Incluso el ‘pupas’ le gana al Inter

Salah Fiorentina - Focus

Qué bendición, cuando en el fútbol italiano un jugador rima con “qua”. Entonces se puede cantar esa canción de “Siamo venuti fin qua, siamo venuti fin qua, per vedere segnare…” que cantaban los hinchas del Milan añadiendo Sheva o Kaká. O sea, hemos venido hasta aquí para ver marcar a Kaká. O Salah, en este caso. Como cantan los hinchas de la Fiorentina.

Con el egipcio, la Fiorentina sonríe otra vez. Salah ya ha marcado en cinco semanas más goles con la casaca viola que en medio año en el Chelsea. Un gol suyo le ha dado la victoria a los toscanos en San Siro en un duelo entre supervivientes europeos, equipos cansados por su esfuerzo del jueves. Un duelo casi épico, pues la Fiorentina se quedó con 9 hombres durante los últimos minutos, por la lesión de Savic y Tomovic. Y se quedó en cuadro, defendiendo como pudo, con Neto sacando balones con maestría. En total, los toscanos sufrieron tres lesiones. Y ganaron. Acabaron con 9. Y ganaron. Fueron el pupas. Y ganaron. No jugaron Borja Valero, Joaquín o Mario Gómez. Y ganaron. Así anda el Inter.

La Fiorentina ha encontrado la forma de reaccionar. Se ha puesto quinta y no anda lejos de la segunda posición. El viento sopla a favor, compite en tres competiciones y solamente las lesiones defensivas rompen su alegría justo antes de las semifinales de copa contra el viejo enemigo, la Juventus.

Inter-Fiorentina, equipos iniciales

Alineaciones titulares. Infografía: sharemytactics.com

Ganar en San Siro siempre tiene mérito. La Fiorentina encadenaba 13 partidos sin ganar contra el Inter en su feudo, por ejemplo. Cierto es que en estos momentos, San Siro es una obra arquitectónica que nos trae recuerdos de otros tiempos grandes, casi el mismo efecto que produce el Duomo de Florencia. Milán, futbolísticamente, es un páramo. Un desastre, con equipos en el centro de la tabla, con datos mediocres. Si el Milan fue un desastre en Verona, el Inter se empeñó en estar a la altura con otra derrota. Poco duran las alegrías en casa del Inter. Y eso que Mancini fue atrevido, buscando soluciones: puso a Vidic y Kovacic por Rannochia y Shaqiri, buscando dar descanso a jugadores claves. Y sin jugadores claves, el Inter perdió carácter. Kovacic parece menos importante con Mancini y perdió los duelos con una Fiorentina atrevida. Un equipo que quiere ser grande y pese al cansancio de la batalla con el Tottenham, jugó como debe jugar quién representa a la ciudad de Florencia. Con la cabeza alta, con altanería, con atrevimiento. Y eso que Montella dio descanso a Salah, apostando por Ilicic por detrás de Babacar. El problema fue la lesión del senegalés. Un de las tres lesiones de la Fiorentina. Por eso entró Salah, que marcó en la segunda parte. Y los hinchas toscanos cantaron eso de Siamo venuti fin qua, siamo venuti fin qua, per vedere segnare Salah”.

No, no era el día de un Inter casi cómico, con Podolski chutando el banderín intentando sacar un córner. La Fiorentina fue más, con Kurtic y Diamanti fallando ocasiones. Sólo Guarín, el jugador que mejor se adapta al nuevo modelo de Mancini, daba problemas. Perdiendo ya en el segundo tiempo, Mancini empezó con su show de dar papelitos a los jugadores con órdenes. Y lo tocó todo. Apostó por Shaqiri por Podolski, abucheado. Y el equipo mejoró. Kovacic se puso por la izquierda y la Fiorentina se sorprendió, acorralada. Montella y Mancini, con dos equipos cansados con muchos frentes abiertes, buscaron soluciones. Piernas cansadas, nervios. Y una racha positiva que no se podía romper. Aunque se rompió una, la interista.

Mancini apostó después por Palacio, por un Kovacic triste. Montella, por Joaquín por Diamanti, frito. La Fiorentina buscó las contras con 11 hombres. Y con 10. Con 9, ya no. Ilicic perdonó el 0-2 y solamente Neto evitó el desastre cuando Tomovic se lesionó en un trompazo con Palacio y salió en litera. Cuando Savic también se lesionó. Cuando San Siro mordió. Fueron salvadoras las prodigiosas paradas de un Neto que fue suplente en muchos de los partidos que la Fiore perdió. Cuando no quiso renovar. Con esos puntos, quién sabe, la Fiorentina incluso podría estar más lejos del Inter. El Inter parece lejos de todo. Excepto del Milan, claro.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*