Koulibaly prolonga el sueño del Nápoles

Buffon no pudo evitar los tres goles del Barcelona. Foto: Focus Images Ltd.

La Juventus jugó con fuego en el partido más esperado de la temporada en la Serie A y se acabó quemando. El equipo de Massimiliano Allegri afrontaba la visita del Nápoles con una ventaja de cuatro puntos respecto al cuadro partenopeo, suficiente margen como para dejar la liga sentenciada en caso de victoria y colchón suficiente para vivir un fin de curso tranquilo en caso de empate. La Juventus asumió los mínimos riesgos posibles con el balón, quiso proteger su portería y se olvidó de buscar el gol en el arco de Pepe Reina, que vivió una noche mucho más plácida de lo previsto. Ante un Nápoles que ataca de memoria, siempre con los mismos mecanismos ofensivos, la Juventus creyó que bastaba con aprenderse la lección y aplicarla como en tantas otras veces. La Juve cedió espacios en las bandas y esperó que el equipo napolitano se desesperara a base de centros laterales repelidos por la pareja de centrales bianconera. Pero no contó con un salto poderoso de Kalidou Koulibaly a la salida de un córner, ya en la recta final, que prendió fuego a la Serie A. La ventaja aún es juventina, pero el calendario quizás favorezca al Nápoles, que ha recortado cinco puntos de diferencia respecto al equipo piamontés en las dos últimas jornadas.

Juventus 0
Nápoles 1 (Koulibaly 89′)

Napoles vs Juventus - Football tactics and formations

Juventus y Nápoles disputaron un partido muy parecido al que vienen jugando desde que Sarri y Allegri son los entrenadores de ambos equipos. Los roles están definidos, más todavía dados los ideales irrenunciables del cuadro partenopeo. El Nápoles salió a presionar arriba, pero ajustó un poco los primeros esfuerzos para dejar tocar a los centrales de la Juventus mientras priorizaba tapar las líneas de pase a Khedira, Matuidi y, sobre todo, Miralem Pjanic. La Juventus no conectó con el mediocentro bosnio y esta carencia desconectó a sus armas más peligrosas en ataque. Douglas Costa, Dybala e Higuaín prácticamente no intervinieron en la primera mitad y apenas tocaron media docena de balones en condiciones en campo contrario a lo largo de los 45 minutos iniciales.

En algunas fases del partido, incluso, el Nápoles flotó a los centrales de la Juventus para medir hasta qué punto estaban dispuestos a asumir riesgos. Y se encontraron con una Juventus que pretendía que sucediera lo mínimo posible, pero que no tenía la fórmula para activar a sus principales recursos ofensivos. Así, el Nápoles no se sintió intimidado y poco a poco se fue soltando en ataque. Le ayudó a creer la lesión de uno de los baluartes defensivos del equipo bianconero, pues Giorgio Chiellini quedó mermado físicamente en uno de los primeros choques del partido y acabó sustituido. Los de Sarri insistieron en atacar por el perfil izquierdo, donde Hamsik participó más que en duelos anteriores contra la Juventus. El capitán se juntó con Insigne y a su sociedad se sumó un activo Mario Rui, con más peso del habitual en ataque. El lateral luso firmó un buen partido, en líneas generales, y no sufrió ante la velocidad de Douglas Costa. Pero al descanso el bagaje ofensivo del Nápoles era escaso. La pelota siempre estaba en la mitad de cancha turinesa, pero Buffon apenas había intervenido.

Napoles vs Juventus - Football tactics and formations

Massimiliano Allegri no dudó en reforzar aún más el centro del campo al descanso. Dybala se quedó en el vestuario y Cuadrado empezó la segunda mitad en la banda derecha. Matuidi centró su posición y Douglas Costa buscó las cosquillas de Hysaj. Con tres efectivos en la medular la Juventus tampoco ganó en continuidad. Ni le duró más la pelota ni frenó la dinámica del partido, cada vez más abierto. El Nápoles hizo los cambios de casi siempre (Milik por Mertens, Zielinski por Hamsik y Rog por Allan) y encontró huecos para progresar entre líneas, con Insigne recibiendo a menudo a la espalda de Pjanic. Cuando el diablo italiano lograba girarse entre líneas pudo habilitar a Callejón, que ganó la espalda de Asamoah en un par de ocasiones. En una de sus internadas el granadino puso a prueba a Buffon, que respondió bien ante un tiro cercano. El guardameta italiano también intervino en un par de remates lejanos, otro recurso del Nápoles en la recta final.

Y cuando parecía que el partido terminaría en empate, con el esperado reparto de puntos entre Juventus y Nápoles que reforzaba el liderato bianconero, Koulibaly se zafó de la marca de Mehdi Benatia y se elevó por encima de toda la defensa turinesa para adelantar al equipo celeste en el marcador. Mehdi Benatia, que había firmado un partido monumental en la faceta defensiva, perdió el duelo con el central senegalés, que con su testarazo comprime la batalla por el campeonato. La Juventus todavía lidera la tabla, pero le queda visitar al Inter y a la Roma, en plena pelea por los puestos de acceso a la Champions

Calendario de la Serie A:

Juventus: Inter (F), Bolonia (C), Roma (F), Hellas Verona (C)

Nápoles: Fiorentina (F), Torino (C), Sampdoria (F), Crotone (C)

La Juve de Allegri empezó perdiendo ante el Bolonia, pero remontó. Foto: Focus Images Ltd.
La Juventus no jugó un buen partido ante el Nápoles. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

5 comments

Está preciosa la liga italiana este año, aunque la gente preferirá seguir otros campeonatos ya decididos, pero mas mediáticos.

Deja un comentario

*