Khedira como consecuencia

Khedira llegó a coste cero a Turín / Foto: Focus Images Ltd

No fue Higuaín, ni Mandzukic, ni Pjaca, ni siquiera Paulo Dybala. Fue Sami Khedira quien le daría por segunda jornada consecutiva la victoria a la Juventus de Turin, resolviendo así un incomodísimo encuentro para la Vecchia Signora. La Lazio de Simone Inzaghi, que dejó rasgos de equipo muy bien trabajado tácticamente, se aprovechó de la poca creatividad que dispuso Allegri en su centro del campo (Lemina – Asamoah – Khedira lo formaban) para cerrarle las puertas e impedir que pudieran desplegarse en campo contrario. El conjunto romano, formando en un 5-2-3, permitía que la zaga blanquinegra tuviera la pelota sin agobios (como Bonucci estaba de baja, la salida de balón tampoco era especialmente lúcida), pero mordía cualquier intento de recepción por delante con agresivas anticipaciones y aquello bloqueó al conjunto turinés. Sólo las geniales pero intermitentes caídas de Paulo Dybala permitían que la Juve se incrustara dentro del sólido bloque azul. Como los de Allegri tampoco se exponían demasiado, la Lazio no consiguió crear un exagerado caudal de ocasiones a Gigi Buffon, pero el merodeo de un inspirado Immobile, de Felipe Anderson y de Lulic cuando lograban transitar siempre era intimidante.

Fue avanzando el partido y los locales hubieron de bajar el ritmo, pues ese nivel de activación y agresividad no era sostenible. La Juventus, poco a poco, lograba juntar pases hasta establecerse en campo rival y, una vez allí, el peligro vino casi íntegramente por el prometedor sector derecho, que apunta a que va a ser uno de los principales caudales de juego del conjunto de Allegri en la 2016/2017. Dani Alves, que ya va cogiendo jerarquía (hasta le quita faltas en la derecha a Dybala) y emulando el rol de falso interior que ejercía en Barcelona, se asociaba por allí con Paulo como hacía con Leo, con el serpenteo incesante de un indetectable Sami Khedira, nominal interior diestro, ofreciendo siempre opciones de pase por delante y aprovechándose de la atención que generan los dos latinoamericanos. Incorporándose desde segunda línea, el alemán ofreció varios avisos hasta que finalmente se aprovechó de un genial pase del mediapunta argentino y de un error de Biglia para resolver el encuentro. No es ninguna casualidad que Sami esté siendo, a falta de que los nuevos fichajes se incorporen definitivamente, el nombre más decisivo de la Juventus hasta ahora, sino una consecuencia del juego turinés, que junta por su sector a dos de los hombres que más balón reclaman. Las incesantes rupturas de Khedira por allí son una bendición para ellos.

Paulo Dybala of Juventus during the Serie A match at Juventus Stadium, Turin Picture by Stefano Gnech/Focus Images Ltd +39 333 1641678 13/02/2016
Dybala, Alves y Khedira se empiezan a entender. Foto: Focus Images Ltd
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

Por qué razon Allegri aún no confía en Pjanic? Creo que sería importante su inserción en el equipo, que carece de ideas y fluidez… y la recuperación de Marchisio será vital ..

Deja un comentario

*