, siendo Diamanti el más utilizado por parte de Montella. El ‘trequartista’ italiano, cedido por el Guangzhou Evergrande, fue decisivo en la victoria ante Atalanta, aunque su protagonismo ha bajado en las últimas tres jornadas.

La Fiorentina afronta en los próximos días retos importantes: el jueves la ida de las semifinales coperas ante la Juventus, el lunes la visita a la Lazio (rival directo en la pugna por Europa) y después los octavos de final de la Europa League frente a la Roma. Un par de semanas que pueden definir la campaña del conjunto de Florencia, el nuevo equipo de Mohamed Salah.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

2 comments

Deja un comentario

*