La eterna juventud de Buffon

Gianluigi Buffon of Juventus celebrates following the UEFA Champions League match at the Etihad Stadium, Manchester
Picture by Ian Wadkins/Focus Images Ltd +44 7877 568959
15/09/2015

La pregunta es simple: ¿es Gianluigi Buffon el mejor portero de todos los tiempos? Las crónicas en blanco y negro hablan de las virtudes de Yashin, capaz de convertirse en leyenda sin ganar grandes torneos. Después han llegado muchos. A nivel de palmarés, Iker Casillas es candidato claro. Buffon no tiene ni la Eurocopa ni la Champions. Aunque sí tiene un Mundial. Y, como Iker, fue clave. Buffon tiene otras cosas, como no dejar la Juve cuando la bajaron en los despachos. Ese ascenso tiene un valor simbólico, sin duda. Y ya tiene el récord de minutos sin encajar un gol de la Serie A. Lo ha batido esta temporada, a sus 38 años. La temporada en que Totti, casi con 40, sigue dando guerra, Buffon vive en otra dimensión: es titular, nadie duda que seguirá jugando y juega de maravilla. Sí, es portero. Pero los reflejos contra Balotelli en el último Milan-Juve o el penalti parado a Kalinic son propios de un chaval joven.

Con 9 ligas ganadas con la Juve (dos las perdió en los despachos), Buffon ha anunciado que quiere seguir jugando como mínimo hasta los 40. Su idea es clara: intentar ganar la Champions, pues le falta ese trofeo después de dos finales perdidas, y llegar al Mundial de Rusia en 2018. Si lo juega, será el primer futbolista que disputa seis Mundiales. Parte del futuro de Buffon, pues, pasa por esos duelos con España en las eliminatorias de clasificación al Mundial.

Buffon ha afirmado que esta liga ganada es la más especial porque remontaron más de 10 puntos y se dudó de un equipo que pocos meses antes casi gana una Champions. Uno de los momentos claves fue la bronca, pública y privada, de Buffon a sus compañeros después de perder 1-0 con el Sassuolo en Reggio Emilia. Buffon les dijo que a su edad no estaba para según qué cosas. O sea, que si sigue jugando es para ganar. Para ser profesional. Una forma clara de decir a algunos que debían trabajar más. Su palabra fue ley. En el siguiente partido, la Juve derrotó al Torino. Y una vuelta después, contra el Torino, el equipo había ganado todos los partidos excepto un 0-0 en Bolonia. Y en ese derbi de vuelta, Buffon superó el record de minutos sin encajar un gol de Sebastiano Rossi con el Milan de la temporada 1993/94. El veterano portero toscano encadenó 974 minutos sin goles en contra.

Buffon no solamente ha superado a Rossi. También ha superado a Dino Zoff, el portero que con 40 años fue capitán y titular en la Italia campeona del Mundo en 1982. En eso Buffon quiere igualar a Zoff y con 40 años liderar a una Italia que tiene listo un sucesor en la figura de Donnarumma, el maravilloso portero del Milan de 17 años que ha despuntado esta temporada. Aunque los titulares se los queda Buffon, claro.

De Buffon nadie duda como futbolista. Fuera es otra cosa. Tiene su lado oscuro, como citar una frase de Mussolini justo el día en que Italia celebra el fin del fascismo, el 25 de abril. Como ciertas amistades peligrosas. Buffon no es el ciudadano modélico, aunque sí el portero que todo el mundo quiere en su equipo. Hijo de otro portero, Buffon debutó con 17 años en un Parma-Milan, después de decidir que no sería jugador de campo, como soñaba de niño, quizás para no parecerse a su padre y tener su personalidad. En Parma ganó sus primeros títulos y finalmente se convirtió en el arquero más caro del planeta costando más de 50 millones. Tenía 23 años y ya era duro como el mármol de su ciudad natal, Carrara. En su primer año ya fue titular.

Buffon parece no sentir la presión. Con 18 años debutó con la selección, por lesión de Pagliuca, en un play-off final de clasificación para el Mundial 1998 en Rusia. En Moscú, bajo la nieve, lo paró todo excepto un gol en propia puerta de Cannavaro. Cesare Maldini, el seleccionador, dijo entonces que Buffon “haría historia”. Y tenía razón: ningún italiano ha jugado tantas veces con la selección.

Convertido en un ídolo de tantos porteros, Buffon une un pasado glorioso, ése de Del Piero y Maldini, con un futuro más incierto. En el presente nadie duda que será titular dos años más en la Juve. Su temporada ha sido una de las mejores y tiene 38 años. Los problemas tácticos de la Juve en las primeras jornadas se tradujeron en muchas ocasiones y mucho trabajo para Gigi. Después el equipo mejoró, aunque ha tenido más trabajo que Rossi en 1994. La Juve defiende bien, pero no es esa defensa de Baresi, Costacurta o Maldini. Buffon ha realizado paradas claves contra Torino, Milan, Inter o Fiorentina en momentos decisivos. Ha mandado, organizado, se ha estirado y sacado manos imposibles. Parece que el tiempo no pasa en su casa. Y, ambicioso como es, celebra su quinta liga consecutiva pensado en el futuro. Siempre quiere más.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*